Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Luto en la diplomacia suiza


Ha fallecido Luzius Wasescha, figura clave de la OMC


Por Frédéric Burnand, Ginebra


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Tras su jubilación en 2012, Luzius Wasescha asumió la presidencia del Club Diplomático de Ginebra. Esta imagen fue tomada en 2015. (Keystone)

Tras su jubilación en 2012, Luzius Wasescha asumió la presidencia del Club Diplomático de Ginebra. Esta imagen fue tomada en 2015.

(Keystone)

El experimentado diplomático fue uno de los artífices de los principales acuerdos comerciales internacionales que negoció Suiza en los años 90. Luzius Wasescha, socialista, era partidario de un libre comercio con equilibrios y tenía la convicción de que la OMC superaría el periodo de estancamiento que vive actualmente.

A la edad de 70 años, acaba de morir un alto funcionario público y un diestro negociador. Nacido en 1946 en el cantón de los Grisones y doctor en Derecho inició su carrera en la Confederación en la Oficina de Integración, encargada de timonear las relaciones entre Suiza y la Unión Europea (UE).

Luzius Wasescha, miembro del Partido Socialista, se sumergió en el universo de las negociaciones comerciales internacionales en 1983, año en el que se convirtió en jefe suplente de la División de Comercio Mundial y Negociaciones con el GATT del Ministerio suizo de Economía. Desde este cargo tomó parte de los trabajos de debate de la Ronda Uruguay, el acuerdo de libre comercio internacional que permitió la creación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1995, con sede en Ginebra.

La OMC suscita críticas en todas partes del mundo desde su creación. Sus detractores están en contra de la mundialización por los efectos que conlleva.

En 1999, como miembro de la delegación suiza en la Conferencia Ministerial de la OMC de Seattle (Estados Unidos), Luzius Wasescha acompañó al entonces ministro de Economía, Pascal Couchepin, en una de las manifestaciones más amplias y violentas encabezadas por los críticos del libre comercio global. Millares de personas convocadas por sindicatos, grupos ecologistas y oenegés se manifestaron en las calles de Seattle contra la llamada ‘Ronda del Milenio’ de la OMC, un espacio de negociación que buscaba eliminar barreras comerciales a escala internacional. La policía intervino contra los manifestantes y la prensa de todo el orbe se hico eco de los enfrentamientos. Casi dos décadas después, muchos consideran la OMC como un mal para el mundo y como un enemigo a vencer, especialmente la izquierda de los distintos países.

En Suiza, Luzius Wasescha tuvo que enfrentarse en más de una ocasión a la desconfianza y a la cólera de los agricultores, hostiles a cualquier tipo de acuerdo de libre comercio. Consciente de las necesidades de este sector, fue uno de los negociadores que más abogó por la modernización de la agricultura suiza, promoviendo el uso de denominaciones de origen para fortalecer el campo suizo y asegurar su futuro.

Como delegado de Acuerdos Comerciales y, más tarde, como jefe de la Misión Permanente de Suiza en Ginebra, Luzius Wasescha conoció desde las entrañas los pesares de la OMC y su incapacidad para poner en marcha ambiciosas rondas de liberalización del comercio. Profundo conocedor de los recovecos de este organismo, el embajador Wasescha puso toda su energía al servicio de la OMC para sacarla del callejón sin salida en que se hallaba. Especialmente en el caso del Grupo de Negociación sobre el Acceso a los Mercados de Productos Industriales de la OMC, que presidía.

La necesaria OMC

De cara a la multiplicación de acuerdos comerciales regionales y bilaterales a escala mundial, Luzius Wasescha se mostraba optimista sobre el futuro de la OMC. Tarde o temprano, decía, los Estados buscarían armonizar sus reglas comerciales y se sumarían a la ruta trazada por la OMC: una apertura regulada del comercio internacional que sea capaz de beneficiar a todos los países.

Las dificultades que atraviesan los tratados de libre comercio de carácter bilateral (y no global) como el de Estados Unidos y Europa, sugerirían que su profecía puede cumplirse. Muchos antiguos críticos de la OMC comienzan a ver con nuevos ojos al ‘gendarme’ del comercio mundial, particularmente cuando observan el interés desmedido que tienen algunas potencias económicas en solo ocupase de sus intereses, aunque esto dañe a las economías más vulnerables. Una afectación que podría matizarse de existir compromisos comerciales asumidos a escala mundial.


Traducción del francés: Andrea Ornelas

×