Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Disparidades salariales


Dos frentes abiertos todavía en la guerra salarial




El monto de los salarios se mantiene en el centro de los preocupaciones políticas. (Ex-press)

El monto de los salarios se mantiene en el centro de los preocupaciones políticas.

(Ex-press)

Los debates sobre los salarios se mantienen en la agenda política en Suiza tras el rechazo popular este domingo a la imposición de un límite a la diferencia entre el salario más bajo y el más alto dentro de las empresas.

Además de prohibir remuneraciones consideradas excesivas, la iniciativa '1:12' pretendía aumentar los salarios más bajos. Un objetivo que persigue otra iniciativa: ‘Por la protección de salarios justos’, acuñada por la Unión Sindical Suiza (USS), aún en el Parlamento y que prevé la introducción de un salario mínimo legal de 22 francos por hora, unos 4.000 francos mensuales.

La iniciativa de la USS “marcaría un cambio completo en el procedimiento para la fijación de salarios mínimos en Suiza. Hasta ahora, esas percepciones han sido negociadas por las asociaciones patronales y los sindicatos, en función de la productividad y la capacidad para  pagar los mínimos fijados”, explica el economista Beat Kappeler.

Gesto de los grandes distribuidores

“En Suiza no existe una tradición de salarios reglamentados por el Estado. Además, siempre es difícil la aprobación de iniciativas con cifras precisas”, precisa Bernard Degen, investigador de Historia Económica en la Universidad de Basilea.

Los debates sobre los salarios mínimos habrían despertado, sin embargo,  “cierta sensibilidad” sobre los salarios más bajos, de acuerdo con el especialista. Las estadísticas muestran que en los últimos años, el aumento de los salarios más bajos fue ligeramente mayor al de los salarios medios-bajos. Aunque los salarios altos son los que han progresado más de todos.  

En el sector de la venta al menudeo, que aglutina los salarios más bajos, los grandes distribuidores decidieron recientemente aumentar las percepciones mínimas. En diciembre, el monto mensual pasará a 4000 francos en Lidl. En enero pasará a 4.200 en Aldi, a 3.975 francos en Denner y a 3.800 francos en Migros y Coop. La retribución de los peluqueros se elevará a 3.600 francos.

Por otra parte, el gobierno de Neuchâtel sometió recientemente al Parlamento un proyecto de ley para la introducción de un salario mínimo en el cantón de 20 francos por hora. El Gobierno espera que la iniciativa entre en vigor en 2015. El cantón de Neuchâtel sería entonces el primero en aplicar un salario mínimo legal. El principio estaba contenido en una iniciativa cantonal aprobada en votación popular dos años atrás. Y una iniciativa similar fue aprobada más tarde por el pueblo del Jura.

La mirada, puesta en Alemania

En el éxito de la iniciativa nacional de la USS podría incidir el debate sobre el salario mínimo que tiene lugar en Alemania. Es previsible que el principio “tenga  influencia, al menos en la Suiza de habla alemana , aunque el salario mínimo en Alemania es mucho más bajo”, analiza Bernard Degen.

Pero para Beat Kappeler, “a lo sumo, podría llevar a rechazar la iniciativa, debido a la gran diferencia de nivel. Si se comparan los 22 francos previstos por la iniciativa, estamos muy por encima de los mínimos de nuestros competidores. En Estados Unidos, el mínimo es de poco más de 7 dólares y en Alemania, el mínimo actualmente en discusión corresponde a la mitad de lo que prevé la iniciativa”.

“Pero también hay que decir que los precios en Suiza son de los más altos de Europa”, objeta Rafael Lalive. “Esta iniciativa debe ser vista en términos de poder adquisitivo”, agrega el profesor de Economía en la Universidad de Lausana.

Aunque es prematuro hacer previsiones sobre el destino de la iniciativa sobre el salario mínimo legal, una cosa es cierta: el debate se verá fuertemente influenciado por las ideologías. “Las empresas serias - que son la mayoría - pagan mínimos superiores. Entonces, si las asociaciones patronales decidieran combatir la iniciativa, sería solamente por razones ideológicas”, afirma Bernard Degen.

Salarios en Suiza

Según los datos más recientes publicados por la Oficina Federal de Estadística, el salario bruto promedio, por un empleo a tiempo completo, era de 5.979 francos mensuales en 2010.

El salario mensual bruto promedio de los mandos medios era de 10.195 francos en el sector privado y de 16.526 francos en el público (Confederación), el de los directivos, de 22.755 y 21.548 francos, respectivamente.

Una décima parte de los asalariados ganaba menos de 3.953 francos y una décima parte, más de 10.833 francos.

Los puestos con remuneraciones de menos de 3.986 francos (tiempo completo: 40 horas por semana) sumaban 275.000. Los sectores económicos de mayor importancia eran el comercio al menudeo (55.200, equivalente al 20,1% de los puestos en el rubro) y de servicios de alimentación (38.800, 14%). Con el 61,8%, el porcentaje más alto, se registró en los servicios personales (lavandería, peluquería).

Fuente: Oficina Federal de Estadística

Iniciativa Minder ¿suavizada?

Otro trabajo en proceso es la implementación de la iniciativa de Thomas Minder ‘Contra las remuneraciones abusivas’, aprobada en marzo por abrumadora mayoría. Afirma que corresponde a los accionistas votar el importe de las remuneraciones del consejo de administración, del órgano consultivo y la dirección de las sociedades que cotizan en la Bolsa de Valores de Suiza. También prohíbe la indemnización de salida y las retribuciones anticipadas.

Su adopción había apaciguado a una opinión pública indignada con los altos ejecutivos de las grandes empresas que en los últimos años se han embolsado sueldos exorbitantes y bonificaciones en momentos en que sus empresas se hundían en las cifras rojas. El pueblo espera la concretización de la iniciativa Minder.

El ordenamiento para su aplicación, emitido por el Gobierno el 20 de noviembre, entrará transitoriamente en vigor el 1 de enero en espera de la ley correspondiente. Sin embargo, generó de nuevo polémica.  Los promotores y partidarios de la iniciativa no aceptan el hecho de que diversas disposiciones hayan sido suavizadas.

Así, por ejemplo, el ordenamiento no prohíbe las primas de contratación ni los convenios de consultoría con ejecutivos que salen de la empresa. Además, las penas por la infracción de las reglas han sido reducidas. Thomas Minder considera que también es excesivo el tiempo concedido a la empresa -dos años-  para adaptarse.

Precedente histórico

Pero el debate en torno a la elaboración de la ley para la iniciativa ‘Contra las remuneraciones abusivas’ se anuncia acre. Thomas Minder advirtió que si la iniciativa sufre demasiadas modificaciones, lanzará otra para corregir el tiro.

“En la historia hay un precedente”: cuando el Parlamento exoneró a los bancos  de la aplicación del control de precios, previsto por la iniciativa ‘Para impedir abusos en los precios’, aceptada por el pueblo en 1982. Las organizaciones de consumidores, que impulsaron la iniciativa, presentaron una segunda ‘Sobre la vigilancia de los precios y los intereses de los préstamos’ que fue un éxito, recuerda Beat Kappeler.

“Por lo tanto, el Gobierno y el Parlamento deberían tener en cuenta esa experiencia”, advierte el economista.


Traducción, Marcela Aguila Rubín , swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×