Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Dos días después Nepal organiza asistencia entre temor de réplicas

El Gobierno de Nepal confirmó este lunes la muerte de más de 3 700 personas en el terremoto de 7,9 grados de magnitud en la escala de Richter que sacudió al país asiático el sábado 25.04. Más de 6 500 habrían resultado heridas y millares más huyen de la capital ante el temor de nuevas réplicas.

Un equipo de especialistas suizos en catástrofes llegó a Nepal este lunes. 

(Keystone)

“Los hospitales de Katmandú y Bhaltapur se encuentran desbordados y trabajan más allá de sus capacidades”, indicó Billi Bierling,  de la Unidad Suiza de Ayuda Humanitaria. La limpieza y la reconstrucción requerirán un trabajo enorme y la participación de la comunidad internacional por un buen tiempo, agregó el especialista, en entrevista telefónica con swissinfo.ch desde Katmandú.

“Se trata de un enorme desafío para el Gobierno y para la comunidad internacional, especialmente para un país como Nepal, uno de los más pobres del mundo”, agregó.

Según un despacho de Reuters, funcionarios nepalíes luchaban este lunes por obtener ayuda para las personas que quedaron sin hogar y sin alimentos por el devastador terremoto, mientras miles trataban de huir de la capital Katmandú hacia las llanuras que la rodean, aterradas por las réplicas.

Los informes que llegaban a cuentagotas desde áreas remotas sugerían que las cifras de víctimas podrían aumentar significativamente.

En diversas zonas de la capital se necesitaban más suministros de comida, medicamentos, servicios especializados de rescate y bolsas para cadáveres.

Suiza anunció el domingo (26.04) el envio de un equipo de expertosEnlace externo para medir la amplitud de los daños en las regiones afectadas y evaluar los requerimientos de la ayuda de emergencia. El equipo incluye a un médico, un especialista en estática de construcciones, un experto en logística y otro en el ámbito del abastecimiento de agua, además del jefe de misión y su suplente. De acuerdo a su evaluación se reforzará el grupo de ayuda.

Muchos residentes de Katmandú, una ciudad de un millón de habitantes, han dormido a la intemperie desde el sábado, ya sea porque sus casas fueron destruidas o porque temen que las réplicas derrumben lo que queda en pie.

Fuera de la capital

La amplitud del desastre se desvela a medida que llegan los informes procedentes de otras partes del país.

En Sindhupalchowk, a unas tres horas de manejo al noreste de Katmandú, la cifra de muertos llegaba a 875 y se estimaba que podría aumentar. En Dhading, cerca del epicentro del terremoto, al oeste de la capital, 241 personas perdieron la vida.

"No hay nadie ayudando a la gente en los pueblos. La gente está muriendo donde está", dijo A.B. Gurung, un soldado nepalí que esperaba en el distrito de Dhading la llegada de un helicóptero.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja, desde su sede en Ginebra, expresó su inquetud por la situación en las zonas rurales cercanas al epicentro del movimiento telúrico, donde se calcula que unas 5 000 casas quedaron destruidas.

“Pero esa cifra podría aumentar, cuando los equipos de la Cruz Roja de Nepal puedan acceder a esos poblados”, indicó Elhadj As Sy, secretario general de Federación, que este lunes lanzó un llamado preliminar para obtener 34 millones de francos para Nepal. 

Se espera poder acceder a todas las zonas afectadas en un perímetro de 100 kilómetros alrededor del epicentro en las próximas 48 horas.

swissinfo.ch y agencias

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes