Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Dilema creado por la iniciativa antiinmigración


¿Necesita Suiza los acuerdos bilaterales con la UE?




 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Para muchos europeos, Suiza se ha convertido en su patria de adopción. Sin embargo, uno de cada dos suizos quiere frenar la inmigración. (Keystone)

Para muchos europeos, Suiza se ha convertido en su patria de adopción. Sin embargo, uno de cada dos suizos quiere frenar la inmigración.


(Keystone)

¿Cómo reducir la inmigración sin perjudicar a la economía? Hace diez meses fue aprobada la iniciativa ‘contra la inmigración masiva’ y aún no se sabe cómo el Gobierno suizo piensa este dilema. Los consejos del redactor jefe del semanario ‘Die Weltwoche’ y las exigencias de la patronal no le facilitarán esa tarea.

Suiza debe recuperar el control de la inmigración. Es la exigencia que la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora) que los suizos aprobaron, por un estrecho margen de votos, el pasado 9 de febrero. El Gobierno suizo ha reiterado que aplicará la voluntad del pueblo.

Estrategia del Gobierno

El 9 de febrero de 2017 expira el plazo para aplicar la iniciativa ‘contra la inmigración masiva’. De aquí a esa fecha, Suiza debe fijar cupos y contingentes anuales de permisos de estancia para todas las categorías de extranjeros (salvo para las estancias de corta duración).

El Gobierno quiere respetar la voluntad del pueblo y proceder a las enmiendas que requiere en la Constitución. A su juicio, debe garantizarse el derecho a la reagrupación familiar. En el futuro se dará prioridad a los habitantes nacionales. El Ejecutivo aún no ha fijado un tope ni ha hablado de cifras (tampoco la iniciativa propone cifras concretas).

El Gobierno tiene claro que los contingentes no son compatibles con la libre circulación de personas. En enero presentará un mandato concreto de negociación con la UE.

Según el Consejo de Ministros, la UE no está dispuesta a renegociar el citado acuerdo y los contingentes inconciliables con la libre circulación de personas. 

El problema es que el veredicto de las urnas viola el acuerdo de libre circulación de personas ha suscrito con su socio comercial más importante: la Unión Europea (UE).

La UE ha sido tajante al expresar que no piensa negociar modificación alguna del acuerdo. Y como efecto de la denominada ‘clausula guillotina’, el resto de los acuerdos se verían afectados, por lo que Suiza podría perder el acceso al mercado único europeo.

La UE no quiere contingentes

Jan Atteslander, de la Unión Suiza del Comercio y la Industria, economiesuisse, se remite al párrafo de la iniciativa según el cual deben tomarse en cuenta los intereses de la economía nacional. El acceso al mercado único europeo es determinante para la economía helvética. “Suiza es un país de exportación fundada en la innovación. Depende del acceso al mercado único europeo, porque es nuestro principal cliente, con un 56% del volumen de lo que exportamos”.

Al mismo tiempo, la iniciativa exige que se reduzca la inmigración y se restablezcan los cupos de trabajadores extranjeros, lo que va en contra del acuerdo de libre circulación de personas con la UE. “Hace un año y en julio pasado, Bruselas comunicó claramente que no iba a negociar sobre ningún contingente”, recuerda Atteslander. Y los promotores de la iniciativa tampoco se manifiestan dispuestos a renunciar a los contingentes. ¿La iniciativa ‘contra la inmigración masiva’ es una contradicción en sí o se puede limitar la inmigración sin dañar la economía? La tarea del Gobierno es y será “extremadamente difícil”, precisa el representante de economiesuisse.

No es para tanto, opina Roger Köppel, redactor jefe del semanario ‘Die Weltwoche’, considerado próximo a la UDC. “La propia UE tiene mucho interés en no renunciar a los acuerdos entre Estados”. Y cita como ejemplo los de transporte y el mercado de electricidad que, a su juicio, tienen una enorme importancia para Alemania e Italia.

“Acceso ilimitado a mano de obra barata”

Ni siquiera la derogación de los acuerdos bilaterales sería, según Köppel, una catástrofe: El 95% del intercambio comercial con la UE está reglamentado por la Organización Mundial del Comercio (OMC)”. Esta normativa protege a Suiza de sanciones por parte de la UE. “Que alguien me explique entonces dónde está la enorme utilidad de los acuerdos bilaterales para Suiza, sentencia Köppel con retórica.

“Cientos de miles de puestos de trabajo dependen a largo plazo del acceso al mercado único europeo, y algunas estimaciones independientes hablan incluso de entre el 20 y el 30% de nuestro Producto Interno Bruto”, responde Jan Atteslander. “También respetamos las normas de la OMC con Rusia o India, pero el acceso a esos mercados no es tan bueno como el de la UE. El acuerdo sobre simplificación y seguridad aduanera, por ejemplo, es muy importante para la exportación. “Sin la libre circulación de personas, Suiza se vería también ante un problema con los acuerdos Dublín/Schengen que, entre otras cosas, nos permiten viajar sin visado por el espacio comunitario de la UE”.

