Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fotografía sin fechar tomada de la red social Twitter el 3 de febrero de 2017 de Abdallah El-Hamahmy, el hombre que atacó a militares junto al museo del Louvre en París

(afp_tickers)

El hombre que el viernes atacó a militares junto al museo del Louvre en París, formalmente identificado como Abdalá El Hamahmy, asegura que actuó por su cuenta, sin ser guiado por el grupo Estado islámico (EI), indicó este miércoles una fuente cercana a la investigación.

El Hamahmy, egipcio de 29 años, explicó haber actuado "por cuenta propia", "sin haber recibido órdenes del grupo Estado Islámico" cuando entró en el Carrusel del Louvre para, en sus palabras, llevar a cabo una acción simbólica contra Francia - degradar obras del museo- en respuesta a "los bombardeos de la coalición internacional contra los hermanos en Siria", según la misma fuente.

Esta versión contradice totalmente su actuación cuando llegó al museo, con un machete de 40 centímetros en cada mano, en dirección a los militares, al grito de 'Alá Akbar' (Dios es el más grande, en árabe). A ojos de los investigadores, el sospechoso "asume una cierta adhesión a las tesis del EI".

Gravemente herido por disparos de los soldados, el lunes comenzó a hablar con los investigadores, pero su estado de salud se agravó mucho el martes, por lo que se suspendió su detención provisional.

El agresor pertenece a una familia egipcia relativamente acomodada, y lleva una vida de directivo de empresa en Emiratos Árabes Unidos. Nada parecía predestinarlo a realizar este ataque.

Tenía todo para forjarse una exitosa carrera en su rico país de residencia pero, llegado el 26 de enero a Francia desde Dubái con visado turístico, el egipcio pasará a la historia como el atacante del museo más frecuentado del mundo, un acto calificado como "terrorista" por las autoridades.

Hirió levemente a un soldado en la cabeza pero fue repelido por otro que alcanzó a dipararle, hiriéndolo de gravedad en el abdomen.

Un escenario impensable para su padre, un alto mando de la policía egipcia jubilado. Reda El Hamahmy describió a la AFP a "un muchacho común" de 1,65 m al que no imaginaría atacando a "cuatro guardias" armados. Nunca mostró signos de radicalización.

Para él, su hijo, ejecutivo en Sharjah, uno de los emiratos más conservadores, se encontraba en viaje de negocios en París, que finalizaría con una visita al Louvre.

Su joven esposa, embarazada de su segundo hijo, se encuentra actualmente en Arabia Saudí.

El expolicía no tuvo más noticias de su hijo desde el viernes, y no se explica los tuits de un tal Abdalá El Hamahmy citando un versículo del Corán que promete el paraíso a quienes mueren combatiendo por Dios. U otro que reza: "sin negociaciones, sin compromiso, firmeza y sin retirada".

- 'Una persona diferente' -

Un amigo del sospechoso no reconoció al graduado en Derecho al que conoció una década atrás: "Es como si fuera una persona diferente. Como si (su cuenta) hubiera sido pirateado (a)".

Originario de Mansura, en el delta del Nilo, Abdalá El Hamahmy creció en una familia practicante de un islam moderado, según el padre.

Uno de sus hermanos es policía como el padre. Abdalá estudió Derecho en su ciudad y, tras graduarse hacia 2010, emigró a Emiratos.

Tras las Primaveras árabes de 2011, que derrocaron sucesivamente a Zine El Abidin Ben Ali en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto, sus tuits dejaban pensar que veía con agrado la llegada de los islamistas al poder.

Fotos en las redes sociales muestran a un joven sonriente, con cabello corto y castaño. También hay fotos en casa de su padre, de 2009 y 2010, de un hombre serio, con traje y corbata, portando gafas finas.

Sus tuits revelan que apoyó a Mursi tras su elección, que en 2014 asistió en Dubái a una conferencia de un controvertido predicador indio, Zakir Naik. Pero sus contenidos no eran exaltados ni mostraban la rabia exhibida durante su ataque en el Louvre.

Tuits y pasaporte demuestran que entre 2012 y 2016 estuvo en Egipto, Turquía y Arabia Saudí.

Su estadía en París fue preparada con rigor: visa pedida en octubre y otorgada en noviembre por un mes a partir del 20 de enero de 2017. El 26 de enero se instaló en un apartamento parisino en el que pagaba 1.700 euros por semana, cerca de los Campos Elíseos. Dos días después compró al contado dos machetes en una armería del barrio de Bastilla.

Si su salud mejora, enfrentará a un juez de instrucción para ser juzgado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP