Reuters internacional

En la imagen, personas se reúnen cerca a ramos de flores colocados como tributo a las víctimas del atentado en Niza, Francia. 16 de julio, 2016. El hombre que embistió a una multitud en Niza y mató a 84 personas hizo un llamado telefónico horas antes del ataque y envió una fotografía "sonriente" desde la ciudad francesa, dijo su hermano a Reuters, en momentos en que 18 de las víctimas se mantienen en condición crítica. REUTERS/Pascal Rossignol - RTSIARR

(reuters_tickers)

Por Elena Gyldenkerne y Tarek Amara

NIZA, Francia (Reuters) - El hombre que embistió a una multitud en Niza y mató a 84 personas hizo un llamado telefónico horas antes del ataque y envió una fotografía "sonriente" desde la ciudad francesa, dijo su hermano a Reuters, en momentos en que 18 de las víctimas se mantienen en condición crítica.

Durante una visita a Niza el domingo, la ministra de Salud de Francia, Marisol Touraine, dijo que entre las 18 personas heridas de gravedad había un menor y que un total de 85 personas estaban hospitalizadas luego del atentado del jueves, el día en que Francia celebraba un aniversario más de la Toma de la Bastilla.

El ataque perpetrado por Mohamed Lahouaiej Bouhlel hundió a Francia en el duelo y el temor, justo ocho meses después de que hombres armados yihadistas causaron la muerte de 130 personas en París.

"Ese día él dijo que estaba en Niza con sus amigos europeos para celebrar la festividad nacional", dijo a Reuters el hermano de Bouhlel, Jabeur, desde de su natal Túnez. En la fotografía, "él parecía estar muy contento, se estaba riendo mucho".

Reuters no pudo verificar la existencia de la fotografía, que Jabeur se negó a mostrar.

Los atentados, junto con otro ataque ocurrido en Bruselas hace cuatro meses, han impactado a Europa Occidental, que ya está ansiosa por los desafíos que representan la inmigración masiva, las fronteras abiertas y los focos de radicalización islamista.

Otras dos personas, un hombre y una mujer cercana a Bouhlel, fueron arrestadas el domingo en Niza. Tres personas detenidas previamente siguen bajo custodia de las autoridades, pero la esposa de Bouhlel fue liberada sin que se presentaran cargos en su contra tras haber estado retenida desde el viernes.

El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó el atentado y describió a Bouhlel como uno de sus soldados, pero las autoridades francesas todavía deben ofrecer evidencia de que el joven de 31 años, abatido a tiros por la policía, tenía vínculos reales con los militantes.

El primer ministro francés, Manuel Valls, dijo que no había dudas sobre las motivaciones del atacante.

"La investigación establecerá los hechos, pero nosotros sabemos que el asesino se radicalizó muy rápidamente", sostuvo Valls en una entrevista publicada el domingo por el diario dominical Le Journal du Dimanche. [nL1N1A20KS]

"La reinvindicación por parte del Estado Islámico y la rápida radicalización del asesino confirman la naturaleza islamista de este ataque", declaró.

El Estado Islámico, que está bajo presión en sus bastiones de Irak y Siria, considera a Francia como un blanco crucial, en vista de sus operaciones militares en Oriente Medio, y también porque es más fácil de atacar que Estados Unidos.

(Reporte adicional de Marine Pennetier y Michel Rose. Escrito por John Irish y Andrew Callus. Editado en español por Marion Giraldo)

reuters_tickers

 Reuters internacional