Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Una "superentidad" controla la economía mundial

El 75% de las multinacionales que controlan la economía mundial son instituciones financieras.

El 75% de las multinacionales que controlan la economía mundial son instituciones financieras.

La economía global está controlada sustancialmente por 147 multinacionales, según un estudio suizo único en su género. Para contener las consecuencias de la concentración del poder se requieren nuevas instituciones supranacionales, sostiene el economista Mauro Baranzini.

Y tres cuartos de estas 147 multinacionales que componen esta “superentidad” son instituciones financieras, subrayan los autores del análisis, el primero que identifica con datos empíricos la red del poder. Entre las multinacionales más conocidas se encuentran los bancos suizos UBS y Credit Suisse (ver datos a la derecha).
 
“Una gran multinacional puede tener más poder que el presidente de un Estado de pequeña o mediana dimensión”, observa Mauro Baranzini, otrora decano de la Facultad de Economía de la Universidad de la Suiza Italiana.

swissinfo.ch: Profesor Baranzini, la concentración del poder es de por sí negativa o puede haber algo positivo en ello?

Mauro Baranzini: Seguramente hay ventajas. La principal es que el precio de los productos y de los servicios es inferior a cuanto se pagaría en un sistema más fragmentado. No obstante, la concentración de poder comporta también peligros.

swissinfo.ch: ¿Cuáles?

M.B.: En primer lugar, nos pone a merced de unos pocos individuos. A través del trabajo entre pasillos en los Legislativos, y la influencia directa de los gobernantes, estas personas pueden ejercer el poder sobre el mundo político y, por lo tanto, sobre los procesos democráticos.
 
En el caso de un choque externo, como la crisis financiera de 2008, el sistema también puede resultar muy frágil. El hecho es entonces que se  concentra el poder en oposición al concepto de libre mercado, que presupone la existencia de un gran número de productores, distribuidores y compradores. Esto dificulta la búsqueda de productos nuevos y originales.

swissinfo.ch: Entre las ‘superentidades’ identificadas en el estudio se encuentra el UBS y el Credit Suisse. ¿El hecho de estar al centro de una densa red consolida o desestabiliza a las dos instituciones suizas?

M.B.: Las consolida puesto que las interconexiones provocan que otros centros de poder tengan que ver con dos empresas muy importantes, las cuales no dejarán caer. Para los dos bancos suizos es más que positivo. Por supuesto, si hubiera un poco más de ética sería mejor ...

swissinfo.ch: El estudio señala que el origen de la concentración del poder no es necesariamente un acuerdo secreto entre las empresas. ¿Qué piensa al respecto?

M.B.: No creo que se trate de un complot. Es más bien el resultado de la evolución natural que ha hecho que el sector financiero engrandezca sin mesura. Las finanzas tienen la sartén por el mango, alejándose de la producción real, de aquello que realmente genera riqueza e ingresos. Es decir, la agricultura, la industria y los servicios más importantes.

swissinfo.ch:¿En qué otras áreas se observa este fenómeno de concentración de poder?

M.B.: Pienso, por ejemplo, en la producción de aviones: una vez hubo cuatro grandes empresas, ahora hay dos. En Suiza tenemos el caso del acero: en los años setenta hubo cuatro o cinco, hoy en día, una. El trabajo se traslada a otro lugar, probablemente se dirige a un gran fabricante.
 
El fenómeno de la concentración también se encuentra en el campo de la cultura y la educación. Tomemos por ejemplo el premio Nobel de Economía: siempre es atribuido a las personas que pertenecen a la mayoría de las escuelas o a un puñado de países elegidos. Se concede poco espacio a las escuelas de las minorías de pensamiento. La implicación principal es que con ello no se favorecen a aquellos que tienen ideas verdaderamente originales y revolucionarias, lo que ralentiza la evolución del conocimiento humano.
 
Lo mismo ocurre con los libros de texto. En las universidades europeas, estadounidenses o japonesas, hay dos o tres libros de economía que son más o menos similares, impuestos a todos los estudiantes.

swissinfo.ch: ¿Se debe entonces limitar el número de conexiones entre los agentes económicos?

M.B.: Limitar es imposible, desde el momento en que las empresas operan a escala supranacional, donde no existe una institución en condiciones de limitar este superpoder. Se requiere, no obstante, controlarlo más.

swissinfo.ch: ¿De qué manera?

M.B.: Necesitamos un nuevo Bretton Woods que garantice un poco más de estabilidad. Necesitamos más reglas, o una ‘tasa Tobin’, del nombre del Premio Nobel americano que propuso tasar las transacciones especulativas. Son necesarios más controles de esos movimientos especulativos en el campo de las materias primas, la energía y los alimentos.
 
Para contrarrestar las prácticas monopólicas y restrictivas también sería conveniente crear una especie de supertribunal, similar a la Corte Penal Internacional. Las comisiones locales encargadas en la materia solo actúan en escala nacional y no pueden contrarrestar los procesos de progresiva concentración internacional.
 
Nuestra historia está caracterizada por grupos que en un momento dado se vuelven muy poderosos. Creo que nuestra sociedad dispone de antivirus para neutralizarlos. Veremos si ocurre con las multinacionales.

Las redes del poder

El estudio ‘The network of global corporate control’ (Las redes del control global de las empresas), publicado en septiembre de 2011 en la revista ‘ScienceNews’, es el primero en identificar las redes del poder con datos científicos.
 
Teóricos de los sistemas complejos de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich han analizado las conexiones (participaciones accionarias cruzadas) existentes entre 43.060 multinacionales.
 
La lista de las multinacionales fue realizada a partir de una muestra de 35 millones de operadores económicos (empresas e inversionistas) contenidos en el banco de datos Orbis (datos de 2007).
 
El análisis evidencia que un grupo de 1.318 empresas se sitúa al centro del comercio global: controlan el 50% de los ingresos de explotación de todas las corporaciones multinacionales. 
 
Al interior de este grupo se encuentra un núcleo de 147 multinacionales. Esta ‘superentidad’ controla cerca del 40% del valor total de las multinacionales.
 
Encabezan la lista el banco Barclays (Reino Unido), el grupo Capital Companies (sociedad de inversión, EE.UU.) y la FMR Corporation (servicios financieros, EE.UU.).
 
En los primeros 50 del listado también se encuentran los bancos suizos UBS (noveno puesto) y Credit Suisse (14). Entre otros nombres aparecen también: Deutsche Bank (12) Goldman Sachs (18.) Morgan Stanley (21.) Unicredito Italiano (43.) BNP Paribas (46.) China Petrochemical Group Company (50).

swissinfo.ch


Enlaces

×