Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Emplazamiento de empresas


“Suiza ya no es el lugar donde todos quieren estar”




El edificio de la antigua fábrica en Luterbach (cantón Solothurn) debe dejar sitio al gigante farmacéutico estadounidense Biogen, que quiere construir un centro de producción con 400 nuevos puestos de trabajo. (Keystone)

El edificio de la antigua fábrica en Luterbach (cantón Solothurn) debe dejar sitio al gigante farmacéutico estadounidense Biogen, que quiere construir un centro de producción con 400 nuevos puestos de trabajo.

(Keystone)

Suiza es aún uno de los países más atractivos en el mundo empresarial. Pero la reforma fiscal y, sobre todo, la política migratoria siembran incertidumbre entre los inversores internacionales. La libre circulación de personas es el factor decisivo para la creación de valor añadido de las empresas, afirman los responsables de la promoción de las principales regiones económicas del país alpino.

La región incontestablemente más atractiva de Suiza es el cantón de Zug, según los estudios anuales de los dos principales bancos helvéticos, UBS y Credit Suisse. Esta primacía se debe sobre todo a cuatro factores: las condiciones marco financieras, la disponibilidad de mano de obra cualificada, las conexiones viales y ferroviarias, así como la estabilidad.

“Cuando una empresa sondea dónde establecerse, estos factores son primordiales en la lista”, afirma Beat Bachmann, responsable de la Promoción Económica del cantón de Zug. Si en Suiza cambia algo que incide en el atractivo del país, Zug siente enseguida de las consecuencias. Por ejemplo en lo que concierne a los nuevos emplazamientos, que han disminuido mucho en toda Suiza, anota Bachmann.

“Esto está claramente relacionado con que Suiza ha perdido atractivo entre los inversores extranjeros. En este momento, el factor negativo más importante tiene que ver con los interrogantes sobre la disponibilidad de mano de obra especializada”, subraya Bachmann, en alusión a la aprobación en febrero de 2014 de la iniciativa ‘Contra la inmigración masiva”, que prevé introducir contingentes y cupos de inmigrantes.

Este sistema de contingentes se aplica ya a los trabajadores originarios de países que no son miembros de la Unión Europea (UE) o de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). El hecho de que recientemente el Gobierno suizo redujera considerablemente estos contingentes ha sido interpretado como una señal muy negativa, prosigue Bachmann.

“En el extranjero, estas medidas son motivo de preocupación sobre si se podrá encontrar la mano de obra necesaria o no. Las empresas buscan contratar empleados de la región, pero no siempre les es posible encontrar los perfiles necesarios en el lugar. Además, cuando se crea una nueva estructura, se recurre primero a la experiencia disponible dentro de la empresa, o sea, a los propios empleados”.

Aprovechar el potencial local

En el cantón de Zúrich, segundo en la clasificación detrás de Zug, la Promoción Económica tiene sede en el edificio de la oficina Economía y Trabajo, responsable también de la inserción laboral. “Tratamos de tener en cuenta no solo las necesidades de las empresas, sino también los intereses del sector económico en su conjunto. Por tanto, también de quienes buscan trabajo”, afirma la responsable de Comunicación, Irene Tschopp.

“Por ejemplo, si recibimos muchas solicitudes para contratar a especialistas en IT originarios de terceros países, solemos contactar a los organismos competentes para que sondeen primero el mercado laboral local para ver si hay personas desempleadas que corresponden al perfil requerido”.

Las compañías se cuestionan, en efecto, sobre la disponibilidad de mano de obra, pero “siempre hay muchas que se establecen en Zúrich o que amplían la sede que ya tienen”, prosigue Irene Tschopp. Se refiere a sociedades como Google o Zimmer Biomet.

En el semicantón de Basilea-Campo, el responsable de la Oficina de Promoción Económica es el diputado Thomas de Courten, miembro de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora), el partido que lanzó la iniciativa ‘Contra la inmigración masiva’. Hasta ahora Basilea no ha sentido los efectos de esta iniciativa, sostiene de Courten. A la pregunta sobre el papel que tiene la libre circulación en el establecimiento de nuevas empresas, responde: “En el contexto internacional, el sistema de contingentes para terceros Estados ha funcionado muy bien hasta ahora, también en nuestra región”.

“Efectos disuasivos”

“Finding great people is key to any business” (Encontrar la gente idónea es la clave del éxito de cualquier empresa). Es el título de un vídeo de Greater Zurich Area (GZA), que se ocupa de promocionar en el extranjero a Zúrich, Zug y otros cantones, regiones y ciudades. También la GZA destaca la calidad de vida, la precisión y el atractivo del lugar para los trabajadores cualificados de todo el mundo.

“Para las empresas, que solemos abordar de forma proactiva, la posibilidad de disponer del personal necesario es decisiva”, afirma Sonja Wollkop Walt, directora de GZA. La libre circulación de personas es un factor determinante en materia de márquetin territorial. La iniciativa ‘Contra la inmigración masiva’ ha tenido efectos disuasivos, sobre todo en las compañías con un alto valor agregado, dice. “Ya no podemos garantizar a las empresas que en el futuro puedan conseguir los permisos de trabajo que necesitan”.

La fiabilidad, uno de los ases más importantes que tiene Suiza para promocionar su territorio, se ha visto un poco dañada. Nadie sabe, de hecho, cómo se aplicará la iniciativa. Además, otras condiciones marco, como la fiscalidad de las empresas, no han podido ser definidas hasta ahora de manera clara. Las empresas se hallan así en una situación de expectativa, explica Sonja Wollkopf Walt.

Esta situación se refleja también en las cifras. Entre 2009 y 2014 la GZA, junto con sus socios cantonales, regionales y municipales, consiguió atraer a 464 empresas que crearon un total de 4 165 puestos de trabajo. Una media anual de más de 80 empresas y de 830 empleados. En el último año, en cambio, han llegado 65 compañías para 457 puestos. Y en 2015 se perfila la misma tendencia.

“Los años dorados han quedado atrás”

En los cantones de la Suiza occidental, la situación es similar a la de Zúrich. “Resulta cada vez más difícil atraer a empresas”, señala Thomas Bohn, director de la Greater Geneva Berne Area (GGBa), que representa los intereses de seis cantones de la Suiza occidental. En 2014, la entidad consiguió atraer a 87 compañías que crearon más de 1 000 puestos de trabajo. “Una añada óptima, pero los años dorados, cuando llegaban grandes empresas con varios cientos de empleados, han quedado atrás. Hoy nos hallamos en una época en la que reina, sobre todo, cierta inseguridad”. Una inseguridad causada, primero, por la iniciativa de la UDC y la reforma de la fiscalidad de las empresas. Aun así, “en comparación internacional, Suiza sigue siendo un emplazamiento muy interesante”, subraya Thomas Bohn. Se refiere al índice de competitividad mundial, en las que la Confederación Helvética figura siempre en las primeras posiciones. "Pero hemos dejado de ser el lugar donde quieren estar todos”.

Menos emplazamientos

En 2014, se establecieron en Suiza 274 empresas extranjeras, que crearon al menos 780 puestos de trabajos y cerca de 3 000 en los tres años posteriores. Los nuevos emplazamientos disminuyeron un 8% y el número de nuevos empleos cayó cerca de un 20% respecto al año 2013.

Fuente: Secretaría general de la Conferencia de los Directores cantonales de Economía Pública (CDEP)

Cabe destacar que las condiciones marco se han vuelto más difíciles también para Regula Matzek, portavoz de BaselArea. “Las compañías que prevén establecerse en Suiza están perfectamente informadas de la situación, a veces hasta es casi alarmante. Durante las conversaciones que sostenemos con ellas, nos hacen preguntas críticas. Tenemos que trabajar mucho para convencerles”, explica. Aun así, el interés en Basilea como emplazamiento sigue siendo alto, pues cuenta con “la mayor concentración europea de empresas del sector de las Ciencias de la Vida”.

Regula Matzek es optimista respecto a las consecuencias que pueda tener la limitación de la libre circulación de personas y cita a Severin Schwan, el consejero delegado de la multinacional farmacéutica Roche. En declaraciones a la radio pública suiza SRF, Schwan afirmó que “se encontrará una solución pragmática” para la aplicación de la iniciativa antiinmigración. “Comparto este análisis. Es verdad que observamos un descenso, pero no podemos hablar de crisis”, anota Regula Matzek.


Traducción y adaptación del alemán: Belén Couceiro

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×