Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Crisis en Ucrania


"Suiza puede dar un nuevo impulso a la OSCE"




La población llora a sus muertos en Kiev. (AFP)

La población llora a sus muertos en Kiev.

(AFP)

Nombrado representante especial de la OSCE en Ucrania, el suizo Tim Guldimann es la persona ideal para ayudar a resolver el conflicto en ese país, afirma el politólogo David Svarin. La credibilidad de que goza Suiza en materia de mediación también podría devolver el brillo a la organización, según este experto en la política exterior rusa y del espacio euroasiático.

Con el envío a Kiev de Tim Guldimann, un experto en mediación en situaciones de crisis, el presidente de la Confederación y ministro suizo de Exteriores, Didier Burkhalter, jugó una importante carta diplomática, explica David Svarin, politólogo y coordinador del proyecto Foraus, un laboratorio de ideas de política exterior, y doctorando en el Kings College de Londres.

swissinfo.ch: Didier Burkhalter, quien este año asume la presidencia rotativa de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), ha querido dar a la entidad un papel de mediación en el conflicto en Ucrania. ¿Es realista, dada la fuerte competencia entre la Unión Europea y Estados Unidos en esa área?

David Svarin: Por supuesto. De hecho, dudo que la competencia de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) sea particularmente fuerte. En cuanto a la mediación, Estados Unidos no ha sido muy activo en la crisis en Ucrania. La Unión Europea ha hecho más. Pero el problema de la UE - y a contrario la fuerza de la OSCE - es la legitimidad. La OSCE tiene ahora 57 países, cuatro de los cuales son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El hecho de representar a la vez oriente y occidente le confiere legitimidad para intervenir en Ucrania.

Didier Burkhalter habló de un “techo común para las regiones euroatlánticas y euroasiáticas”. Es precisamente porque establece un puente entre las diversas regiones que la OSCE tiene la mejor oportunidad de tener éxito en su misión en Ucrania. No hay mejor foro imparcial.

swissinfo.ch: ¿Así que no hay mediador más ideal que la OSCE en Ucrania?

D.S.: Sin duda. La OSCE fue creada para promover la paz y la seguridad en Europa. Ucrania es un país europeo.

Mediación; amplia experiencia

El embajador suizo Tim Guldimann fue nombrado representante especial para Ucrania por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

El cargo le fue atribuido por el presidente y ministro de Exteriores de Suiza, Didier Burkhalter, quien este año asume la dirigencia de la OSCE.

Con 63 años, Tim Guldimann posee una amplia experiencia en el campo de la mediación de conflictos: dirigió la misión de la OSCE en Chechenia (1996-1997), en Croacia (1997-1999) y en Kosovo (2007-2008).

También fue embajador de Suiza en Irán entre 1994 y 2004.

swissinfo.ch: Pero, últimamente la OSCE no ha contado con mucha credibilidad política ni capacidad para actuar. ¿Qué puede hacer Didier Burkhalter para contrarrestar esa situación?

D.S.: Es cierto que en los últimos años la OSCE ha sido fuertemente criticada. En cuanto a la misión política de la organización, esas críticas son, en parte, justificadas. En el terreno, en cambio, es otra la situación. En la supervisión de elecciones, por ejemplo, la OSCE ha demostrado perfectamente su capacidad. Además, hasta ahora ningún miembro ha decidido retirarse.

Suiza tiene una muy buena oportunidad para dar un nuevo impulso a la OSCE. Y esto debido principalmente a la gran credibilidad de que goza dentro de la organización. Y ello, sin contar que la mediación en situaciones de conflicto es uno de los puntos fuertes de Suiza, en particular en esa región. Eso le confiere la credibilidad necesaria para ayudar a la OSCE a volver a poner un pie en el estribo.

Concretamente, Didier Burkhalter puede poner en el platillo de la balanza a Tim Guldimann, que cuenta con una amplia experiencia dentro de las misiones de la OSCE y que además habla ruso. Es como un as que Suiza se sacó de la manga. También es importante que este enviado especial de la OSCE sea suizo, porque es neutral, alejado de los conflictos, así como de una posible influencia de la UE.

swissinfo.ch: Se dice que el éxito de la misión representaría una situación de “ganador-ganador” para Ucrania, la OSCE y Suiza. Pero ¿qué tiene que ganar esta última?

D.S.: Suiza puede reforzar su imagen como actor neutral y digno de crédito. Un actor que puede contribuir a promover la paz y la estabilidad en Europa y en el mundo. Es una imagen de Suiza que corresponde a la realidad y debe ser cuidada. Suiza, como país pequeño, tiene poco poder. Una organización como la OSCE le ofrece la oportunidad de jugar un papel más activo en la diplomacia internacional.

Además, muchos de sus 57 Estados miembros son socios bilaterales importantes de Suiza. Rusia, por ejemplo, es uno de los principales países de la OSCE y mantiene buenas relaciones con la Confederación. Un buen liderazgo durante este año de presidencia de la OSCE, puede tener un impacto positivo también en la cooperación bilateral.

Didier Burkhalter en EE UU

Además del nombramiento de Tim Guldimann, Didier Burkhalter propuso convocar un grupo de contacto internacional que pueda servir de plataforma de coordinación de las actividades de apoyo al proceso de transición en Ucrania.

Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y las otrora repúblicas soviéticas formarían parte de ese grupo.

Durante una visita de dos días a Estados Unidos, Burkhalter presentó las diferentes medidas ante el Consejo de Seguridad de la ONU y una comisión estadounidense, incluido el vicepresidente, Joe Biden.

Burkhalter recordó que Estados Unidos propuso a Suiza para la presidencia de la OSCE, con lo que es el primer país en asumir el cargo por segunda ocasión.

“Un apoyo claro a los planes de la OSCE sería muy importante para lograr una solución pacífica”, afirmó el ministro suizo para agregar que la comunidad internacional debe comprometerse para encontrar una solución en Ucrania.

swissinfo.ch: En Kiev, la hoja de ruta prevé una reforma constitucional, elecciones anticipadas y un gobierno de transición de unidad nacional. ¿Cuáles son los principales desafíos que esperan a Tim Guldimann?

D.S.: La situación en Ucrania se mantiene muy inestable. Todo sucedió muy rápidamente, incluso el establecimiento de un gobierno de transición. La OSCE debe tratar de establecer un contacto con todas las partes y acompañar el proceso. La oposición no es homogénea, sino que está compuesta por diferentes grupos y partidos. Además, existen tensiones entre el este y el oeste del país. La OSCE debe tratar de englobar a todas esas corrientes.

La observación de elecciones anticipadas será una tarea sumamente importante para la OSCE para evitar que sean manipuladas.

En este contexto, Crimea no debe ser ignorada. Es una región de Ucrania particularmente rusófila y que alberga una base militar rusa. Hay quienes hablan ya de separación o autonomía. Esas regiones deben ser incluidas en el proceso político.


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch



Enlaces

×