AFP internacional

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (I), y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante una reunión en Guayaquil, Ecuador, el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La corrupción en Colombia y Ecuador por el caso Odebrecht acaparó este miércoles la atención en la cumbre binacional celebrada en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, donde los mandatarios de ambos países rechazaron los señalamientos contra sus gobiernos.

"Son las distorsiones que siempre existen en periodo electoral", dijo en rueda de prensa el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en relación con los supuestos casos de sobornos en la nación andina que han sido utilizados por la oposición para atacar a su gobierno con miras a las presidenciales y legislativas del domingo.

Correa, en el poder desde 2007 y que declinó presentarse a los comicios, aseguró que en su país hay "tolerancia cero" contra la corrupción, aunque reconoció que ello no significa que pueda haber algunos funcionarios deshonestos, a los que calificó de minoría.

La justicia de Estados Unidos reveló en diciembre que la constructora brasileña pagó unos 33,5 millones de dólares entre 2007 y 2016 a funcionarios de Ecuador, en una trama de sobornos que involucra a varios países de Latinoamérica.

En Ecuador aún no hay imputados por el caso y el gobierno de Correa, que ha reconocido la firma de hasta seis contratos con Odebrecht, ha advertido que no admitirá "sin pruebas" las versiones de trabajadores del gigante brasileño.

El mandatario expulsó a la constructora en 2008 por irregularidades en la construcción de una hidroeléctrica pero, tras un acuerdo, Odebrecht regresó en 2010 al país, donde la justicia prohibió hacer contratos con la firma mientras se indagan las presuntas coimas.

Correa denunció una "campaña" para afectar a los candidatos del oficialismo en las elecciones generales, entre ellos a Lenín Moreno, quien lidera la intención de voto para presidente con 34,3%.

- "El daño inicial se hizo" -

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, deploró el "daño" que señalamientos "sin ningún sustento" sobre supuestos ingresos de dineros de Odebrecht a su campaña reeleccionista de 2014 le han hecho a su gobierno.

El jefe de Estado pidió tener en cuenta una carta, cuya autenticidad fue confirmada este miércoles por autoridades, que niega que Odebrecht haya aportado recursos para su candidatura.

Es "muy importante que ese testimonio se tenga en cuenta porque el daño inicial se hizo, el daño inicial le dio la vuelta al mundo y era un daño que salpicó al gobierno", afirmó Santos, quien pidió "severidad" y "celeridad" en las investigaciones.

La fiscalía colombiana acusa a la empresa brasileña de dar 11,1 millones de dólares en sobornos entre 2009 y 2014 para conseguir obras públicas.

El ente acusador dijo el 7 de febrero que el excongresista colombiano Otto Bula, detenido a mediados de enero por supuestamente recibir 4,6 millones de dólares de Odebrecht, entregó un millón de dólares a Andrés Giraldo, presunto intermediario de la gerencia de la campaña de Santos. Bula negó esas afirmaciones en la carta divulgada el martes.

"Más claro no canta un gallo", aseguró el presidente colombiano.

La administración Santos, electo en 2010 para un periodo de cuatro años y reelecto en 2014, ha calificado estos señalamientos de corrupción como "una estrategia" de la oposición liderada por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Hasta el momento, en Colombia, cuyo gobierno reconoció tener tres convenios con Odebrecht, ha habido dos capturados por este caso: Bula y el exviceministro de Transporte de Uribe, Gabriel García, quien se declaró culpable de recibir 6,5 millones de dólares en coimas.

En la quinta cumbre binacional Colombia y Ecuador acordaron fortalecer, entre otros, la cooperación contra el narcotráfico, la minería ilegal y el contrabando, especialmente en la frontera. También la lucha contra la corrupción y el lavado de activos.

Además, Colombia agradeció a Ecuador su papel de facilitador, garante y sede de los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), única guerrilla activa del país tras la firma en noviembre del acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

AFP

 AFP internacional