Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Swisscom, a la espera del futuro de Fastweb

Fastweb protagoniza el caso de fraude fiscal más importantede la d´´ecada en Italia.

(Keystone)

Protagonista de un escándalo de fraude fiscal y presunto blanqueo de capitales, la filial italiana del gigante suizo de las telecomunicaciones pierde 21% de su valor en bolsa. La decisión en los tribunales esperada este martes en Roma ha sido postergada.

Fastweb fue el pilar de las finanzas de Swisscom en 2009 y el grupo suizo acepta que conocía que era investigado por el fisco italiano.

Para el empresario italiano Silvio Scaglia, vender Fastweb en 2007 significó el pase directo a inscribirse en la lista de las 15 fortunas más importante de Italia y, como consecuencia, a confirmarse en la lista de Forbes.

Para Swisscom, el gigante suizo de las telecomunicaciones y comprador de la empresa de telecomunicaciones italiana, la operación tenía una connotación completamente distinta. Significaba la anhelada internacionalización luego de tres fracasos por expandirse en el extranjero.

Quizás por ello, aunque Swisscom supo antes de firmar que Fastweb era investigada por el fisco italiano, decidió adquirir la compañía apostando por que el panorama se aclararía a favor de la empresa telefónica.

Actualmente Fastweb protagoniza el caso de fraude fiscal empresarial más importante de la década en Italia, y el gigante helvético evalúa ya el impacto financiero que estoy tendrá en su balance contable.

Servicios ficticios

Fastweb y Sparkle (filial de banda ancha de Telecom. Italia) son acusadas formalmente desde hace una semana (23.02) de haber facturado -entre 2003 y 2006- servicios telefónicos a empresas ficticias en el extranjero por un total de 2.000 millones de euros (2.927 millones de francos suizos).

Una operación ilegal que les permitió blanquear capitales y defraudar al fisco por el equivalente a 526 millones de francos suizos. Una acusación que afecta directamente a Swisscom, ya que es propietaria de 82% de las acciones de Fastweb.

El presunto cerebro de la operación es Silvio Scaglia, fundador de Fastweb y responsable de la venta de dicha compañía a Swisscom.

Scaglia es acusado por la Guardia de Finanzas de Italia –policía fiscal italiana- y por el Grupo Operativo Especial –servicio de inteligencia especializado mafia y terrorismo- de orquestar el fraude, razón por la que fue detenido el pasado viernes (26.02) tras su entrega voluntaria Por el momento se declara inocente y sus abogados trabajan en su defensa. Su interrogatorio, programado para este martes ha sido postergado para el jueves próximo.

Más implicados

Pero la lista de implicados es mucho más larga. En ella se cuentan nombres el de Stefano Parisi –director de Fastweb en el momento que estalló el escándalo-; Mario Rossi –ex Director de Finanzas de Fastweb-; y Nicola Di Girolamo, hombre cercano al Primer Ministro, Silvio Berlusconi, quien acaba de dimitir al cargo de senador por el partido del Pueblo de la Libertad (PLN) este lunes (01.03) por la presunción de encubrir a las mafias en el caso Fastweb.

Actualmente la justicia italiaza investiga a unas 80 personas y ha ordenado 56 detenciones.

Joya envenenada

Paradijicamente, hasta el pasado 31 de diciembre, Fastweb era considerada por Carsten Schloter, director general de Swisscom, como la “joya” del grupo.

Información consultada por swissinfo.ch en el mercado de valores helvético (SWX) revela que Fastweb fungió como el principal pilar de las finanzas del grupo helvético de las telecomunicaciones durante el 2009.

Concretamente, Swisscom facturó un total de 12.001 millones de francos suizos el año pasado, 282 millones por debajo del año previo.

Más reglamentación, más competencia y una baja continua en las tarifas dentro de Suiza que se tradujeron para el grupo en una minusvalía por 400 millones de francos que no pudieron ser compensados por el repunte en el número de clientes.
En el informe que presentó a sus accionistas, Swisscom reconoce que Fastweb destacó por su ritmo de crecimiento.

“Su facturación aumentó 8,5% para ubicarse en 1.853 millones de francos suizos, al tiempo que consiguió que el número de clientes abonados al servicio de Internet de alta velocidad aumentara 11%, para alcanzar 1,64 millones de usuarios”, cita el documento recibido por los inversionistas.

El futuro inmediato

Swisscom tiene claro que en 2010 le aguarda una competencia incluso ma la del 2009, lo que impactará su facturación.

Concretamente, asume que sus ventas podría no alcanzar los 10.000 millones de francos suizos, pero prevé, según el informe para accionistas antes citado, “una cifra de negocios del orden de los 2.000 millones de francos suizos para Fastweb”, lo que implica ventas casi 10% superiores a las del 2009.
Swisscom reconoce que siempre estuvo al tanto de que Fastweb era objeto de una investigación fiscal, pero los expertos del grupo estimaron en su momento que no había fraude alguno y que la compañía saldría bien librada.

Lo cierto es que el título de Fastweb ha perdido alrededor de 21% de su valor durante los últimos 30 días en la Bolsa de Milán, y los títulos de la compañía se cotizan actualmente en alrededor de los 14,27 euros, cuando el pasado 5 de enero valían 19,60 euros.

Cabe recordar que Swisscom pagó tres veces más caras las acciones de la compañía cuando cerró la operación en 2007.

Y este martes (02.03) será vital para el futuro de la empresa ya que la Fiscalía de Roma solicitó colocar bajo tutela judicial a las dos empresas implicadas (Fastweb y Sparkle), y este martes (02.03) el Juez de Instrucción Aldo Morgini se pronunciará al respecto.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

DATOS CLAVE

La existencia de una investigación judicial contra Fastweb se hizo pública en enero del 2007, dos meses antes de que Swisscom presentara una OPA para adquirirla.

El descalabro de Fastweb no ha castigado por el momento a la acción de Swisscom en el mercado de valores suizo (SWX). Actualmente se cotiza alrededor de 370 francos suizos, el nivel que tenía antes de que estallara el escándalo fiscal (24.02).

Swisscom provee servicios de comunicación móvil a 5,6 millones de francos suizos y tiene 19.479 empleados.

En tanto, Fastweb tiene 1,6 millones de clientes en Italia y 3.495 empleados.

La Confederación Helvética es la principal accionista de Swisscom (62,5% de los títulos).

Fin del recuadro

CONTEXTO

En Suiza, Swisscom es la empresa líder en materia de telecomunicaciones. Actualmente ofrece servicios de transmisión de voz y datos, telefonía fija, telefonía móvil e Internet.

Fastweb, cuya sede opera desde Milán, es por su parte la principal empresa proveedora en Italia de Internet de alta velocidad, y uno de los principales grupos en telefonía y transmisión de datos.

Fin del recuadro

A TRES AÑOS DE LA COMPRA

El 12 de marzo del 2007, el gigante de las telecomunicaciones suizas, Swisscom, confirmó su interés por adquirir a su homólogo italiano Fastweb y lanzó una oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% de su capital.

Finalmente, la operación se cerró en el equivalente al 82% del capital a un precio de 47 euros por acción, lo que suponía un desembolso superior a los 3.000 millones de francos (poco más de 4.500 millones de francos suizos).

Para Swisscom Italia era uno de los mercados más interesantes de Europa en materia de Internet de alta velocidad y con gran potencial.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes