Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Votaciones populares La joven democracia de Taiwán tiene genes suizos

Activista con bandera arcoiris en una manifestación a favor del matrimonio homosexual

Democracia multicolor: manifestación en Taiwán a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo (octubre 2017).

(Sam Yeh/AFP)

Este sábado Taiwán vive un estreno: a los ciudadanos y ciudadanas de esa isla asiática les esperan más de 10 referendos nacionales. Historia del puente tendido hacia la democracia directa desde Suiza hasta Asia a través de medio mundo.

Los últimos metros son los más duros. Las piernas pesan como si tuvieran plomo, los pulmones atrapan aire. Pero al final, Mei-Nu Yu llega a lo más alto de la cumbre: “Es casi como estar en casa”, dice feliz la diputada del Parlamento de Taiwán.

Con un espléndido tiempo otoñal, Mei-Nu Yu llega a la cima del Rigi, una montaña de la Suiza central a la que se conoce también como la “Reina de las montañas”. “En nuestra tierra hay también montañas desde las que se ve casi todo el país”, dice entusiasmada.

En el estudio de televisión

El asalto taiwanés a la cumbre del Rigi tiene lugar la tarde del domingo 23 de septiembre, día en que se ha celebrado la última votación en Suiza. Con anterioridad, la delegación, compuesta por políticos, representantes de las autoridades, investigadores y periodistas del Lejano Oriente, visitó un centro electoral en la principal estación de trenes de Zúrich. Y allí pudieron seguir el recuento de votos.

Delegación taiwanesa visita los estudios de la televisión suiza

La delegación taiwanesa visita los estudios de la televisión suiza desde donde se transmiten y analizan los resultados de las votaciones (23 septiembre 2018).

(Bruno Kaufmann)

Finalmente, fueron también invitados al programa especial sobre las votaciones que emitió la televisión suizaEnlace externo en Zúrich. Allí pudieron vivir de primera mano cómo un grupo de expertos y expertas analizaba y comentaba en directo los resultados de las votaciones.

“Podemos aprender mucho de Suiza”

Durante los tres días anteriores, el grupo de estudio taiwanés había aprendido mucho sobre los procedimientos y prácticas de la democracia moderna en Suiza. En Berna realizaron una visita al Palacio Federal, y en Lucerna los miembros de la delegación tuvieron la oportunidad de entablar conversación con activistas que llevaban a cabo en la calle campañas a favor o en contra de iniciativas y propuestas de ley, ya fueran a escala local, cantonal o federal.

“Todo esto me ha impresionado muchísimo”, asegura Jen-Jey Chen, redactor jefe de la agencia de noticias taiwanesa CNAEnlace externo: “Somos una democracia joven y dinámica y podemos aprender mucho de la experiencia de Suiza. Sobre todo, que se pueda perder una votación sin perder la alegría”.

Suiza promociona los derechos civiles en Asia

El viaje de estudio de la delegación asiática ha sido organizado y cofinanciado por el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores. “La promoción de la democracia forma parte de nuestro mandato constitucional”, afirma Rolf Frei, representante suizo en Taipéi, la capital taiwanesa, que ha acompañado a la delegación en su viaje a Suiza. “En ningún lugar de Asia están los derechos civiles tan desarrollados como en Taiwán”, asegura Frei.

Transmisión de experiencia

Suiza está involucrada en ese desarrollo, y desde 2003, año en que el Parlamento taiwanés aprobó la primera ley de referéndum, ha habido un intenso intercambio entre los dos países.

Karte mit Taiwan, China und Hong Kong
(swissinfo.ch)

La transferencia de experiencia de la democracia suiza ha sido fundamental para mitigar al principio los complejos obstáculos contenidos en la ley. Así, desde este año 280 000 ciudadanos pueden convocar una votación sobre una iniciativa popular o un referéndum. Eso supone el 1,5% de los 19 millones de taiwaneses con derecho de voto. En Suiza se requieren 100 000 firmas para una iniciativa popular, lo que equivale casi al 2% de los electores.

De nada a diez

Los taiwaneses no se han hecho de rogar: en los últimos meses se han creado no menos de diez comités que han presentado distintas iniciativas y referendos.

