Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Democracia local Los municipios suizos quieren tener más voz en Berna

Ciudadanos votan al aire libre y a mano alzada

Ni siquierra nuevas ideas, como una asamblea municipal al aire libre como esta celebrada en Bassersdorf (cantón Zúrich), frenan el desecenso de la participación ciudadana.

(Thomas Kern/swissinfo.ch)

Ningún otro país concede derechos de participación democrática tan extensos como Suiza. Además de elegir a sus representantes, los ciudadanos pueden lanzar iniciativas federales, cantonales y exigir un referéndum. Ahora se pretende introducir un nuevo instrumento democrático: el referéndum de las comunas. Pero tiene pocas opciones de prosperar.

Este artículo forma parte de #DearDemocracyEnlace externo, la plataforma swissinfo.ch sobre democracia directa.

Fin del recuadro

Reiterar que las ciudadanas y los ciudadanos suizos son los campeones mundiales en votar puede resultar algo presuntuoso. Pero es un hecho: con más de 600 votaciones celebradas hasta ahora a nivel nacional, Suiza se sitúa muy por delante de otros países en materia de democracia directa

Pero si los descendientes de Guillermo Tell pueden votar cuatro veces al año, se lo deben a la lucha que libraron sus ancestros – y a sus ideas.

Ahora se pide la introducción de un referéndum de las comunasEnlace externo (municipios) a escala federal. Unos 200 municipios de un mínimo de 15 cantones pueden vetar una ley aprobada por el Parlamento nacional, si esta ley debilita su posición. Es la propuesta que será sometida a votación popular en Suiza.

La propuesta proviene de la Asociación de Comunas SuizasEnlace externo, que agrupa a 1 600 de las 2 222 comunas que existen en el país y cuyo objetivo es fortalecer la posición de los municipios frente al Estado y a los cantones. De hecho, los municipios han perdido terreno en la política nacional en los últimos años.

El fundamento de la democracia directa suiza se está desmoronando: Muchas comunas luchan por sobrevivir, otras han optado por fusionarse con otra(s) para poder afrontar mejor los desafíos actuales. Estos son los principales problemas:

Problema 1 – Tareas cada vez más complicadas

Problema 2 – Creciente presión económica

Problema 3 – Falta de voluntarios dispuestos a involucrarse en la política municipal

Problema 4 – Caída de la participación ciudadana en la democracia local desde hace tres décadas


Referéndum facultativo de las comunas

No es una novedad. Este instrumento existe en siete cantones suizos. Aun así, los obstáculos no son iguales en todos debido al “cantonalismo” – o sea, la soberanía de los cantones, que es muy marcada en el sistema federal.

En el cantón de Solothurn debe participar solo el 4% de las comunas (5 de 121), mientras en el de Zúrich se necesitan casi la mitad, el 40%.

Fin del recuadro

Sobre todo, el cóctel del problema 1 y 3 puede ser ‘letal’: De las más de 3 000 comunas que existían hace tres décadas han desaparecido casi 800 en fusiones – son más de una de cada cuatro. Un cambio radical, cuyo fin no parece vislumbrarse. Al mismo tiempo, el peso de la política se ha desplazado cada vez más hacia la Confederación (Estado) y los cantones.

Como la Confederación y los cantones amplían constantemente su portafolio de competencias, la única posibilidad que les resta a los municipios es ejecutar sus directivas. Un ejemplo son los gastos vinculantes en el sector de la previsión social, que recaen sobre las comunas. Estas obligaciones van en contra de la autonomía municipal, tal como está definida en la Constitución federal.

Sin embargo, la propuesta de un referéndum de las comunas no parece tener muchas opciones de éxito. La comisión competente del Consejo Nacional (cámara baja) la ha rechazado y ahora le corresponde decidir a la comisión correspondiente del Consejo de los Estados. La cámara alta generalmente es más sensible a un equilibrio de los intereses, pero también aquí las perspectivas de éxito son escasas.

Las comunas deben, por tanto, prepararse para una batalla larga y dura. Como hicieron los padres del referéndum y de la iniciativa popular antes de que estos derechos políticos fueran aprobados. Tras la creación de la Suiza moderna en 1848, se necesitaron 26 y 43 años, respectivamente, hasta la introducción del referéndum y la iniciativa.


Traducción del alemán: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes