Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Escenario global


Aprendizaje en inglés en una multinacional


Por Veronica DeVore, Zug


Aprendices IT durante una clase. (swissinfo.ch)

Aprendices IT durante una clase.

(swissinfo.ch)

Sin ser parte de los cuatro idiomas nacionales, el inglés es la lengua franca en la mayoría de las empresas internacionales con sede en Suiza, que para formar a su futura mano de obra, hacen uso de un nuevo programa de formación profesional, en ese idioma.

En una tranquila tarde de jueves, en la sede principal de una de esas empresas, Roche Diagnostics, el silencio reina fuera del salón de clases. Dentro, los aprendices están atentos a las explicaciones del maestro Reto Seiz, de lengua materna suizo-alemán, pero que instruye en inglés.

Los alumnos de Seiz son los primeros en incursionar en el nuevo programa de aprendizaje internacional que se ofrece en el cantón de Zug para el oficio de asistente comercial o técnico de tecnologías de la información (IT), en inglés.

¿Cómo debe ser el perfil del candidato ideal para el programa? De acuerdo con Bruno Geiger, cofundador del programa, una de las condiciones, evidentemente, es un alto nivel de inglés.

El concepto resulta ideal para los hijos de inmigrantes de lengua inglesa que trabajan en Suiza y que permanecerán aquí durante un buen periodo. Pero ellos parecen ser los más difíciles de convencer para integrarse a un programa del sistema de oficios dual helvético.

“El sistema dual de educación les parece complicado a los padres. Por ello, dirigen su interés principalmente al camino académico para sus hijos”, explica Geiger, que trabaja en la oficina de desarrollo vocacional de Zug y es consultor privado de negocios.

En la clase en Roche Diagnostics hay un filipino, un sudcoreano, en intercambio anual. La mayoría son estudiantes de origen local. 

Geiger y un compañero tuvieron la idea de establecer este aprendizaje en inglés mientras trabajaban en un proyecto sobre innovación. El impulso, dicen, es hacer que los aprendices sean más competitivos en un mercado de trabajo local, para responder a las necesidades de las empresas internacionales con sede en este país.

La contratación de trabajadores se ha vuelto un tema de preocupación luego de que la ciudadanía suiza votara en febrero de 2010 el establecimiento de cuotas de trabajadores de la Unión Europea en el mercado laboral suizo.

Normalmente estas empresas internacionales están acostumbradas a buscar su nueva fuerza laboral en el exterior. Dos terceras partes de sus empleados proceden de otros sitios, según indica una encuesta presentada por la televisión suiza SRF en marzo de 2014.

El sistema de aprendizaje de un oficio, en el que se forma el 70% de la fuerza laboral local, resulta poco familiar para las empresas extranjeras asentadas en Suiza. Según la investigación de la SRF, solo 3% de su fuerza laboral tiene este camino de formación, mientras que en empresas de cuño helvético, como ABB o Swisscom, 5% a 7%.

No obstante, Geiger asegura que empresas con sede en Zug, como Glencore y Johnson & Johnson, están muy abiertas a contratar a aprendices del programa de entrenamiento en inglés, aunque requieren de asesoría para alcanzar esta meta.

Allí hace su aparición la compañía bildxzug, para ocuparse de toda la logística que implica la formación de los jóvenes, a cambio de un honorario de las empresas que participan.

“Tomamos el papel de asesoramiento para esta nueva experiencia", indica Beat Gauderon, director de bildxzug. Participan 12 aprendices en este año piloto de esta experiencia: siete estudian para convertirse en empleados comerciales y cinco, para técnicos IT.

“El número de estudiantes es aún pequeño, pero el interés ha sido grande por parte de los padres de familia, lo que nos ha sorprendido”, señala Gauderon.

Los aprendices extranjeros tienen abierta la posibilidad de continuar sus estudios en una universidad de Ciencias Aplicadas dentro y fuera del país, pues el aprendizaje helvético tiene reconocimiento a escala internacional. Por ello, Gauderon confía en que habrá cada vez más estudiantes en esta nueva oferta de estudios.

Expansión

Pero no todos los políticos están convencidos del concepto. Cuando el programa de Zug se anunció a inicios de este año, algunos parlamentarios indicaron al diario ’20 Minuten’ que enseñar en inglés puede ir en detrimento de la importancia del alemán, uno de los idiomas nacionales.

“Los aprendices podrían concluir que el oficio en alemán no vale la pena”, teme la diputada por Turgovia Verena Herzog, del partido Unión Democrática de Centro (UDC).

“El aprendizaje de un oficio debe centrarse en desarrollar las capacidades profesionales y no debe realizarse por entero en un idioma extranjero”, agrega su colega de partido y diputado por Zúrich, Jürg Stahl.

Geiger acentúa que para participar en estos estudios es imprescindible un excelente nivel de alemán e inglés. La falta de un nivel perfecto de alemán dejó fuera del programa a unas cinco personas este 2015.

De vuelta al aula en Roche Diagnostics, los aprendices se mueven fácilmente entre ambas lenguas. Chatean con sus colegas en suizo-alemán durante la pausa y vuelven al inglés en la clase. Uno de ellos, Yannick considera divertida esa dualidad y encontrarse en un ambiente internacional. Sus compañeros asientan, aunque reconocen que puede resultar extenuante y todo un desafío.

Ahora toca a Geiger y a Bildxzug continuar la tarea de convencer a otros estudiantes, padres y empresas para tomar parte en esta nueva experiencia.

“Estoy convencido que es una buena opción y un sendero valioso en el sistema de educación suizo”, afirma Gieger. 


Traducción del inglés: Patricia Islas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×