Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Votaciones 25 noviembre 2018 ¿Son más felices las vacas con cuernos?

Vacas en el campo

En Suiza, las vacas con cuernos son cada vez más raras.

(Keystone)

El bienestar de los animales es el núcleo de la iniciativa popular sobre vacas con cuernos. Los autores del texto denuncian el sufrimiento de las reses. Los adversarios argumentan que sin cuernos las vacas tienen más libertad de movimiento.

Este artículo forma parte de #DearDemocracy, la plataforma para la democracia directa de swissinfo.ch

Fin del recuadro

Un símbolo de Suiza será el protagonista de una votación popular. El 25 de noviembre el pueblo suizo se pronunciará sobre las vacas, o más concretamente, sobre sus cuernos. Una iniciativa denuncia la eliminación casi sistemática de los cuernos de reses y cabras. Según los promotores de la iniciativa, solo el 10% de las vacas suizas conservan todavía sus cuernos; el 25% en opinión del Consejo Federal (gobierno), que se opone a la propuesta.

La iniciativa pone de relieve la discrepancia entre la imagen que Suiza ofrece de sí misma y la realidad: los carteles publicitarios, los folletos turísticos y los envoltorios de chocolate exhiben siempre vacas con cuernos, cuando en realidad son cada vez más raras.

No obstante, el debate se centra sobre todo en el bienestar de los animales, desde el descuerno de los terneros hasta las condiciones de los animales en los establos.

Los ciudadanos tendrán que pronunciarse por tercera vez consecutiva sobre un tema que afecta al sector agrícola: en septiembre el pueblo rechazó de plano la iniciativa ‘Por unos alimentos justos’, que tenía por objeto fomentar una agricultura más sostenible, así como la iniciativa ‘Por la soberanía alimentaria’, que proponía reforzar la producción local. En esta ocasión la votación tiene por objeto un elemento menor del mundo agrícola, pero por encima de los cuernos de las vacas se enfrentan visiones del mundo muy distintas.

Armin Capaul con sus vacas cerca de Perrefite, en el Jura Bernés.

(Manuel Lopez)

¿Quién está detrás de esta iniciativa?

El punto de arranque de la iniciativa se debe a un ganadero grisón que vive en el Jura bernés. Amin Capaul ha visto realizado un pequeño milagro en la democracia directa, al lograr lanzar prácticamente solo una iniciativa popular y conseguir las cien mil firmas necesarias.

Para financiar la campaña ha utilizado una parte de sus ahorros para la pensión y algunas donaciones privadas de la Asociación de Protectores de Animales de Zúrich y del Freie GemeinschaftsbankEnlace externo (Banca Comunitaria Libre). Pero sobre todo, Capaul se ha visto apoyado por Bio SuisseEnlace externo, GreenpeaceEnlace externo, la Asociación para la Protección de los AnimalesEnlace externo, una parte de los ganaderos, así como muchas personas que comparten las ideas antroposóficasEnlace externo del intelectual Rudolf SteinerEnlace externo, a quien se debe el concepto de agricultura biodinámicaEnlace externo.

La polémica organización Parlamento de los AlpesEnlace externo se ha hecho cargo, por iniciativa propia, de la validación de las firmas.

¿Qué pide la iniciativa?

El texto no exige la prohibición del descuerno de las vacas, sino que pretende animar a los ganaderos a mantener la cornamenta de sus animales.  La iniciativa ‘Por la dignidad de los animales de uso agrícolaEnlace externo (Iniciativa por las vacas con cuernos)’ propone una adición al artículo 104 de la Constitución para que la Confederación ofrezca apoyo financiero a los propietarios de vacas, toros sementales, cabras y chivos, siempre y cuando los animales mantengan sus cuernos.

Capaul ha lanzado esta iniciativa en respuesta a la creciente industrialización del sector agrícola que lleva a la gran mayoría de los ganaderos a cortar los cuernos de sus animales para poder tenerlos en un espacio más pequeño. El ganadero grisón denuncia además el sufrimiento que supone el descuerno, que hace necesario que se anestesie al animal y se le de analgésicos para soportar los dolores.

Se descuerna a terneros y cabras antes de cumplir tres semanas, quemando la yema del cuerno con un hierro candente. Según el comité de la iniciativaEnlace externo, más del 20% de los terneros continúan sintiendo dolores durante mucho tiempo.

Los promotores sostienen que los cuernos son parte integrante y viva del animal. Aseguran que la cornamenta permite a las vacas reconocerse y que juega un papel importante en materia de comunicación, digestión y regulación de la temperatura corporal.  Asimismo, defienden que es posible criar reses con cornamenta en estabulación libre. Basta con que los animales dispongan de espacio suficiente para moverse sin riesgo de herirse con los cuernos.

Según este comité, la iniciativa respeta la libre elección del ganadero y considera que la contribución financiera de la Confederación podría integrarse en el presupuesto que el gobierno dedica a la agricultura.

Ganaderos divididos

Las organizaciones agrícolas no tienen una posición unánime sobre la iniciativa. La Unión Suiza de CampesinosEnlace externo ha decidido dejar libertad de voto. La Asociación de Grupos y Organizaciones Agrícolas de habla francesa, AgorA, pide el rechazo de la propuesta, considerándolo “una forma de dirigismo no bienvenida”. De la misma opinión es la Asociación Suiza de Campesinas y Mujeres RuralesEnlace externo. Por su parte, la Asociación de Pequeños Agricultores y Bio Suisse recomiendan el voto afirmativo para limitar al máximo las actuaciones de zootecnia y promover la cría de animales conforme a las necesidades de las especies.

Fin del recuadro

¿Por qué el Consejo Federal recomienda rechazarla?

El GobiernoEnlace externo considera sin embargo que esta iniciativa podría tener efectos perversos y resultar a fin de cuentas “más nociva que beneficiosa para los animales”. Los ganaderos, alentados económicamente a dejar los cuernos a sus vacas, podrían renunciar a la estabulación libre e inmovilizar a los animales con objeto de ganar espacio y evitar heridas. En opinión del Consejo Federal, la limitación de la libertad de movimiento y del contacto social perjudicaría más al animal que el descuerno. El Gobierno recuerda además que la cornamenta aumenta el riesgo de lesiones tanto para el rebaño como para el ganadero.

La Confederación ya apoya formas de cría especialmente respetuosas con el bienestar de los animales, ofreciendo ayudas a la estabulación libre y salidas regulares al aire libre.

Por otra parte, el gobierno denuncia también que la iniciativa limita la libertad empresarial del ganadero, que conoce a sus animales y el espacio disponible, por lo que es “el mejor situado para decidir mantener a sus animales con cuernos o sin ellos”. Y subraya que la política agrícola del país está orientada a fortalecer la autodeterminación empresarial de los agricultores y ganaderos.

La aplicación de esta iniciativa costaría, según las estimaciones del Gobierno, entre 10 y 30 millones de francos suizos al año. Por lo tanto, sería necesario recortar en otras partidas del presupuesto agrícola.

Por último, el Gobierno ha señalado que tener un registro de los animales para saber si tienen cuernos o no implicaría costes suplementarios para  los cantones y la Confederación.

¿Cuál es la posición del Parlamento?

Las dos cámaras del Parlamento son de la opinión del Consejo Federal y recomiendan, por amplia mayoría, rechazar la iniciativa. Pero el debate en el Parlamento ha sido vivo y animado: verdes y socialistas han intentado en vano defender el texto argumentando el sufrimiento de los animales sometidos al descuerno, la escasa ocurrencia de accidentes graves en los que estén implicadas vacas con cuernos y la necesidad de coherencia entre la imagen de postal de Suiza y la realidad.

A pesar de ello, la votación reveló algunas sorpresas: las abstenciones fueron relativamente altas en el Consejo Nacional (cámara baja) y procedentes de diputados de todo el arco parlamentario, incluidos algunos de la UDC (Unión Democrática de Centro, derecha conservadora).

Aunque la tenacidad de Armin Capaul se ganó la simpatía de una parte del Parlamento, la mayoría consideró que la legislación actual es suficiente para garantizar el bienestar de los animales. La libre decisión del ganadero, el riesgo de lesiones y el hecho de que el texto no incluya las razas de vacas genéticamente sin cuernos fueron también algunos de los argumentos esgrimidos para justificar el rechazo.


Traducción del francés: José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes