Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Poeta de la Salsa Rubén Blades: "No pienso anclarme en la nostalgia"

Rubén Blades, "poeta de la salsa" e icono de la música latinoamericana.

Rubén Blades, "poeta de la salsa" e icono de la música latinoamericana.

(Keystone)

Por segunda vez consecutiva, Rubén Blades visita Suiza en su gira veraniega por Europa. Después de su experiencia política al frente del ministerio de Turismo, el famoso compositor panameño colabora con José Feliciano en un delicioso disco para los apasionados de la salsa.

En entrevista con swissinfo.ch, Rubén Blades recapitula sus inicios con los célebres fundadores de la casa discográfica Fania, habla de su etapa política como ministro y comparte su visión personal de la salsa como género musical.

swissinfo.ch: Una canción de su nuevo disco se llama "Lo Bueno Ya Viene". ¿Qué sugiere este título?

Rubén Blades: Este proyecto me reúne con José 'Cheo' Feliciano, una de mis influencias como cantante, miembro de la Fania All Stars y un icono de la música de salsa. "Lo bueno ya viene" es una canción originalmente grabada por Cheo hace más de cincuenta años, que habla de la eterna posibilidad para la felicidad y para la redención del ser humano.

swissinfo.ch: Su nuevo álbum se titula "Eba Say Ajá". ¿Qué quiere decir?

R. B.: Es una reducción del término en inglés, "¡Everybody say ajá!", que utilizaba Cheo para animar al público cuando era el cantante estelar del sexteto de Joe Cuba junto a Jimmy Sabater. El nuevo álbum con Cheo es un disco para el bailador, y se diferencia por tanto del último disco "Cantares del subdesarrollo" del 2009 con contenidos más políticos.

swissinfo.ch: Usted está muy interesado en la política. De hecho trabajó al frente del ministerio de Turismo de Panamá. Desde mediados de los años 90 hasta hoy hubo muchos cambios en Centroamérica. ¿Qué destacaría del desarrollo político y social de su país?

R. B.: El proceso democrático continúa, después de la invasión de 1989 y de la caída de la dictadura militar de Noriega. Eso es positivo. Pero se requiere perfeccionarlo y evitar así que continúe la acelerada pérdida de credibilidad de la gente en las instituciones públicas y en los políticos criollos.

swissinfo.ch: En 1994, estuvo a punto de convertirse en presidente de Panamá. ¿Cómo cree que hubiese transcurrido su vida si hubiese salido elegido?

R. B.: De la misma manera en que transcurrió mi tiempo al servicio público de Panamá, del 2004 al 2009, cuando estuve encargado de la industria del turismo nacional: dedicado solamente a mi tarea política y social, sin participar en actividades artísticas.

swissinfo.ch: Volvamos a la música: ¿Qué significado tiene para usted la salsa como género musical?

R. B.: Es música popular, un producto urbano. Sirve para escapar y/o para enfrentar la cotidiana realidad. Mi música más que escape plantea denuncia, propuesta o reporta realidades a veces desagradables.

swissinfo.ch: Usted puede presumir de una carrera que abarca ya varias décadas. Ha conocido a lo largo de todo ese período muchas modas y muchos estilos y corrientes musicales. ¿Cuáles fueron en su opinión los momentos cruciales en la historia de este género musical desde Fania hasta nuestros días?

R. B.: Desde Arsenio Rodríguez, Machito a Tito Puente, Tito Rodríguez, Eddie y Charlie Palmieri, Johnny Pacheco, Ray Barretto y Willie Colón, solo para nombrar los más populares, hay un aporte de Nueva York. En Puerto Rico, desde Cortijo y su Combo al Gran Combo, pasando por Roberto Roena, Willie Rosario, Tommy Olivencia, La Sonora Ponceña, Bobby Valentín, el aporte fue valioso también, ambas etapas produciendo muchos picos, de auge e importancia.

Es el momento cuando la salsa se transforma en un bien de consumo y se hace rentable, allí comienza a desarrollarse el boom, todo por la dinámica tarea del sello Fania, y sus subsidiarias. Jerry Masucci, presidente de la Fania, con su visión tuvo mucho que ver con ese impacto positivo, aunque también fuese el responsable de la caída de la Fania, por la mala forma en que se trató económicamente a los músicos.

Fania Records Inc. fue una empresa de discos, vendía discos, nosotros los creábamos, no pagaban lo justo, ni a tiempo, y muchos nos fuimos de allí por eso.

swissinfo.ch: Usted compartió escenario con Willie Colón y Ray Barretto, dos iconos de la salsa. ¿Qué recuerdos mantiene de esos encuentros y de esa época?

R. B.: Resulta una mezcla de experiencias. Fueron grupos y momentos distintos, directores de banda de diferente edad, educación y perspectivas. Pero ambos son músicos que contribuyeron a mi exposición pública en el género, cosa que siempre agradeceré. Son iconos del género de salsa, indiscutiblemente. Fue una época de mucho entusiasmo y de experimentación y mantengo buenas memorias de gran parte de ese periodo, pero, como todo en la vida, también compartimos y existieron momentos difíciles.

swissinfo.ch: ¿Qué significa para usted la generación dorada de los salseros de la discográfica Fania y sus all-stars?

