Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cultura de las armas Un pueblo de tiradores

Hoy en día, muchos tiradores consideran que su afición está amenazada por la nueva Ley sobre las Armas. La práctica de tiro al blanco es uno de los deportes más populares en Suiza. Sus raíces se remontan a la baja Edad Media, pero fue principalmente en el siglo XIX cuando se convirtió en una parte importante de la identidad nacional.

Los cazadores y tiradores suizos temen que la revisión de la Ley sobre las Armas, que será sometida a voto el 19 de mayo y que transpone la legislación europea, ponga en peligro su afición. Y ello, a pesar de que Berna ha logrado convencer a la Unión Europea de la peculiaridad de su tradición y obtener excepciones, en particular con respecto a las armas de servicio.

Una pasión generalizada

Quien haya paseado por el campo suizo probablemente habrá pasado cerca de un campo de tiro o habrá encontrado civiles con un fusil de asalto en bandolera.

Muchos suizos son tiradores apasionados -solamente en las asociaciones de tiro están registradas unas 130 000 personas- y consideran que el uso deportivo de las armas de fuego forma parte de la tradición nacional. De hecho, sin pretender desestimar la leyenda de Guillermo Tell, el tiroEnlace externo está ligado estrechamente a la formación del moderno Estado nacional suizo a principios del siglo XIX.

Las asociaciones de tiro experimentaron un fuerte desarrollo desde el período napoleónico. En 1824 se celebró en Aarau el primer festival federal de tiro. En los años siguientes, las festividades y las asociaciones de tiro se convirtieron en un importante elemento de agregación para el naciente movimiento liberal.

Tras la creación del Estado federal en 1848 y la introducción del servicio militar obligatorio, que también incluye la obligación de realizar ejercicios de tiro fuera del servicio, surgieron nuevos campos de tiro en todo el territorio nacional.

De ciudadanos-soldados a tiradores aficionados

El ciudadano (masculino) en armas se convierte en un elemento constitutivo de la identidad del joven Estado liberal. El Estado confía a las asociaciones de tiro la tarea de organizar los ejercicios obligatorios para los soldados. Se desarrolla así un fuerte vínculo entre la cultura militar y la cultura cívica de las armas.

Aunque en las últimas décadas del siglo XX la identificación entre ciudadano y soldado, típica del republicanismo suizo, se ha ido desvaneciendo, la pasión por las armas permanece muy extendida en la sociedad suiza.

El tiro, como la caza, es una actividad muy popular. Sin embargo, cada vez menos personas piden conservar su arma de servicio tras concluir su obligatorio servicio militar.

Todas las fotografías de la galería fueron tomadas entre 2016 y 2017.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes