Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Empleo 4.0


La mutación del mundo laboral ya inició




 (swissinfo.ch)


(swissinfo.ch)

Con la cuarta revolución industrial, casi la mitad de los empleos desaparecerán o sufrirán una transformación radical en los países industrializados. Un proceso de digitalización de la economía y de pérdida de empleos que ya no son una hipótesis sino una realidad: Suiza, en particular, ha remodelado sensiblemente su panorama profesional en solo 15 años.

Tras la mecanización, la electrificación y automatización, la digitalización es el próximo gran paso tecnológico que revolucionará el mundo laboral en todas las latitudes. Y en las economías avanzadas, en concreto, entre 40 y 50% de los puestos de trabajo se transformarán o desaparecerán, según un estudio realizado por Carl Benedikt Frey y Michael Osborne, economistas de la Universidad de Oxford.

Por su parte, el Foro Económico Mundial (FEM) predice que dos tercios de los niños que se incorporan actualmente a la escuela primaria van a ejercer oficios que no existen en la actualidad.

La digitalización de servicios (banca electrónica, cajeros en línea, correo electrónico, etc.) y la gestión de programas informáticos han causado ya la pérdida de 180.000 puestos administrativos en Suiza durante los últimos tres lustros, según cifras de la Oficina Federal de Estadística. En 1991, los trabajadores administrativos representaban más de 15% de los empleos totales del país, en 2015 equivalían a solo 9%. En contrapartida, las llamadas profesiones intelectuales y científicas han duplicado largamente los recursos humanos que requieren (al pasar de 614.000 plazas a 1 millón 13.000 puestos durante el mismo periodo), con lo que hoy suponen más del 25% del empleo total nacional.

El fenómeno, no obstante, no es exclusivo de Suiza. Se observa la misma tendencia en todos los países industrializados. El gráfico que se muestra a continuación ilustra el alza que registran en Europa los empleos altamente cualificados y técnicos, en detrimento de la agricultura, la industria y los empleos medianamente cualificados.

La desaparición de numerosos empleos como resultado de la automatización (que afectaría lo mismo a cajeros que a traductores, vendedores de billetes en las estaciones de tren y otros oficios- es uno de los principales argumentos que esgrimen los partidarios de la iniciativa que apoya la existencia de una Renta Básica Incondicional (RBI) que será votada por los suizos el 5 de junio. Para dar solidez a sus argumentos se apoyan en un estudio presentado en enero pasado en Davos por el Foro Económico Mundial (WEF, en inglés), instancia que afirma que 7,1 millones de puestos de trabajo podrían desaparecer en el mundo durante los próximos cinco años. Dos tercios de ellos serían suprimidos en el sector administrativo.

Las llamadas empresas de intermediación (que incluyen actividades como banca, seguros, bienes raíces, etc.) también podrían verse fuertemente afectadas por la tendencia citada, según el informe. Paradójicamente, pese a la aparición de la tecnología financiera –conocida como ‘Fintech’ (Financial Technology) y de la robótica, que permite la automatización de servicios como la asesoría financiera a los clientes, el informe del WEF predice un repunte en el número de puestos de trabajo dentro del sector financiero, y también en sectores como la ingeniería y la administración de empresas y proyectos.

Pero, en general, aunque muchos saludan esta nueva (r)evolución digital, dado que acrecienta la productividad y facilita la vida de los consumidores, hay otros que observan esta metamorfosis laboral con profunda mirada crítica. Uno de ellos es David Graeber, antropólogo de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, quien atrajo una gran atención mediática tras la publicación de su folleto: ‘Trabajos basura’ o, dicho con todo rigor literal, ‘Trabajos de mierda’.

Graeber afirma que un número creciente de personas, a menudo altamente cualificadas, se están empleando en tareas absurdas, innecesarias y totalmente carentes de sentido, especialmente en ramas como los recursos humanos, la administración, el derecho, las finanzas o la comunicación.

Paradójicamente, dice Graeber, se trata de empleos mejor remunerados que los trabajos realmente útiles, como los que desempeñan enfermeros, profesores, mecánicos, agricultores y, en general, el personal de limpieza.

Por último, otro fenómeno que no se debe subestimar en esta reconformación del mercado laboral es el importante incremento que han experimentado los puestos de trabajo del sector salud y del trabajo social (hay 354,000 plazas dedicadas a dichas actividades más que hace tres lustros)

El envejecimiento de la población, con los crecientes cuidados que esto entraña, así como una mayor demanda de elementos para el cuidado infantil y familiar, son las dos principales causas.

Lo anterior ha supuesto un movimiento constante de trabajadores del sector privado hacia el sector público. Una tendencia que no cesará en el futuro.

Contacte a los autores vía Twitter: @duc_qn y @samueljaberg 

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducción del francés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×