Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Comercio electrónico


China, el ‘nuevo paraíso’ de los compradores en línea




Los precios de los productos chinos seducen a muchos aficionados de las compras 'online'. (swissinfo.ch)

Los precios de los productos chinos seducen a muchos aficionados de las compras 'online'.

(swissinfo.ch)

“¿Quiere precios de locura sobre millones de productos? ¡Compre directamente a los fabricantes chinos!”, se lee cada vez más en la red. El comercio electrónico chino está listo para ‘salvar’ a los consumidores de esa isla de la carestía que es Suiza. Y la idea de pagar precios chinos cuando se gana un salario helvético es muy tentador, así que los compradores son cada vez más numerosos.

Gracias a los precios insuperables que ofrece, la ‘fábrica del mundo’ se está convirtiendo paulatinamente también en la principal ‘tienda del mundo’. Hoy, Suiza recibe alrededor de 20 000 paquetes provenientes de China cada 24 horas. Y los compradores helvéticos no ocultan su entusiasmo, frente a la creciente inquietud de los comerciantes suizos.

Esta situación podría cambiar si se llega a un nuevo acuerdo sobre las tarifas postales –actualmente, los vendedores chinos pueden expedir sus paquetes a precios altamente preferenciales– durante el 26º Congreso de la Unión Postal Universal (UPU) que tendrá lugar en Estambul el próximo 21 de septiembre.

Más participantes, más amenaza

Accesorios electrónicos, ropa y textiles en general, carcasas para teléfonos móviles y tabletas, bolsos y la más variada oferta de falsificaciones son los productos que más demandan los consumidores suizos en las plataformas electrónicas chinas. “Pero adquiriendo de esta forma, los clientes se lanzan a lo desconocido y siempre toman algún riesgo con respecto a la calidad”, afirma Patrick Kessler, presidente de la Asociación Suiza de Venta a Distancia.

Un peligro que más de un cliente acepta gustoso. Por ejemplo, un artesano consultado por swissinfo.ch confiesa que hace dos meses encargó un teléfono móvil Ulefone –fabricado en China– a través del sitio web Tinydeal. La pantalla del teléfono ya comienza a despegase del resto del aparato, pero nuestro entrevistado lo toma con filosofía: “No tengo pensado utilizarlo más de un año. Un teléfono semejante cuesta mucho más en Suiza. Y por el precio que tengo que pagar aquí, puedo comprarme un teléfono móvil chino cada año”.

¿Quién puede resistirse? “Los consumidores nacionales saben bien que las cosas son más caras en Suiza que en otros países, lo que con frecuencia les genera la sensación de sentirse ‘estafados’. Así, buscan ofertas en el extranjero aunque pueden pagar sin problema alguno los precios suizos”, explica Ralf Wölfle, director del Centro de Competencia de Negocios Electrónicos de la Escuela Superior de Ciencias Aplicadas y Artes del Noroeste de Suiza (FHNW). 

Algunas cifras

De acuerdo con las cifras de la Asociación Suiza de Ventas a Distancia correspondientes al año 2015:

-Las ventas en línea crecieron un 7,5% en ese año, para sumar 6 450 millones de francos suizos (cifra que no incluye las compras hechas en el extranjero que se retiran en puntos de recolección).

-la composición de las ventas antes referidas: 1 650 millones de francos suizos en productos electrónicos y multimedia; 1 380 millones en ropa y calzado; 840 millones en alimentos; 42 millones en bienes para el hogar; 24 millones en CD, DVD y libros, y 77 millones en otro tipo de productos.

“Por ahora, la amenaza aún es pequeña y solo afecta a algunos segmentos del mercado. Pero a largo plazo, dentro de 10 años, por ejemplo, con la creciente profesionalización de los mercados, el valor de estas plataformas aumentará considerablemente y amenazará la existencia de los comercios suizos en más de un segmento”, añade.

Competencia desleal

Las tiendas helvéticas no tienen más remedio que resignarse cuando miran los precios que ofrecen los fabricantes chinos. Pero el tema del “envío gratuito” sí les irrita. El actual sistema de gastos terminales vigente en el seno de la Unión Postal Universal (UPU) clasifica a China como mercado emergente, lo que permite a este país enviar paquetes de menos de dos kilos por tarifas ridículamente bajas.

“¿Por qué los vendedores chinos en línea tienen derecho a enviar a un paquete de 3 centímetros de espesor y 700 gramos de peso pagando solo 1,70 francos, mientras los comerciantes suizos deben pagar 7 francos por un paquete idéntico?”, pregunta Kessler. Esto provoca una “grave e incomprensible distorsión en las condiciones de competencia; las condiciones de la UPU se pactaron antes de que iniciara la era de la globalización, pero deben revisarse urgentemente”, sostiene.

El consejero económico de la Embajada de China en Suiza, Cai Fangcai, opina distinto. Desde su perspectiva, “aunque China es la segunda economía más importante del mundo, su PIB por habitante sigue siendo muy bajo, así que simplemente se trata del país en desarrollo más grande del mundo”. Cai Fangcai añade que esta decisión de la UPU es totalmente válida porque no fue diseñada para proteger a China, sino el resultado de un acuerdo avalado por todos los miembros de esta organización de la ONU.

Sin importar quién tiene la razón, lo cierto es que las empresas helvéticas, incluida la de correos (La Poste), padecen por esta causa. El portavoz del servicio postal suizo declaraba recientemente al diario ‘Tages-Anzeiger’ que bajo las condiciones vigentes de la UPU, el manejo de paquetes chinos está lejos de ser rentable para los correos suizos.

¿Qué tarifa permitiría a los correos helvéticos no incurrir en pérdidas? ¿Confía en que este problema tendrá solución durante la reunión de la UPU de Estambul? La empresa declinó pronunciarse con el argumento de que no quiere fijar una posición prematura ante un tema que está incluido en la agenda de debates del congreso que se celebrará este mes de septiembre.

Zona gris

De acuerdo con el reglamento de La Poste, los paquetes en los que el valor de los derechos de aduana y el IVA de la mercancía no supere los 5 francos pueden entrar a territorio suizo sin pasar por un proceso de despacho aduanal. “Pero el 95% de los paquetes que llegan de China lo hacen con una declaración (de valor) falsa o alterada”, denuncia Kessler, citando cifras publicadas por el ‘Tages-Anzeiger’. Y aunque el centro de clasificación de correos de Zúrich-Mülligen está obligado a controlar los paquetes de forma aleatoria, hay muchos que pasan sin revisión alguna. Algunos proveedores extranjeros son lo suficientemente astutos como para dividir el pedido de un cliente en varios paquetes para que entren en territorio suizo sin pagar impuestos.

Y también son numerosos los compradores que se aprovechan de esta zona gris.

El gigante chino AliExpress

La plataforma china de comercio en línea AliExpress fue creada en abril de 2010. Actualmente vende sus productos a 243 países y sus principales clientes se encuentran en Rusia, EEUU, España, Francia e Inglaterra.

Sus compradores más rentables son los estadounidenses.

El 11 de noviembre de 2015 –día en el que se concentran las principales promociones comerciales del año– AliExpress registró una cifra récord de 21,2 millones de pedidos. Ese mismo día, Alibaba, la famosa empresa comercial fundada por Jack Ma, realizó ventas por 13 310 millones de euros.

(Fuente: CreditEase Shangtongdai)

Una estudiante comparte con swissinfo.ch que hace poco estaba interesada en adquirir un bolso de mano de la marca Siroop que valía 89 francos. Lo buscó en AliExpress y lo encontró por 19 dólares. Dejando de lado pequeños detalles relacionados con el logo de la marca, afirma que los dos bolsos eran prácticamente idénticos.

El Informe Suizo sobre el Comercio Electrónico 2016 revela casos mucho más ‘retorcidos’ que la compra de la versión falsificada de un objeto. Hay compradores helvéticos que solicitan simultáneamente un producto de marca suiza con un proveedor nacional y una falsificación china. Luego conservan el auténtico y reenvían el falso a la empresa suiza para ser reembolsados.

¿Qué camino seguir?

La oferta de productos chinos es tan vasta que para los suizos es difícil resistirse. Ralf Wölfle confirma que si la clientela suiza se fija sobre todo en el precio, no es demasiado exigente con la calidad y no tiene prisa por recibir su producto, es imposible para los proveedores suizos competir con sus homólogos chinos. “Los proveedores de casa solo pueden rivalizar cuando la calidad y el valor agregado de un producto sí hace la diferencia ante los ojos de un cliente”.

Patrick Kessler añade: “Los suizos no deben aventurarse a una guerra de precios. Más bien deben concentrase en la calidad, el servicio y la rapidez de las entregas. Y también en buscar posicionarse a nivel internacional. En el mundo entero hay compradores para los productos suizos, incluso en la propia China”.

¿Suele comprar usted productos chinos en Suiza? Su experiencia nos interesa.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Traducción del francés: Andrea Ornelas

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×