Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

FARC-Bogotá


Colombia: el Acuerdo de Paz será conservado en Suiza


Por Patricia Islas, Berna


El paso calificado de histórico, este 12 de mayo: el apretón de manos entre Humberto de la Calle, del Gobierno de Colombia, y el comandante Rodrigo Granda, de las FARC. (Keystone)

El paso calificado de histórico, este 12 de mayo: el apretón de manos entre Humberto de la Calle, del Gobierno de Colombia, y el comandante Rodrigo Granda, de las FARC.

(Keystone)

Berna se congratula de los pasos alcanzados en el proceso de paz entre Bogotá y las FARC y anuncia la decisión de ambas partes de entregar al Ejecutivo de Suiza, país depositario de los Convenios de Ginebra, el Acuerdo Especial que pondrá fin a 52 años de conflicto en el país sudamericano.

El 12 de mayo pasado, en La Habana, las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno del presidente Santos, las dos partes en la mesa de negociaciones para dar fin al largo conflicto colombiano, anunciaron su voluntad de establecer un mecanismo que asegure y otorgue estabilidad jurídica al tan anhelado Acuerdo Final de Paz.

Esto, para dar garantías de su cumplimiento, tanto en el marco del derecho colombiano, como en el del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Pero el proceso destinado a "blindar" este Acuerdo Final no está exento de controversia.  

A su vuelta de La Habana, el jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, explicó una y otra vez la importancia de lo pactado el 12 de mayo pasado, ante las interpretaciones “equivocadas” de que con el Acuerdo Especial Humanitario para blindar el proceso de paz se hizo una gran concesión a las FARC.

Este 17 de mayo, el Ejecutivo presentó el nuevo artículo constitucional transitorio relativo el Acuerdo Final. Pero la prensa colombiana advierte “un tenso camino” especialmente en la Corte Constitucional, que analizará con lupa ese artículo y decidirá el futuro del plebiscito refrendario del Acuerdo Final.

Reacción de Berna al proceso en La Habana

“El Gobierno Nacional y las FARC-EP, acuerdan que el Convenio Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera –firmado como Acuerdo Especial en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra de 1949–, se depositará, inmediatamente tras su firma, ante el Consejo Federal suizo en Berna o ante el organismo que lo sustituya en el futuro como depositario de las Convenciones de Ginebra”, se inscribe en el comunicado de los negociadores, del 12 de mayo.

Con este gesto, las dos partes intentan subrayar la importancia del Acuerdo Final de Paz, en el marco del Derecho Internacional Humanitario (DIH), y de los Convenios de Ginebra, explica, por su parte, el Ministerio de Exteriores de Suiza.

Berna emitió este jueves un comunicado en el que saluda los avances en el proceso de paz colombiano y se refiere al convenio firmado en La Habana, en el que Bogotá y las FARC expresan su intención de poner bajo custodia del Gobierno helvético el Acuerdo Final de Paz.

Papel significativo de Suiza

Suiza apoya las negociaciones para la paz entre Bogotá y las FARC, con expertos en temas como deposición de armas. En particular, Berna ha tenido y sigue teniendo un papel “discreto, pero muy significativo, en el sector del Tratamiento del Pasado (TdP) desde 2007”, reiteró a swissinfo.ch, Gonzalo Sánchez, director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

Desde hace casi una década, este desarrollo conceptual de Suiza sobre los derechos de las víctimas, de la sociedad y de los deberes de las partes activas en el conflicto –garantías de reparación, justicia, verdad y no repetición– ha permitido un avance importante en ese aspecto central de los acuerdos de paz en Colombia, afirma Sánchez.

Tanto Bogotá como las FARC han alcanzado el Acuerdo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP, de diciembre de 2015), con los pilares del TdP, sobre justicia, verdad y lucha contra la impunidad. Un documento que ha tenido el reconocimiento internacional y que hoy defienden ambas partes ante los ataques sin argumento de opositores a la paz.

Más allá de malentendidos políticos

Para muestra, un botón: Esta carta actual del comandante Timoleón Jiménez de las FARC-EP, dirigida al otrora presidente Álvaro Uribe, hoy gran crítico de los actuales avances para la paz:

“Doctor Uribe, el acuerdo de Jurisdicción Especial para la Paz ha sido aplaudido hasta por la Corte Penal Internacional. Es cierto que resulta imposible dejar satisfecho absolutamente a todo el mundo, pero cuando el gobierno de los Estados Unidos, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el gobierno suizo e incontables estudiosos se pronuncian satisfactoriamente al respecto, no crea usted que la astucia de las FARC es capaz de engañar a tanto iluso”.

¿Por qué razón hay que temerle tanto a la verdad?

Es la cuestión que ‘Timochenko’ dirige a quien no da pie para aceptar la invitación a hablar de paz. En esa misiva, menciona las lecciones aprendidas y reproducidas por expertos en muchos puntos en conflicto en el marco de la tarea helvética de transición postconflicto:

"Nosotros vamos a poner la cara y a responder. Y sabemos que si faltamos a la verdad nos esperan hasta 20 años en prisión. Un criterio equivalente se aplicará para las fuerzas armadas oficiales, con quienes incluso se podría ser más estricto por su posición legal. Irlanda del Norte, Sudáfrica y otros procesos de reconciliación nos enseñan que la paz es un bien superior por el que valen todos los sacrificios”.

Contacte a la autora del artículo, via twitter: @PatiIslas

Y si quiere estar comunicado con swissinfo.ch en español, vía Facebook:

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×