Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Una guía práctica


Pedro Simko: “Ser feliz en el trabajo es fácil”


Por Rodrigo Carrizo Couto , Lausana


Pedro Simko  en el Hotel Beau Rivage Palace, de Lausana, donde tuvo lugar la entrevista.  (Rodrigo Carrizo Couto)

Pedro Simko  en el Hotel Beau Rivage Palace, de Lausana, donde tuvo lugar la entrevista. 

(Rodrigo Carrizo Couto)

Argentino de nacimiento y suizo de adopción, Pedro Simko ha trabajado en múltiples corporaciones internacionales y es uno de los publicistas más destacados de Suiza. Fruto de esa dilatada experiencia es un libro sobre la felicidad en el trabajo que acaba de publicar.

El libro ‘Happy at Work – A practical guide to feel great at the office’ es una guía práctica para ser feliz en el trabajo y sentirse bien en la oficina. Considerado como el “Papa de la publicidad en la Suiza francófona”, Pedro Simko recibe en exclusiva a swissinfo.ch para hablar de su libro y analizar el grado de satisfacción de los trabajadores suizos.

Pedro Simko

Nació en Buenos Aires en el seno de una familia de inmigrantes judíos húngaros. Estudió en las universidades de Princeton y Harvard, donde obtuvo un Máster en Gestión de Empresas.

Ha trabajado en destacadas multinacionales, como Procter & Gamble, Coca-Cola, UBS, Novartis, Nestlé o Siemens. En Ginebra fundó la agencia publicitaria Simko Communication, que tras convertirse en una de las mayores de Suiza fue absorbida por Saatchi & Saatchi y la multinacional francesa Publicis.

Hoy, Simko trabaja como autónomo y asesora a las juntas directivas de diferentes empresas en Suiza y en el extranjero.

swissinfo.ch: ¿En qué contexto nace este libro?

Pedro Simko: Nace de mis observaciones, en Suiza y a nivel internacional, sobre el estrés laboral que sufren tantos trabajadores. Desde la crisis financiera de 2008 notamos en Suiza y en otras partes del mundo un nuevo tipo de estrés. La gente tiene miedo por su trabajo, tienen temor a decir lo que se piensa. El libro aborda el tema de una forma completamente novedosa. La mayor parte de los libros de autoayuda te incitan a cambiar para obtener lo que quieres y para que te vaya bien en la vida. Este libro parte de la idea de que la persona está bien y se va a sentir aún mejor cuando consiga mirar lo que la rodea con otros ojos.

swissinfo.ch: ¿Y cómo surge la idea de escribir estas reflexiones?

P.S.: Mucha gente venía a verme con sus problemas laborales. Me consultaban sus temores y angustias. Entonces mi asistente me llamó la atención, pues se me iban cada vez más horas del día en dar consejos: “Como sigas así, no tendrás tiempo para hacer tu trabajo. ¿No sería mejor que escribieras un libro?”, me preguntó. Y así durante 15 días me puse a escribir por las mañanas. El libro está dividido en capítulos muy cortos, porque parto del principio de que la gente ya no lee, y quien necesita ayuda quiere que le den respuestas rápidas.

swissinfo.ch: Me ha parecido un libro ‘muy americano’. ¿Cree que hay un mercado en Suiza y en Europa para este tipo de literatura de autoayuda?

P.S.: Pienso que sí. Aunque en Estados Unidos los síntomas sean más agudos dada la naturaleza de la cultura americana. Allí se piensa una cosa y se dice otra, mientras que en Europa estamos más habituados a mostrar lo que pensamos y sentimos.

swissinfo.ch: Hablando de pensar una cosa y decir otra, usted habla del concepto de “true self – social self”, o sea, “el verdadero yo” y “el yo social”. ¿Podemos elaborarlo?

P.S.: En todo encuentro profesional entre dos personas, en realidad son cuatro las que están alrededor de la mesa. El verdadero yo de ambos, y su yo social. La persona que realmente somos, y la persona que intentamos proyectar hacia el exterior. Dos más dos son cuatro (risas) y hay que comprender a fondo las relaciones entre estos cuatro personajes si se quieren solucionar los problemas laborales.

swissinfo.ch: Percibo en su libro una fuerte influencia del budismo. ¿Me equivoco?

P.S.: No. Yo practico cada día la meditación desde hace siete años. Por ello es inevitable que ciertos elementos del budismo estén presentes en mi libro. Por ejemplo, la “no permanencia” es una noción típicamente budista.

swissinfo.ch: ¿Cómo son los suizos en su vida laboral? Usted puede comparar Ginebra con Zúrich, pero también a Suiza con el Reino Unido o Estados Unidos.

P.S.: Los suizos son sumisos, sobre todo comparados con los trabajadores anglosajones y latinos. En particular, los suizos alemanes son muy similares en su enfoque del trabajo a sus primos alemanes, lo que es natural. Pero también los suizos francófonos están más cerca de los alemanes que de los franceses, italianos o españoles. El suizo tiende al Norte. Le gusta recibir instrucciones y tiene una forma claramente jerárquica de mirar el mundo laboral. Cree en un cierto orden natural en el que se siente cómodo. Esto hace que los suizos interioricen sus posibles conflictos laborales y no hablen de ellos. Los suizos son democráticos cuando votan a su Gobierno, pero no lo son tanto en sus relaciones de trabajo.

swissinfo.ch: ¿Pero son felices? Se supone que los índices de satisfacción en el trabajo en Suiza son muy altos. ¿Los suizos no son clientes potenciales de su libro?

P.S.: Personalmente, yo no creo que los suizos sean más felices que los trabajadores anglosajones o latinos. Algo bueno de los suizos es que no tienen la constante ambición americana de ser jefes, y esto quita muchas angustias. Como en Suiza se ganan muy buenos salarios, la inmensa mayoría de los suizos se contenta con realizar un buen trabajo y luego irse de vacaciones. Son muy eficaces trabajando, pero no viven la constante presión del éxito que se ve en Estados Unidos.

swissinfo.ch: ¿Que deberían mejorar los trabajadores suizos para ser más felices?

P.S.: No deberían interiorizar tanto los conflictos. Tienen que confrontar los problemas y aprender a expresarlos mejor. Por ejemplo, si en Estados Unidos alguien te grita en la oficina, va a juicio. En Suiza lo más probable es que no pase nada. El afectado ni siquiera va a buscar otro trabajo y hasta puede que se pregunte si la responsabilidad del incidente no es suya. A menudo los suizos dudan incluso si asumir más responsabilidades o un ascenso porque estiman que les resta libertad. Algo que raramente haría un americano. Cuando yo llegué a Suiza la ambición de los jóvenes era conseguir un puesto bien pagado en UBS o Nestlé y no moverse nunca más en la vida. Pero los tiempos cambian. Hoy las cosas ya no son así. Los suizos deben aprender a manejar mejor la noción de inestabilidad.

Empleo y salarios en Suiza

Según cifras de 2015 presentadas por la consultora Adecco, en el desempleo en Suiza ronda el 3,8 %, equivalente a 163 644 personas y con un alto porcentaje de mayores de 50 años.

Los cantones más golpeados son Ginebra (6,4%), Neuchâtel (6%) y Vaud (4,6%). En el otro extremo, los cantones donde el paro no llega al 1% son Uri, Nidwald y Obwald.

A escala nacional, el colectivo más golpeado por el desempleo son los extranjeros, con una media del 7,6 % en febrero de este año, aunque la tendencia tiende a mejorar según el profesor George Sheldon, de la Universidad de Basilea.

Según un estudio publicado por el semanario ‘L’Hebdo’ en 2015, los salarios más elevados se pagan en la industria química (una media de 7 500 francos), I+D (8 600 francos) o banca con 9.200. El salario medio de los top managers sería de 24.000 CHF mensuales.

En el extremo opuesto, los salarios más bajos se dan en el sector de servicios personales (3 600 CHF mensuales por un trabajo a jornada completa). Los salarios inferiores a 3 500 francos mensuales brutos representan el 5,4 % del total nacional.

swissinfo.ch: ¿Puede explicar este punto?

P.S.: En Suiza perder el trabajo está muy mal visto. La sociedad percibe a quienes buscan un empleo como un verdadero drama. Incluso si usted tiene un trabajo y busca otro, la gente se pregunta qué problema tiene y por qué quiere cambiar. Y es que el suizo no quiere cambios, busca la estabilidad. En publicidad, el dinamismo y los cambios constantes son la regla. Eso para un suizo es un trastorno existencial, pues gestionan mal las novedades y las alteraciones. Quieren horarios fijos y previsibilidad.

swissinfo.ch: Usted recomienda que nos “centremos en lo que sabemos hacer bien y deleguemos el resto”. Pero esto no siempre es posible. ¿Qué hacer entonces?

P.S.: La gente suele tener graves problemas para admitir lo que hace mal, y también para hablar claramente a sus jefes y expresarse. Saber delegar positivamente es algo muy valioso. Hay que saber rodearse de la gente que puede ayudarnos con aquello que no manejamos bien, pero no siempre es fácil.

swissinfo.ch: Usted afirma que hay que reflexionar mucho antes de aceptar un aumento salarial o una promoción, que un mayor sueldo no nos hará más felices.

P.S.: Hay numerosos estudios que demuestran que a partir de unos 80 000 CHF anuales de ingresos ya no hay grandes diferencias. Ganar un poco más no induce ningún cambio sustancial. Creo, por tanto, que mucha gente corre detrás de una quimera que solo les genera más conflictos, pues nos acostumbramos a cosas de las que luego no somos capaces de desprendernos.

swissinfo.ch: ¿Qué es lo central que un lector debería retener de su libro?

P.S.: Creo que lo que debemos retener es que no eres tú el que necesita cambiar. Lo que necesitas es, simplemente, mirar el mundo que te rodea con una mirada nueva, y eso hará que te sientas mejor. La premisa central del libro es que el cambio viene desde nuestro interior, y no debemos esperar que llegue desde el exterior. Creo que es un mensaje novedoso. Y es que, en el fondo, ser feliz en el trabajo es algo muy fácil.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×