AFP internacional

Un conductor echa gasolina a su vehículo en Ajaccio, en Córcega, el 27 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El petróleo volvió subir este martes, alentado por la posibilidad de que Irán se sume a las negociaciones entre grandes productores para reducir la sobreoferta de crudo.

El barril de WTI para entrega en octubre subió 69 centavos, hasta los 48,10 dólares en Nueva York, en su primer día de utilización como referencia.

En Londres, el barril de Brent para entrega en octubre ganó 80 centavos, a 49,96 dólares.

Tras su fuerte caída del lunes, el crudo abrió en rojo, pero se orientó al alza cuando se informó de que Irán considera sumarse a las discusiones de la Opep para estabilizar el mercado, dijo Gene McGillian, de Tradition Energy.

Hace un par de semanas el anuncio de una reunión de la Opep, a finales de septiembre en Argel, ayudó a tonificar los precios del oro negro.

Ese impulso se consolidó cuando Rusia mostró también disposición a participar en esa reunión aunque no forma parte del cártel.

En la primavera boreal el fracaso de una reunión convocada para congelar la oferta fue atribuido especialmente a Irán. Ese país rehusó emprender ese camino porque en ese momento quería volver al mercado luego de que le fueran levantadas las sanciones económicas internacionales.

Ahora, según la agencia de noticias Reuters, Irán está en una actitud más conciliadora, porque su producción ya está llegando a ser similar a la de antes de ser sancionado por su programa nuclear.

"Falta saber si eso se concretará", dijo McGillian. "Hay muchas interrogantes sobre lo que puede salir de esa reunión" de países petroleros en Argel, añadió.

"Si finalmente no se anuncia nada, los precios podrían volver a caer hacia los 40 dólares", advirtió.

afp_tickers

 AFP internacional