A Roger Köppel entiende que la economía no quiera sacrificar la libre circulación de personas. “Eso asegura a las empresas un acceso ilimitado a mano de obra barata. ¿Pero qué pasa con esa fuerza laboral cuando la economía va mal y debe despedirlos?”, pregunta el redactor jefe de ‘Die Weltwoche’. “Pues que sobrecargan el sistema social”, responde.

El número neto de inmigrantes en los últimos años ha rondado las 80.000 personas. ¿Debe seguir así para no perjudicar al sector empresarial?

“Esta cifra no incluye únicamente a la mano de obra de la industria”, explica Jan Atteslander. “Las empresas estatales y paraestatales han creado también muchos puestos de trabajo en los últimos años. Entre 2009 y 2013 fueron alrededor de  120.000 empleos en la administración pública, la sanidad, la educación, etc.”.

Es imprescindible, aumenta la eficiencia en estos sectores, pero también difícil, precisa el representante de economiesuisse: “Por supuesto que paralelamente deben tomarse medidas económicas para aprovechar mejor el potencial del país, por ejemplo, las mujeres”. Sin trabajadores extranjeros sería imposible mantener el rendimiento económico, pero sí se puede reducir el número de empleados con medidas precisas. 

Suiza como centro económico

¿Ha perdido atractivo Suiza para las empresas extranjeras desde el 9 de febrero? Según algunos expertos en promoción económica, muchas empresas quieren saber si en el futuro podrán contratar a suficiente mano de obra extranjera cualificada. También les preocupa el acceso al mercado único europeo y las futuras relaciones con la UE. Muchas empresas internacionales eligen establecerse en Suiza también porque les garantiza acceso al mercado único de la UE.

(Fuente: NZZ) 

¿Qué es mano de obra cualificada?

Para la plaza económica, sobre todo en sectores que generan un gran valor añadido, son imprescindibles profesionales altamente cualificados. “Si renunciamos a este modelo exitoso, Suiza dejará de ser un centro de innovación atractivo”.

Desde 2009, sin embargo, ha llegado de la UE cantidad de mano de obra no cualificada, sobre todo de Portugal, replica Roger Köppel. “Eso es particularmente peligroso para Suiza. Esas personas son las más expuestas al desempleo en caso de recesión y carecen de motivación para volver a casa, porque las prestaciones sociales en su país de origen no son tan buenas como en Suiza”.

La agricultura y, especialmente, la construcción necesitan mano de obra de Portugal. “En Suiza se sigue construyendo bastante. Se realizan grandes proyectos de infraestructura, en los que los portugueses constituyen desde siempre una aportación importante”. La falta de mano de obra cualificada es frecuente en el país. ‘Cualificado para un determinado puesto de trabajo’ no quiere decir únicamente tener ‘estudios superiores’. El sector de la construcción, precisamente, requiere determinadas habilidades y experiencias, así como buenas condiciones físicas.

Nadie en la industria y el turismo quiere renunciar voluntariamente a la mano de obra extranjera. La lucha entre los diferentes sectores por obtener contingentes  suficientes ya ha comenzado, antes de las autoridades hayan fijado los cupos de extranjeros que podrán venir a Suiza en el futuro. Los promotores de la iniciativa también han declinado, hasta ahora, sugerir una cifra, incluido el redactor jefe de ‘Die Weltwoche’. En su entorno, Roger Köppel constata sencillamente “que la gente se ha vuelto más inquieta con la llegada permanente de nuevos inmigrantes”.    

Aplicación de la iniciativa

Escenario 1: Aplicación textual del artículo constitucional 121 a (restablecer cuotas de inmigración): La aplicación no es compatible con el acuerdo de libre circulación de personas. Es poco probable que la UE acepte renegociarlo, por lo que al menos una parte de los acuerdos bilaterales podría ser derogada a medio plazo.

Escenario 2: Interpretación flexible del artículo constitucional 121 a: La iniciativa ‘contra la inmigración masiva’ se aplicaría de manera flexible (sin contingentes ni cupos) para no comprometer los tratados bilaterales con la UE. Es previsible la reintroducción de una ‘cláusula de salvaguarda’, que permiten limitar parcialmente la llegada de mano de obra extranjera. Esta cláusula está actualmente en vigor, hasta finales de 2016, para Rumanía y Bulgaria.

Escenario 3: Modificación del artículo constitucional 121 a: Como alternativa a los contingentes, los suizos podrían proponer la modificación o la anulación del artículo constitucional. La asociación ‘Salgamos del callejón sin salida’ (Raus aus der Sackgasse) presentó, a comienzos de diciembre, una iniciativa que pretende anular el veredicto de las urnas del 9 de febrero.


Traducción del alemán: Juan Espinoza, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×