Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Revista de prensa


El COI, acusado de arrodillarse ante Rusia




 Otros idiomas: 5  Idiomas: 5
Rusia, reconocida como culpable por el propio COI por haber implementado un sistema de dopaje de Estado en todas las disciplinas de 2011 a 2015, estará presente en Río.  (Keystone)

Rusia, reconocida como culpable por el propio COI por haber implementado un sistema de dopaje de Estado en todas las disciplinas de 2011 a 2015, estará presente en Río. 

(Keystone)

El Comité Olímpico Internacional (COI) rechazó suspender a Rusia de los Juegos de Río de Janeiro. Deja en manos de las federaciones internacionales de cada disciplina  decidir quién de los atletas rusos va a Brasil. La prensa helvética se muestra disgustada.

El repaso a la prensa suiza de este lunes, el día después de la decisión del COI, muestra malestar hacia el COI, institución con sede en Lausana.

“Confrontada al dopaje de Estado, de 2011 a 2015, el comité ejecutivo del COI dejó pasar por debilidad un momento histórico en la guerra declarada al dopaje”, indica la ‘Tribune de Genève’.

Para los diarios suizos, el presidente del COI, Thomas Bach, se muestra complaciente hacia Rusia y falto de coraje para tomar la decisión de vetar por primera vez en la historia a un país entero de unos Juegos Olímpicos.

“Cerca de una quincena de agencias antidopaje recomendaron la exclusión de Rusia y muchas federaciones nacionales e internacionales de diversas disciplinas esperaban una señal fuerte. Hoy todas guardan un sabor amargo tras la decisión del COI, fundamentada, sin duda, con razones más políticas que deportivas”, estima la ‘Tribuna de Genève’.

El COI permanece prisionero de sus imperativos políticos y económicos, indica, por su parte, ‘Le Temps’. “Excluir a Rusia era ponerse en contra de una de las principales naciones del deporte y su clientela en las federaciones deportivas internacionales. Habría sido también contribuir a cavar aún más la fosa que se dibuja entre Moscú y Occidente, en un momento en el que se busca reconstruir puentes”, comenta el diario ginebrino.

Decisión “cobarde y fatal”

“Tras otorgar los JJOO de Sotchi 2014 a Putin para su negocio nacionalista personal, el COI sigue su política de complacencia”, denuncia Massimo Lorenzi, jefe de deporte de la Radio Televisión Suiza (RTS, francófona), en Twitter. 

El ‘Tages-Anzeiger’, de Zúrich, habla de una decisión “cobarde y fatal”. Cobarde, porque el COI delega la responsabilidad a las federaciones internacionales de las diversas disciplinas para determinar quién podrá participar en los Juegos de Río. Fatal porque justamente esas poderosas federaciones, en cuyo seno se han desarrollado esos grandes atletas rusos dopados, ahora tienen la tarea de volverse creíbles. “La decisión del COI es un mensaje positivo para los defraudadores, pero representa un fracaso decisivo para los partidarios de la lucha antidopaje”.

Carta Olímpica, a la basura

El diario ‘Blick’ habla de “una jornada negra” para la historia del deporte. “La Carta olímpica es, después de la decisión de este domingo, un simple papel inútil que cada quien puede interpretar como quiera”.

El ‘Berner Zeitung’ (BZ) estima que el COI perdió “la última pizca de credibilidad que le quedaba”. Los atletas se doparon bajo prescripción del Estado, y, más grave aún, durante los Juegos de Sotchi 2014, con la ventaja de Rusia de ser sede y poder así hacer desaparecer los resultados positivos de dopaje de sus deportistas “Es simplemente increíble que en Río ondee la bandera de un país que pisotea desde hace dos años y medio los valores olímpicos”, subraya.

El ‘Neue Zürcher Zeitung’ (NZZ) lamenta que el COI no haya aprovechado la ocasión “de perfilarse como institución fuerte, dotada de una visión global y que castiga las violaciones graves en los deportes olímpicos”. Bajo la dirección de Thomas Back, el COI practica un equilibrio de intereses geodeportivos para evitar oponerse a sus poderosas socios rusos, indica el NZZ.

Molesto, ‘Swiss Olympic’

Varios diarios, como ‘L’Express’ de Neuchâtel y ‘Le Nouvelliste’ del Valais, mostraron la sorpresa y el malestar de Jörg Schild, el presidente de ‘Swiss Olympic’ tras la decisión del COI, ayer: “Una acción orquestada por el Estado, por los servicios secretos y sobre todo por el Comité Olímpico Ruso. Estoy sorprendido, decepcionado y molesto por la decisión del COI. Decepcionado porque la decisión final quedó, de pronto, en manos de las federaciones deportivas y no en las del COI. Decepcionado porque el COI desperdició la oportunidad de probar su liderazgo. Y molesto porque el COI no hace nada mientras que Rusia traiciona a los otros comités olímpicos nacionales”.

Y Jörg Schild subraya algo esencial: “El COI habla siempre de familia olímpica. En esa familia un miembro traicionó a los demás, y de modo increíble. ¿Cuál es el valor de la Carta si el COI no actúa ahora? Es una bofetada para todos los comités olímpicos nacionales y para todas y todos los atletas”.

“El 5 de agosto, los Juegos de Río se abrirán en medio de una atmósfera pesada por el riesgo terrorista y los retardos de su organización. Difícil imaginar un recibimiento caluroso de la delegación rusa”, concluye el ‘Corriere del Ticino’, que no descarta nuevos escándalos. 

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

¿A favor o en contra de la decisión del COI? Su opinión nos interesa:


(Traducción: Patricia Islas)

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×