Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Tarjeta de visita


Las escuelas suizas en el extranjero, viento en popa


Por Ariane Gigon, Basilea


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Lección en la escuela suiza de São Paulo. (Keystone)

Lección en la escuela suiza de São Paulo.

(Keystone)

La adopción de una nueva ley permite a las escuelas suizas prepararse y desarrollarse mejor de cara al futuro. El multilingüismo, sin embargo, también tiene sus desafíos.

“¡Trabajamos bien el año pasado!” Así saludó el diputado suizo Matthias Aebischer a los responsables de las 17 escuelas helvéticas en el extranjero este verano en el Ayuntamiento de Basilea, donde celebraron su reunión anual.

 (swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)

En calidad de presidente de la Comisión de Ciencia, Educación y Cultura del Consejo Nacional (CCEC), Aebischer siguió de cerca la elaboración de la nueva ley, que refuerza el estatuto de las escuelas suizas en el extranjero: “Al conservar el presupuesto anual de 20 millones de francos y decidir atribuirlo en bloque por cuatrienio, y no por año como antes, permitimos que las escuelas puedan planificar mejor su futuro”, advierte el socialista.

Un nuevo modo de financiación que no la tuvo fácil a la hora de su evaluación en el pleno de la Asamblea Federal. Otra opción, rechazada, preveía la supresión de la subvención, lo que hubiera llevado al cierre progresivo de estos centros.

“Instrumento de política exterior”

Además de la financiación federal, otro punto esencial de la nueva Ley sobre Escuelas Suizas en el Extranjero (LESE) es la supresión de la proporción mínima obligatoria de alumnos de nacionalidad helvética. Hasta ahora, era del 30% en los establecimientos más pequeños, y del 20% en los más grandes.

“Las escuelas suizas en el extranjero son una tarjeta de visita positiva de Suiza en el mundo y, por ello, un instrumento de política exterior. El abandono de una proporción mínima de alumnos suizos permitirá a estas escuelas su expansión”, explica el gobierno helvético en la presentación de la nueva legislación.

“El abandono de esta cláusula permite a las escuelas suizas desarrollarse, pues el sistema de educación suizo tiene una muy buena reputación y es muy solicitado por las familias de otras nacionalidades”, confirma Matthias Aebischer. En su opinión, esos establecimientos hacen también “una excelente publicidad a nuestro país”. Además, la Asociación de Escuelas Suizas en el Extranjero, educationsuisse, considera que “la ley es ahora más justa para los niños de los países donde se encuentran las escuelas”. 

Apoyo a la formación profesional

La nueva ley también introduce la posibilidad de apoyar la formación profesional, en colaboración con las empresas suizas establecidas en el extranjero.

“Esto puede también tener un efecto positivo en la colaboración económica entre Suiza y el país anfitrión”, recuerda Derrick Widmer, presidente de educationsuisse.

“Como presidente de la asociación, sé bien que numerosos países envidian nuestro sistema de formación dual ”, continúa Matthias Aebischer. Si la ley espera favorecer la creación de nuevos establecimientos, el diputado estima que la cantidad no es un objetivo en sí mismo. “Debemos, sobre todo, mantener nuestra excelencia, más que multiplicar las escuelas”.

En francés en Bogotá

Los participantes del encuentro anual de escuelas suizas en el mundo se felicitaron por estas nuevas condiciones marco y se concentraron en la evaluación de nuevas estrategias de aprendizaje y de perfeccionamiento del alemán, en un contexto multilingüe.

Enseñanza plurilingüe

En las escuelas suizas en el extranjero, la enseñanza es al menos bilingüe, con un idioma oficial suizo y una lengua local o el inglés. Un segundo idioma oficial helvético se incluye en el nivel medio superior de estudios. Los programas deben conducir a la obtención de certificados reconocidos en el país huésped y en Suiza.

Solamente en la escuela de Bogotá, Colombia, el francés es el idioma de enseñanza en el aula. Esta particularidad tiene razones históricas: “Muchas familias interesadas en una escuela extranjera, al momento de la fundación de la institución, en 1948, dieron la espalda a la escuela financiada por el gobierno alemán, como reacción antigermana. Y hoy el francés tiene gran éxito”, indica Urs Watter, presidente del Colegio Helvetia de Bogotá.

La institución, situada en el centro de la capital colombiana, tiene un terreno de fútbol y muchas áreas verdes, narra Watter. “Probablemente también somos la única escuela de Sudamérica que habla español durante las reuniones del comité. Las otras hablan en alemán”, anota.

Tradicionalmente, los estudiantes de esta escuela en francés obtienen mejores resultados en el examen de acceso a la universidad (maturité), que sus compañeros de los demás colegios suizos en el extranjero. “Una explicación posible es que el francés es mucho más cercano al español”, indica Urs Watter.

Por su parte, Barbara Sulzer Smith, la nueva directora de la asociación, y que estuvo al frente de la Escuela Suiza de Barcelona durante varios años, estima que “Suiza se crispa demasiado con la problemática de los idiomas”. Ella es políglota –domina cinco lenguas– invita a que este debate se realice con mayor serenidad. “Sin olvidar que la inmersión en el idioma es muy importante”.

En cifras

educationsuisse tiene contratos con 114 maestros que trabajan en las 17 escuelas suizas en el extranjero.

El gobierno suizo respalda actualmente a estos 17 establecimientos, que tienen 7 200 alumnos en total, de los cuales 1 800 son suizos.

Las escuelas suizas fueron creadas con ayuda de las autoridades federales entre 1947 y 1979.

No surgieron más hasta la apertura de las escuelas suizas de Cuernavaca (1992) y Querétaro (2007), en México, y la de Como (2011), en Italia, que son filiales de las otras escuelas helvéticas ya establecidas en esos dos países.

Suiza apoya (con 1,4 millones de francos en 2014) la formación de jóvenes suizos en el extranjero en sitios donde no existe escuela suiza alguna. De este modo, un grupo de maestros pueden ocuparse de estos estudiantes en el seno de otras escuelas internacionales.

El informe anual de educationsuisse indica que las escuelas suizas en el extranjero tienen 311 alumnos con padres que trabajan en 74 multinacionales suizas. Los destinos más frecuentes de estas familias son Singapur (126 alumnos) y São Paulo (40). Los bancos UBS y Credit Suisse son los empleadores más populares entre aquellas familias suizas con niños inscritos en estos colegios helvéticos. 


Traducción del francés: P. Islas, swissinfo.ch



Enlaces

×