Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ban Ki moon, secretario general de la ONU, advirtió en Berna sobre la urgencia de resolver la crisis alimentaria.

(Keystone)

Los organismos de la ONU y el Banco Mundial establecerán equipo de expertos para analizar el problema del alza sin precedentes de los precios de productos alimenticios.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, exhorta a la comunidad internacional a participar en los fondos de urgencia del Programa Alimentario Mundial. El espectro del hambre nos acecha, advierte.

"Consideramos que el dramático incremento de los precios alimentarios en todo el mundo pasó a ser un reto sin precedente, de proporciones mundiales, que representa una crisis para los más vulnerables, incluidos los pobres de las ciudades", declaró la ONU al término de una reunión entre responsables de 27 programas, agencias y fondos internacionales en Berna.

"Este reto tiene diversos tipos de efectos, pero el más grave cobró la forma de una crisis para los más vulnerables", añadieron las Naciones Unidas en un comunicado divulgado al concluir el encuentro a puertas cerradas.

Según expertos, esta crisis mundial fue causada por una serie de fenómenos: sequía en Australia, incremento del precio del petróleo, creciente utilización del agro para el cultivo de biocarburantes y especulación en el mercado de las materias primas.

Un 57% de aumento en los precios

El índice calculado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que considera la variación de los precios en distintos mercados – en cereales, productos lácteos, carne, azúcar y aceites - aumentó un 57% con respecto a su nivel de marzo de 2007.

La subida de los precios del trigo, el arroz y de otros productos agrícolas aumentó estos últimos meses la presión sobre los responsables del Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de las Naciones Unidas responsable de la alimentación de cerca de 73 millones de personas en el mundo este año.

A este respecto, la directora del PMA, Josette Sheeran declaró en rueda de prensa que debido al aumento de los precios en los productos alimenticios, su programa no podía proporcionar actualmente más que un 60% de la ayuda aportada el año pasado.

Espectro del hambre

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, por su parte, lanzó un llamado a la comunidad internacional para que destine una ayuda rápida a los fondos de urgencia del PMA, que, según sus responsables, requiere 755 millones de dólares.

"Sin el financiamiento de estos fondos de urgencia, corremos el riesgo del espectro de la hambruna, la malnutrición y motines a escala mundial y en proporciones sin precedentes", previno.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, anunció a su vez en un comunicado que esa institución liberará una ayuda de urgencia para los países más vulnerables y establecerá ayudas financieras para otros, de manera más rápida y más flexible.

La institución anunció que duplicará en 2009 sus préstamos agrícolas destinados a África para alcanzar un nivel de 800 millones de dólares.

En paralelo, Zoellick invitó a los países productores a evitar prohibir las exportaciones de comida que, a su modo de ver, agravan el aumento de los precios de los alimentos.

Evitar prohibir exportaciones

"Exhortamos a los países a no recurrir a prohibiciones de exportaciones. Estos controles fomentan la constitución de almacenamientos, empujan los precios al alza y perjudican a la gente más pobre del mundo, que apenas puede alimentarse", declaró.

Para Zoellick, las respuestas a corto plazo a esta crisis alimentaria deben acompañarse de soluciones a largo plazo destinadas a reforzar el comercio mundial.

Las declaraciones del responsable del Banco Mundial van en el mismo sentido que las de director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, que exhortó este martes la conclusión de la ronda de negociaciones de Doha iniciada en 2001, y uno de cuyos objetivos es liberalizar el comercio internacional, en particular, en el sector agrícola.

swissinfo y agencias

Alrededor de 25.000 personas mueren al día en el mundo de hambre o enfermedades relacionadas, y un niño muere cada cinco segundos.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) registra desfase de 500 millones de dólares para hacer frente a los costes crecientes de las materias primas, que se han incrementado en alrededor de 40% desde 2007.

Según el PAM, el nivel récord del precio de los alimentos y la consecuente inflación continuarán creando "nuevos hambrientos" en todo el mundo y provocando la anarquía en las naciones más pobres.

Josette Sheeran, directora ejecutiva del PAM, considera que la economía mundial "ha entrado ahora en una tormenta perfecta para el hambre en el mundo", causada por los altos precios del petróleo y la comida y los bajos inventarios de alimentos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×