R. B.: No comparto el criterio de "generaciones doradas". Existen épocas con momentos especiales, poseedores de características únicas e irrepetibles. Pero no por eso debemos hacer rehén a todas las demás generaciones condenándolas a repetir tiempos pasados, lo que funcionó antes. Creo que todo tiene su momento y quizás popularidad, pero nada, o muy poco, permanece para siempre conservando el mismo valor, utilidad o importancia.

Los gustos cambian, las cosas se olvidan y/o evolucionan y se convierten en algo diferente. No pienso anclarme en la nostalgia, en lo que fue. Eso sería otra forma de morir. Detenerse y creer que nada fue mejor que lo que ya pasó, equivale a negarle valor a la posibilidad que ofrece la vida a mejorar y crear. Es detenerse, es rendirse, y desaprovechar la oportunidad.

swissinfo.ch: ¿Percibe usted ese espíritu fundador de Fania en algunas producciones actuales de jazz latino y salsa?

R. B.: El espíritu artístico es eterno e inmortal. No impone nombre o apellido, no posee nacionalidad, religión, sexo. Es universal. Cualquier producción honesta, en cualquier época y de cualquier género, en cualquier idioma, puede representar ese espíritu. Hay nueva música que se escucha por eso y que será escuchada, en cualquier década del futuro o del presente.

swissinfo.ch: El 11 de julio de 2012 tendrá un concierto en Zúrich. Es su única actuación en Suiza este año. Usted ya ha estado en este país.

R. B.: El pasado concierto fue musicalmente muy bueno y por eso regresamos. Pero pagan muy poco. Algo extraordinario para la fama financiera de Suiza. Es uno de los trabajos peor pagados de la gira.

swissinfo.ch: En Europa, desde comienzos de los años 90 se ha desatado una verdadera fiebre latina en muchas capitales del continente. La salsa es cada vez más popular, convirtiéndose en uno de los principales bienes de exportación de Latinoamérica. ¿Qué valoración le daría usted a ese bien cultural?

R. B.: Creo que es una moda. Sobre "bien cultural", hágase esa pregunta dentro de diez años y fíjese si la salsa ha sido incorporada a la realidad diaria de la vida urbana en Europa o si es algo que solo se utiliza para escapar cada fin de semana del agobio del trabajo y del angst urbano.

swissinfo.ch: Y para terminar: ¿Cree que la salsa se está convirtiendo en un género universal que puede ser tocada por músicos de todo el mundo?

R. B.: La salsa es un género universal que hoy es interpretado ya por músicos de todo el mundo. Somos una banda panameña que está tocando en Europa, por segundo año consecutivo. Antes de eso he estado en Europa tocando desde 1982. También la salsa se traslada a otros géneros, algunos que se consideraban excluyentes. Ejemplo: En julio estaremos en Venezuela, en un concierto con el conductor Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica de Caracas, interpretando un álbum de salsa, "Maestra Vida", que escribí en 1980. Eso lo demuestra fehacientemente.

Concierto en Zúrich

Miercoles 11 de Julio 2012, 20h30, Volkshaus Zürich.

Rubén Blades & The Roberto Delgado Orchestra.

Discografía más reciente

Rubén Blades publicó más de veinte discos a lo largo de su prolífica carrera. Desde su reaparición en el escenario musical fueron publicados dos álbumes:

2009: Rubén Blades "Cantares del subdesarrollo"

2012: Rubén Blades & José Feliciano "¡Eba Say Ajá!"

Rubén Blades

El cantante y compositor panameño, nacido en 1948, es considerado el "poeta de la salsa" y un icono de la música latinoamericana.

La carrera de este cantautor comenzó en los años 1970 en los legendarios grupos de Ray Barretto y Willie Colón asociados al sello discográfico Fania de Nueva York.

Los textos de sus canciones casi siempre versan sobre temas político-sociales y tratan de dar voz a la clase media centroamericana por lo que se le considera también como representante de la "salsa intelectual".

Su mayor éxito fue el disco titulado "Siembra" (Fania, 1978) que se vendió más de tres millones de veces. La canción "Pedro Navaja" es hasta hoy la canción de salsa más vendida en la historia de este género musical.

En los años 1980 Blades fundó su legendario grupo "Seis de Solar" que crea una mezcla de música latina con rock, reggae y elementos caribeños.

Blades es compositor de una serie de bandas sonoras para diversas películas. Además, desde los años 80, ha participado como actor en diversas producciones de cine y televisión.

En el Gobierno de Martín Torrijos desempeñó entre 2004 y 2009 el cargo de ministro de Turismo, período durante el cual dejó la música.

swissinfo.ch


Enlaces

×