De esta forma, el 24 de noviembre los ciudadanos y ciudadanas de Taiwán podrán votar sobre el matrimonio homosexual, la energía nuclear y la seguridad alimentaria. Además, se decidirá el nombre de la delegación taiwanesa en los Juegos Olímpicos.

Política: en la oficina, en el taxi y en la calle

Cambio de escenario: Taipéi, hace unos pocos días. Yu Mei-Nu ha sido invitada a dar una conferencia pública en el Parlamento nacional comparando la democracia directa en Suiza y Taiwán. Asimismo, los miembros del grupo de estudio exponen sus impresiones sobre Suiza, mientras los representantes taiwaneses de los comités de iniciativa reportan también sus impresiones sobre las diferentes campañas.

He aquí algunos resultados del intercambio de experiencias sobre la democracia directa: en Taiwán la política y la democracia se dan sobre todo en la calle, en el lugar de trabajo, en el autobús o en el taxi. La votación tiene lugar en una sola jornada, de manera presencial en el centro electoral. El voto por correo no es posible.

Además, en el recuento de votos cada papeleta es mostrada en alto antes de ser registrada. Este procedimiento permite a los distintos observadores controlar directamente el conteo.

¿Aprender de la serenidad suiza?

La campaña de votación actual se está llevando a cabo con mayor intensidad que en Suiza. En todas partes se habla de las propuestas y se discute. “Sin duda, de Suiza podríamos aprender una cierta serenidad”, afirma Da-Chi Liao, miembro de la organización no gubernamental Taiwan Open Democracy Observatory AssociationEnlace externo, que también participó en el viaje de estudio a Suiza. “Pero para eso se requiere tiempo y muchos días de votación”.

Exposición y conferencia mundial

Para el año próximo está prevista una mayor profundización del diálogo bilateral sobre las posibilidades y límites de la democracia directa. La exposición ‘Modern Direct Democracy’Enlace externo, organizada por el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores, recorrerá todo Taiwán.

Y por primera vez desde Seúl 2009, en otoño del año próximo volverá a celebrarse en Asia, y concretamente en Taichung, la segunda ciudad en importancia de Taiwán, el ‘Foro Global sobre Democracia Directa ModernaEnlace externo’, organizado conjuntamente por numerosas instituciones suizas.

Con una de las legislaciones más progresistas del mundo en materia de derechos civiles de democracia directa, los taiwaneses lanzan así una señal en una región que últimamente ha sido noticia, sobre todo, por el retorno de regímenes autoritarios. La tendencia opuesta acaba de comenzar.

Bajo la presión de China

El Taiwán democrático es un país relativamente joven. En 1949, el Kuomintang (China nacionalista) se refugió en la isla tras la guerra civil china. La dictadura militar que se instaló inicialmente fue abolida en 1987 con la eliminación de la política unipartidista.

Las primeras elecciones libres se celebraron en 1996 y en 2000 tuvo lugar el primer cambio democrático de poder. Eso en un país en el que hay 16 grupos étnicos indígenas, además de grupos de población de ascendencia japonesa o china.

Pero a pesar de esto, la presión del Partido Comunista chino, vencedor de la guerra civil, ha seguido siendo muy alta. En Pekín, el gobierno de la República Popular China, que en 1971 desbancó a Taiwán como representante oficial de China en Naciones Unidas, califica al Estado insular de “provincia renegada”, a la que, si fuera necesario, podría anexionarse al continente, utilizando incluso la fuerza.

La comunidad internacional, incluida Suiza, ha seguido hasta hoy esa política de una China única.

Sin embargo, al gobierno chino no le complace la rápida democratización de Taiwán y en la actual campaña de votaciones las autoridades taiwanesas han tenido que intervenir varias veces en las redes sociales contra la intoxicación informativa procedente de China.

Al mismo tiempo, Taipéi considera que estar clasificado entre las mejores democracias del mundo es una especie de respaldo internacional contra las pretensiones chinas.

¿Y qué pasa entre Taiwán y Suiza? Las economías de estos dos países, clasificadas en los puestos 22 y 20 del mundo respectivamente, tienen algunas cosas en común. Para Suiza Taiwán es el séptimo mercado de exportación más importante de Asia y las empresas suizas emplean en Taiwán a casi 18 000 trabajadores.

Fin del recuadro


Traducción del alemán: José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes