Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cuando un reloj es más que un medidor de tiempo

Una de las joyas del XI Salón Internacional de la Alta Relojería, en Ginebra.

(Keystone)

En el XI Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra, lo más refinado de una industria "que alimenta los sueños" y en la que Suiza se mantiene a la vanguardia.

En el Palacio de Exposiciones de Ginebra (Palexpo) y desde el 27 de marzo hasta el 3 de abril, lo más selecto del tradicional sector relojero suizo hace gala de perfección tecnológica y estética en una variadísima gama que necesitó 18 mil metros cuadrados para dar a conocer sus más recientes creaciones.

Entre los invitados, la friolera de 9.500, los representantes de la distribución internacional que se reúnen para admirar lo mejor, lo más actual de las piezas creadas por Audemars Piguet, Alfred Dunhil, Baume & Mercier.

También entre las prestigiadas firmas: Bovet Fleurier, Cartier, Roger Dubuis, Daniel Jeanrichard, Girard-Perregaux, Montblanc, Perrelet, Officine Panera, Parmigiani Fleurier y Vacheron Constantin.

Rodolphe Huser, canciller del Gobierno de Ginebra, indica que las exportaciones relojeras llegaron a los 10 mil 200 millones de francos suizos el año pasado, lo que constituyó un récord en el que la alta relojería representó un 75%.

Unos 600 periodistas especializados del mundo entero aterrizaron en Ginebra para dar cuenta de las últimas novedades de la Alta Relojería y la industria de las joyas de lujo.

Novedades

Jacques Ourny, director comercial de Girard-Perregaux, habló del nuevo producto de su firma:

"Nosotros no sólo presentamos nuevos modelos sino que también nos ocupamos de las innovaciones tecnológicas. Este año, en la colección standar hemos utilizado la caja del XX, que es muy popular y añadimos dos módulos: uno, con reserva de marcha, y el otro, con una fecha grande a las12 y una carátula lunar".

Esa marca exporta 15 mil relojes al mercado internacional de los cuales 10% van al Medio Oriente, 30% a Europa, 30% más a Asia y el resto al continente americano.

Otra novedad, el brazalete de Piaget

"Desde que se fundó hace 128 años, nuestra marca ha trabajado el oro y el platino. La gran novedad de este año es el lanzamiento del acero, lo que nos permite entrar en el segmento deportivo del mercado. Es un reto para nosotros en el que hemos trabajado durante los últimos tres años", dijo Nathalie Dorange, vocera de la marca.

El brazalete que presenta Piaget este 2001 puede ampliarse al gusto del cliente con sólo accionar un innovador mecanismo de cierre integrado a la caja del reloj.

"Existe una versión automática y otra en cuarzo. Y es muy importante destacar que el mecanismo es manufactura Piaget. Con eso queremos decir que nuestra empresa controla todas las etapas de producción del reloj", enfatizó.

En voz de Simoneta Acevo, la empresa Cartier explicó que su principal producto son los relojes Lanièrs.

"Se trata de un brazalete que se separa en dos o en tres partes hechas en oro blanco y brillantes. Hay diferentes esferas y modelos de relojes", destacó.

Para Simoneta este producto "es altamente femenino y muy joyero. Es más joya que reloj y juega muchísimo con la sensualidad femenina".

En su opinión, la compra de estas alhajas es ajena a la situación económica de los clientes. Pero los precios de los relojes de alta gama oscilan entre los 2.000 y 20.000 dólares.

"No es una cuestión de clase social. Es verdad que son relojes que valen mucho dinero. Pero el hecho de llevarlos depende también de la ilusión de la persona. Y no olvidemos que los relojes son un material que alimenta los sueños. Son joyas, que no sirven necesariamente sólo para medir el tiempo", consideró.

Enrique Dietiker

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes