Reuters internacional

El presidente estadounidense Barack Obama habla durante un acto de campaña para la candidata demócrata Hillary Clinton, en Columbus, Ohio. 13 de octubre de 2016. Estados Unidos anunció el viernes nuevas medidas para aliviar las restricciones financieras, al comercio y a los viajes con Cuba, como parte del impulso del presidente Barack Obama para una reapertura irreversible hacia la isla antes de enero, cuando entrega el cargo. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

Por Matt Spetalnick

WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos anunció el viernes nuevas medidas para aliviar las restricciones financieras, al comercio y a los viajes a Cuba, como parte del impulso del presidente Barack Obama para una reapertura irreversible hacia la isla caribeña antes de enero, cuando finaliza su mandato.

Los cambios facilitan la exportación a Cuba de algunos bienes estadounidenses comprados por internet, permiten que compañías norteamericanas mejoren la infraestructura en la isla con propósitos humanitarios, y libera la cantidad de cigarros y ron cubanos que viajeros estadounidenses pueden llevar a su país para uso personal.

Las leyes estadounidenses todavía prohíben el turismo general a Cuba, pero el Gobierno ha usado anteriormente paquetes regulatorios para facilitarles a sus ciudadanos la visita a la isla bajo 12 categorías oficialmente autorizadas.

El anuncio, a menos de un mes de la elección presidencial del 8 de noviembre en Estados Unidos, representa un nuevo intento de Obama por normalizar lo más que pueda la relación entre Washington y La Habana antes de que finalice su mandato.

"Hoy aprobé una directiva que da otro paso importante en nuestros esfuerzos por normalizar las relaciones con Cuba", dijo Obama en un comunicado, en el que agregó que su objetivo es "que nuestra apertura hacia Cuba sea irreversible".

Un alto funcionario estadounidense, que pidió no ser identificado, dijo que el Gobierno quiere asegurar los beneficios de la nueva política hacia Cuba para los ciudadanos y compañías estadounidenses, y hacer imposible que cualquier futuro presidente quiera "atrasar el reloj".

Las modificaciones son las más recientes de una serie de nuevas reglas desde que ambos países, viejos enemigos desde la Guerra Fría, empezaron a normalizar sus relaciones en diciembre de 2014.

Obama viajó a La Habana en marzo y se convirtió en el primer mandatario estadounidense que visita la isla de gobierno comunista en 88 años.

Las medidas están incluidas en el último decreto del Gobierno de Obama sobre Cuba para eludir al Congreso controlado por los republicanos, quienes se han resistido a los pedidos del mandatario para levantar el embargo económico de más de cinco décadas sobre la isla.

Los republicanos critican a Obama por hacer demasiadas concesiones a Cuba y exigir muy poco a cambio, especialmente en lo relativo a derechos humanos.

Cuba dio la bienvenida a la decisión pero dijo que es insuficiente. Josefina Vidal, jefa de la dirección de Estados Unidos de la cancillería cubana, dijo en rueda de prensa en La Habana que las medidas son positivas pero de naturaleza limitada.

Otros cambios anunciados el viernes incluyen permitir a compañías estadounidenses proveer servicios de seguridad para la aviación comercial de Cuba, destino al que las aerolíneas de Estados Unidos están comenzando a realizar vuelos regulares.

La normativa también permite a compañías farmacéuticas cubanas solicitar la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus iniciales en inglés).

(Reporte adicional de Susan Heavey; editado en español por Janisse Huambachano y Lucila Sigal)

reuters_tickers

 Reuters internacional