Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cumbre de Marrakech


Inquieta a Suiza lento avance contra calentamiento


 Otros idiomas: 5  Idiomas: 5
Las conversaciones sobre cambio climático concluyeron el sábado en Marrakech sin mucha euforia.  (Keystone)

Las conversaciones sobre cambio climático concluyeron el sábado en Marrakech sin mucha euforia. 

(Keystone)

Cuando el acuerdo de París sobre el cambio climático entró en vigor este mes, fue aclamado como un gran avance para controlar las elevadas temperaturas del planeta. Pero cuando la conferencia de las Naciones Unidas concluyó el sábado en Marrakech, el estado de ánimo -reflejado en diplomáticos y medios de comunicación suizos- era más bien de consternación.

Con el acuerdo de París, los gobiernos acordaron por primera vez adoptar límites vinculantes a los aumentos de la temperatura global mediante el control de emisiones industriales. Las conversaciones en Marrakech estaban destinadas a añadir detalles al acuerdo. Terminaron con la adopción de un programa de trabajo hasta el 2018 destinado a limitar el calentamiento global a dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales.

El sábado, la delegación suiza manifestó en un comunicado que la reunión se había concentrado principalmente en la formulación de “objetivos climáticos, mecanismos de mercado y transparencia”.

La ministra suiza de Medio Ambiente, Doris Leuthard, también lideró las negociaciones sobre financiación de proyectos relacionados con el clima en todo el mundo. Anunció la aportación helvética de 5 millones de francos para los países en desarrollo con el objetivo principal de contribuir a la transferencia de tecnología.

La sombra de Trump

Sin embargo, una figura clave en las negociaciones, Donald Trump, ni siquiera asistió. El presidente electo de Estados Unidos ha amenazado con retirar al gigante americano del acuerdo. Su sorprendente elección constituyó una onda de choque en Marrakech.

“La persona más importante en la política climática internacional faltaba: Donald Trump”, señaló el ‘Neue Zürcher Zeitung’ (NZZ). “Trump ha calificado de ‘broma’ el calentamiento global y durante su campaña electoral amenazó no solamente con retirarse del acuerdo de París, sino con torpedear el plan de Barack Obama para reducir las emisiones de CO2 y demoler la agencia ambiental de la nación, la EPA”, recordó el diario zuriqués.

En la cumbre, algunos negociadores y observadores discutieron la posibilidad y la manera de tomar represalias económicas o diplomáticas contra Estados Unidos si Trump concretiza su amenaza. Los funcionarios mexicanos y canadienses analizan las tarifas del carbono como una opción, por ejemplo, y el expresidente francés, Nicolas Sarkozy, propuso un posible impuesto sobre el carbono, en toda la Unión Europeo, en todos los bienes estadounidenses.

“Las negociaciones han demostrado que todavía hay algunos caminos por recorrer antes de llegar a un acuerdo común”, indicó la declaración del Ministerio suizo del Medio Ambiente. 

“El lento ritmo refleja la persistencia de desacuerdos fundamentales entre los países”, anotó. “Las negociaciones se vieron obstaculizadas principalmente por los intentos de muchos países en desarrollo de reestablecer una distinción estricta entre los países industrializados y los países en desarrollo, como ocurrió antes de París”.

¿‘Momentum’ perdido?

Las conversaciones de Marrakech expusieron el riesgo de frenar el impulso desde que entró en vigor el acuerdo de París, señaló el 'Tages-Anzeiger'.

Las conversaciones “no generaron nuevas decisiones sobre la política climática internacional, pero constituyeron una medición sobre la seriedad de las partes en el acuerdo”, agregó. “La euforia de París se ha asentado un poco".

El diario indicó también que Franz Perrez, el diplomático que encabezó la delegación suiza, salió un poco decepcionado porque creía que “el ritmo de las negociaciones podría haber sido más contundente”.

×