Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El 'abuelo del tecno' vuelve a la carga

El polifacético Dieter Meier sigue con ritmo.

(swissinfo.ch)

Dieter Meier es famoso por ser uno de los dos integrantes del exitoso dúo Yello, grupo suizo de música electrónica y precursor del tecno.

Meier es además artista, pintor, escritor, director de cine y empresario. Últimamente se ha convertido en ganadero ecológico y productor de vino en su rancho de Argentina. Este polifacético personaje relata a swissinfo sus impresiones.

Yello vendió 14 millones de discos, alguna de sus canciones –por ejemplo 'Oh Yeah'- han sido usadas en películas, anuncios o programas de radio y series de televisión como 'Los Simpsons'.

El músico divide su tiempo entre Argentina, California, donde posee una compañía de software, y Zúrich.

swissinfo: ¿Cuál ha sido el secreto del éxito de Yello?

Dieter Meier: La verdad fue que nosotros éramos bastante diferentes. Mi socio -Boris Blank- y yo no teníamos formación y tuvimos que encontrar nuestras propias formas de expresión a través del sonido. Lo que produce cierta originalidad, porque si no puedes tocar el violín, tienes que encontrar otras formas de usarlo.

Nosotros 'sampleamos' antes de que eso fuera posible digitalmente –grabábamos un sonido del golpe de una bola de nieve sobre una pieza de madera, se convertía en un 'loop' (bucle) en una cinta y servía como base de batería y percusión.

Básicamente, éramos dos chicos jugando con sonoridades de una forma muy particular. Después, fuimos considerados los 'padres del tecno' pero en realidad, actuábamos como dos chavales modestos que debíamos encontrar nuestro propio sentido.

swissinfo: ¿Ustedes son compañeros desde hace mucho tiempo?

D.M.: Claro. Nos conocimos hace 29 años y seguimos siendo buenos amigos. Nuestro proceso de creación es como el de dos jugadores de ajedrez que se sientan en diferentes ciudades y se mandan sus movimientos para que uno haga el próximo. No somos como una banda de rock sentada en un estudio de grabación.

Estamos a punto de lanzar un nuevo doble CD. Las cosas se han vuelto más lentas, ya que cuanto más viejo te haces, más crítico te vuelves. En nuestra época de jóvenes, hacer una pieza musical era un proceso más espontáneo. De todas formas, seguimos disfrutando enormemente cuando creamos nuevas canciones.

swissinfo: La granja también ha sido un éxito, ¿qué esfuerzo supuso su puesta en marcha?

D.M.: La agricultura biológica es bastante difícil en cualquier parte del mundo. En la convencional, siembras y si tienes gusanos o malas hierbas mueves la tierra y la mezclas con productos químicos. Cosa que no puedes hacer si te dedicas al terreno biológico. Crear un suelo con el equilibrio correcto y obtener buenos resultados requiere mucho trabajo y nervios. Al principio, casi estás estrangulado por los hierbajos.

Pero esto no es el caso del vino. En Mendoza es muy fácil producir vinos biológicos porque no hay nada de lluvia durante la maduración de la uva y el agua que se usa procede de las montañas de los Andes. Nunca tienes hongos o hierbajos.

Otras partes no son indicadas para obtener caldos ecológicos, por ejemplo en zonas de gran humedad que crea la aparición de hongos. Si no usas fungicidas pierdes la uva o debes recogerla antes de que el fruto esté maduro. La uva que no se cosecha a su debido tiempo nunca produce un buen vino.

Las uvas sin añadidos químicos ofrecen una fruta más sabrosa y rica, con un aroma más complejo, y es un gran placer trabajar con ellas.

swissinfo: ¿Hay algún aspecto en su carrera del que esté particularmente orgulloso?

D.M.: Veo todo como un regalo que no se sabe de dónde viene. Estoy feliz de ciertas cosas, pero nunca podría destacar algo de lo que me sienta orgulloso... He tenido muchos fallos en ciertos ámbitos y otros me han ido bien.

Creo que el destino es lo principal. Después las coincidencias, como el hecho de que el estilo musical que elegimos se convirtiera en producto de mercado, es una cuestión de suerte. ¿Cómo podíamos imaginar en nuestro modesto estudio en una vieja fabrica que llegaríamos a vender 14 millones de discos?

swissinfo: ¿ Cómo resumiría su filosofía de vida?

D.M.: Mi visión de la vida es aprender algo nuevo cada día y no mirar los errores cometidos como algo de lo que deba sentirme avergonzado. El fracaso es otro tipo de experiencia y, desgraciadamente, el mundo está dominado por la consecución del éxito, con lo que la gente tiene miedo de encontrar su propio camino. Creo que tropezar y caerse es un gran arte.

Es, además, igual que mantener un diálogo con varias personas, intentar encontrar historias en común y que se puedan trabajar de manera conjunta. Esto me proporciona un extraordinario placer y, probablemente, es la razón por la que me encanta hacer películas, ya que mucha gente contribuye y aporta su talento. El director o el productor tienen que unir estas habilidades para crear un buen producto final.

swissinfo: Usted pasa mucho tiempo en el extranjero. ¿Se siente arraigado en Suiza?

D.M.: Claro, me siento muy unido porque no hay nada que pueda reemplazar tu primera experiencia en la vida. Es como un disco duro programado de un modo concreto, y el mío está configurado por la ciudad de Zúrich, a la que quiero mucho y a la que me da mucha felicidad volver.

Entrevista swissinfo: Isobel Leybold-Johnson, Zúrich
(Traducción, Iván Turmo)

DIETER MEIER

Meier nació en Zúrich en 1945. Estudió Derecho, impulsado por su familia que se dedicaba tradicionalmente al sector de la banca.

Cambió los deseos familiares y se convirtió en músico. Formó el grupo de música electrónica Yello, junto con Boris Blank a finales de la década de los 70. Sus éxitos más destacados son 'The Race' y 'Oh Yeah'.

Es además un artista conceptual, director de cine, jugador profesional de póquer y escritor. Está trabajando en su segundo libro y tiene una nueva película a punto de terminar en Los Ángeles.

En los 90 compró un rancho, -Ojo de agua- en Argentina, donde tiene ganado, produce vino y desarrolla cultivos ecológicos. Además, tiene un restaurante y una tienda en Zúrich donde vende los productos de su granja.

Fin del recuadro

Dónde se ha escuchado a Yello

El single 'Oh Yeah' se ha usado en muchas películas: 'Todo en un día', 'El secreto de mi éxito', 'De pelo en pecho', o 'K9', entre otras.

También ha aparecido en la popular serie de televisión 'Los Simpsons'.

'The Race' es muy conocida en Alemania, donde fue la cabecera de un programa de música pop en la década de los 80. Apareció igualmente en la cinta 'Monjas a la carrera'.

Durante 17 años, fue la sintonía que acompañó al popular espacio deportivo 'Radiogaceta de los Deportes' en Radio Nacional de España (RNE), bajo la dirección de Juan Manuel Gozalo.

Yello creó la banda sonora de las películas 'Monjas a la carrera' y 'Las aventuras de Ford Fairlane', y grabó una versión de 'Jingle Bells' en 'Papá Noel'.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×