Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre entre los escombros de una construcción en Baracoa, en la provincia de Guantánamo, tras el pasaje del huracán Matthew, el 7 de octubre de 2016

(afp_tickers)

Las autoridades cubanas no han reportado víctimas fatales tras el paso del huracán Matthew, pero dos ciudades costeras del oriente de la isla seguían aisladas este viernes, informaron los medios oficiales.

La provincia de Guantánamo fue violentamente arrasada la noche del martes por Matthew, el huracán más poderoso que ha golpeado el Caribe desde hace una década.

En Maisí, ciudad atravesada por el ojo del huracán, todos los techos laminados de las casas se volaron, mientras que en Imías la electricidad seguía cortada el viernes.

Las dos ciudades continúan siendo inaccesibles por carretera, con las vías bloqueadas por rocas, reportaron los medios estatales, asegurando que las reservas de agua y alimentos eran suficientes en la zona.

En Baracoa, con unos 82.000 habitantes y la ciudad más antigua de la isla, fue probablemente la más afectada por el huracán y el viernes lucía desolada.

El acceso por carretera fue restablecido el jueves, pero los servicios de electricidad y telefónico seguían cortados. La mayor parte de los techos de edificaciones fueron arrancados por la tormenta y centenas de casas fueron dañadas, constataron periodistas de la AFP.

Tres días después del paso de Matthew, la calle principal seguía cubierta por escombros, árboles, tejas, taques de agua y restos de muebles o electrodomésticos. Los habitantes expresaban el viernes su frustración ante la lentitud en la llegada de ayuda.

"En estos días se está viviendo una situación bastante crítica, muchas personas están todavía en los albergues hasta que se pueda dar una solución a sus problemas, que hasta este momento no la hemos tenido", dijo a la AFP Sandro Torres, de 23 años, cuya pizzería al borde del mar padeció los efectos de la tormenta.

El miércoles, los municipios de Maisí, Baracoa, Imías y San Antonio del Sur, con 158.000 habitantes en conjunto, quedaron aisladas del resto del país y sin comunicaciones.

Desde entonces, las rutas hacia San Antonio del Sur y Baracoa fueron despejadas y misiones aéreas fueron enviadas a los otros dos municipios para evaluar los daños.

En las seis provincias del este declaradas en estado de emergencia, las autoridades cubanas no registraron ninguna víctima, principalmente gracias a las campañas de información y evacuación preventiva de más de 1,3 millones de personas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP