Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Elecciones locales Mujeres y jóvenes lideran preferencias en Túnez

Una mujer deposita su voto en una urna.

Los primeros comicios municipales de la era posrevolucionaria en Túnez tendrán lugar este domingo (06.05). Se producen tras importantes avances democráticos como la  elección de una Asamblea Constituyente el 23. 10.11 que muestra esta imagen. 

(Keystone)

El pueblo tunecino vivirá el próximo 6 de mayo uno de los grandes momentos de su historia después de la Independencia del país en 1956: las primeras elecciones municipales libres y democráticas.

Al margen de las reflexiones naturales sobre la calidad de los resultados esperados, esa fecha marcará un avance significativo en el camino hacia la democratización del país tras la salida del dictador Zine El Abidine ben Ali en 2011.

Lo esencial es establecer el proceso para la puesta en marcha de un poder local e iniciar a los tunecinos en la democracia local.

Las primeras elecciones municipales de la era posrevolucionaria, programadas para este domingo, se producen luego de grandes avances democráticos consagrados por la elección de una Asamblea Constituyente, el 23 de octubre de 2011; la adopción de una nueva Constitución, el 27 de enero de 2014 y la celebración el mismo año de elecciones presidenciales y legislativas libres.

Hay que reconocer que la democratización del país y de la sociedad no ha estado exenta de dificultades. Lejos de eso.

Cabe recordar que una crisis política sacudió al gobierno de la Troika (2012-2014), una coalición gubernamental que reunió al partido islamista Ennahdha y a dos partidos laicos (el Congreso de la República y Ettakatol) y que casi reeditó el escenario egipcio, salvo que con la toma del poder por un ejército republicano y apolítico.

Túnez, que vio nacer la primera Constitución del mundo árabe en 1861, se dotó en 2014 de la primera constitución democrática de toda la región, lo que le valió el Premio Nobel de la Paz en 2015.

La turbulencia de la transición

El artículo 130 de la nueva Constitución tunecina prevé la institución, junto con los otros cuatro poderes (legislativo, jurídico, ejecutivo y de las instancias constitucionales), del poder local, con el corolario de la descentralización de poderes y una democracia local.

Riadh Zeghal, exdecana de la Facultad de Economía y Gestión de Sfax.

(swissinfo.ch)

Sin embargo, muchos tunecinos piensan como Riadh Zeghal, exdecana de la Facultad de Economía y Gestión de Sfax (sur de Túnez), y señalan la dificultad de alcanzar la democracia local, mientras que todavía no se ha podido salir, a nivel nacional, de las turbulencias de la llamada transición democrática.

Zeghal declara a swissinfo.ch que la participación exitosa y sostenible en las sociedades modernas “es la que se apoya en un sólido tejido de cooperación y asociación entre instituciones públicas y estructuras privadas con y sin fines de lucro”.

Y como sabemos, una semejante democracia deliberativa y una buena gobernanza “se basan en los valores de la participación y la credibilidad”, subraya.

Para ello, no se pueden esperar elecciones creíbles seguidas de una buena gobernanza mientras la corrupción siga corroyendo el funcionamiento de la economía y gangrenando la vida social.

Es mucho lo que está en juego para los tunecinos, porque se trata de lograr unas elecciones creíbles en un entorno que sufre de muchos males.

Entre ellos, la falta de confianza -puesta de relieve por diversas encuestas- en los partidos, los políticos y las organizaciones nacionales de coordinación.

También está el contexto general, marcado por una aguda crisis económica y financiera que ha socavado el poder adquisitivo de los tunecinos.

Paridad total

A pesar de esas zonas grises, los tunecinos depositan muchas esperanzas en estas elecciones locales para mejorar su vida cotidiana, y ello por dos razones principales.

Najla Bouriel participó en la redacción de la actual Carta Magna tunecina.

(swissinfo.ch)

La primera es que estas elecciones, más que las tres anteriores, consagran de manera obligatoria la paridad entre hombres y mujeres (vertical y horizontal).

La segunda se refiere al hecho de que prevén de manera legal y creciente, una presencia significativa de jóvenes en los futuros consejos municipales.

El único problema reside actualmente en la incapacidad del sistema político tunecino para generar confianza y valorizar las competencias, ya que el entorno político está actualmente más preocupado por los cálculos inspirados en el pasado, que por los desafíos del presente y el futuro.

Sin embargo, y a pesar de las peleas y disputas entre los líderes de los partidos, se ha dado un paso importante con la celebración de estas elecciones municipales, como nos recuerda la constituyente Najla Bouriel: el número de mujeres candidatas supera el 49%, mientras que los jóvenes menores de 35 años representan más del 52% de los candidatos (los menores de 45 años, el 76%). Según la Instancia Superior Independiente de Elecciones (ISIE) que supervisa el proceso electoral, 13 hombres con discapacidad y 5 mujeres lograron ubicarse a la cabeza de las listas.

El papel de Suiza en la transición

Fuertemente comprometida, Suiza ha participado activamente en Túnez desde el inicio de la transición política en 2011 y ha contribuido de manera significativa al proceso democrático en el país.  

Se afirmó como un socio fiable y respetado. Esto se debe a que la estabilidad en el norte de África es de interés para Suiza, como dice la embajadora suiza Rita Adam. Precisa que “la cooperación internacional suiza está comprometida con el fortalecimiento de las instituciones en Túnez de acuerdo bajo el respeto a los objetivos de su política exterior”. De esta manera, busca contribuir a la consolidación de la democracia y el estado de derecho, así como a la implementación de mecanismos que favorezcan la participación ciudadana en la vida pública.

En octubre de 2017, la ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, visitó Túnez, donde dio el banderazo de salida a la segunda fase de cooperación que abarca los años 2017-2020.

En el marco de esta estrategia lanzada por Sommaruga, la cooperación en materia de migración es objeto de una asociación particularmente intensa con los países del sur del Mediterráneo, incluido Túnez. Esto se traduce concretamente en el establecimiento de un marco para el diálogo que reúne una vez al año especialistas en migración, y contribuye a intercambiar información, comprenderse mejor, comprender mejor los riesgos y escuchar las preocupaciones de unos y otros, como lo señala la embajadora Adam.

Se trata de la aplicación de una estrategia de cooperación polifacética que abarca desde el suministro de las urnas utilizadas en las elecciones de 2014 (que se reutilizarán este año) hasta la asistencia a los agricultores para ayudarles a exportar los productos locales.

El vicepresidente del ISIE, Nabil Baffoun, precisó a swissinfo.ch que las urnas llegaron a través del PNUD. La embajadora Adam confirma que Suiza ha elegido dos socios principales, el PNUD y la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES).

Essia Atrous, periodista.

( swissinfo.ch )

Guerra ideológica

Y para no olvidar nada, en el campo tunecino asistimos a una guerra ideológica entre los conservadores del partido En-Nahdha y los modernistas de los partidos laicos y de izquierda, entre ellos Nida Tounes (Llamamiento de Túnez), fruto del reciclaje del partido de Ben Ali, que lidera la coalición gobernante desde 2014. Esta convivencia antinatural entre dos corrientes consideradas anteriormente por el fundador de Nida y actual presidente de la República, Béji Caid Essebsi, como “dos líneas paralelas que nunca se cruzan”, preocupa a muchos tunecinos, especialmente a las mujeres, como la periodista Essia Atrous, que estima que las nuevas élites políticas son incapaces de dar esperanza a los jóvenes.

Atrous advierte sobre los riesgos del mal uso del proceso de la democracia local en favor de intereses personales o partidistas con su carga de corrupción y malversaciones. Se pregunta si la joven democracia tunecina sigue siendo un modelo de transición pacífica para toda la región.

No obstante, se dice confiada en que esta experiencia, aunque todavía en su infancia, haya demostrado que existe una tercera vía entre la dictadura militar y la teocracia.

Las elecciones en cifras

Candidatos: 53668 Hombres: 50,74% Mujeres: 49,26%.

Listas: 2074 Listas de partido: 1055 Coaliciones: 159 Listas independientes: 860

Mujeres cabezas de lista: 30% Hombres: 70

Edad de los candidatos: menores de 35 años: 52% menores de 45 años: 76%.

Discapacitados cabezas de lista: Mujeres: 5 Hombres: 13

Fin del recuadro



Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes