Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

El francés bajo presión


¡No, dos lenguas extranjeras no agobian a los niños!




 Otros idiomas: 2  Idiomas: 2
¿El potencial de los niños, desperdiciado por los adultos? (Keystone)

¿El potencial de los niños, desperdiciado por los adultos?

(Keystone)

Dos lenguas extranjeras es mucho para los niños, argumentan los defensores de las iniciativas tendientes a la enseñanza de una sola en la escuela primaria. Los alumnos de esa edad aprenden con placer si las condiciones son adecuadas, responden los especialistas.  

¿Los niños suizos de habla alemana son quizá menos inteligentes que sus coetáneos de Luxemburgo? La pregunta surge al comparar el programa escolar del Gran Ducado, que sin mayores problemas incluye dos idiomas extranjeros en el ciclo elemental, con la situación en Suiza, donde cada vez más cantones de expresión alemana piden limitarse a uno.    

Procedente de maestros que esgrimen una supuesta carga excesiva para los niños, la reivindicación transita por los canales políticos vía diversas medidas parlamentarias o iniciativas populares. Resulta sorprendente por diversas razones, empezando por el hecho de que los resultados de las investigaciones sobre el cerebro favorecen una enseñanza precoz de las lenguas extranjeras.

Una buena pedagogía

Sin embargo, decir que la regla de “cuanto antes se empiece, mejor serán los resultados”, sería demasiado simplista, advierte Lars Schmelter, profesor de Didáctica de las Lenguas Extranjeras en la Universidad Bergische, de Wuppertal, Alemania. “El éxito del aprendizaje de una lengua extranjera en la escuela elemental depende mucho de una enseñanza adaptada a las capacidades cognitivas de los alumnos y de los recursos disponibles”, dice el especialista.

“Es importante que la enseñanza esté adaptada a la edad de los niños”, señala a su vez Andrea Haenni Hoti, profesora de Ciencias de la Educación de la Escuela Universitaria Pedagógica de Lucerna.

Por ejemplo, tenemos que “hacer explícitas las diferencias en las formas morfológicas o en la sintaxis, hacer visibles ciertas estructuras de regularidad o irregularidad, pero de una manera diferente de los paradigmas de conjugación o declinación, los cuales se utilizan en el nivel secundario”, indica Lars Schmelter.

Otra ventaja que tienen los niños de esa edad es que “son más hábiles en el aprendizaje de la pronunciación y la entonación”, dice el profesor alemán. Y ahí entra en juego el nivel de competencia de los maestros: los niños son tan hábiles para aprender la pronunciación que si, por ejemplo, un profesor de francés tiene un acento alemán, los jóvenes estudiantes hablarán como él, advierte.

La ventaja del bilingüismo

El estudio sobre la enseñanza precoz de las lenguas extranjeras, de la que es coautora Andrea Haenni Hoti, puso bajo la lupa a 30 clases de primaria de los cantones de Obwalden, Zug y Schwyz, donde se enseñaba el inglés desde el tercero año y el francés a partir del quinto, y a 20 clases del cantón de Lucerna, donde se impartía solamente francés.  

“Constatamos que los niños bilingües - que en casa hablan por ejemplo, albano, turco o portugués - estaban más motivados para aprender francés que los niños monolingües. El conocimiento previo de otra lengua (la materna) ayuda de una manera diferente en el aprendizaje de lenguas extranjeras. Ese conocimiento también debe ser reconocido en la enseñanza de las lenguas extranjeras y utilizarse como un recurso”, dice la profesora de la Escuela Universitaria Pedagógica de Lucerna.

La alegría de aprender

Ambos expertos coinciden en que si las condiciones marco son apropiadas, los estudiantes de mayor edad pueden sin duda aprender un idioma extranjero con éxito, pero hacerlo de manera temprana es una ventaja. Ambos muestran que la gran mayoría de los niños del ciclo básico están motivados para aprender lenguas extranjeras, tienen el placer de comunicar. “Los niños de esta edad tienen una curiosidad que es un pecado no apoyar y alimentar”, observa Lars Schmelter. Más tarde ya no hay la misma motivación.

Los investigadores añaden que los niños también aprenden a aprender idiomas extranjeros y esto tiene un efecto positivo en el desarrollo de habilidades metacognitivas, es decir, de reflexionar sobre sus propios procesos de aprendizaje, identificar las estrategias más útiles y luego determinar cómo y cuándo aplicarlas. Y este efecto se prolonga a la adolescencia y la edad adulta.

¿Suprimir materias que generen problemas?

En el marco de un estudio para el Fondo Nacional de Investigación Científica en cuatro cantones de la Suiza central, Andrea Haenni Hoti encontró  también que la mayoría de los alumnos de primaria lograron los objetivos de aprendizaje establecidos, incluidos los de dos lenguas extranjeras.

“Por supuesto, hay estudiantes que se sienten con exceso de trabajo y otros que, por el contrario, no están suficientemente solicitados, al igual que ocurre en todas las materias. Pero eso no quiere decir que todos los alumnos de la escuela primaria deban dejar de aprender una segunda lengua extranjera o que esta deba ser facultativa. Incluso en matemáticas, por ejemplo, hay estudiantes que no logran los objetivos, pero nadie habla de suprimirlas o hacerlas opcionales”, subraya el profesor.

Volviendo a la enseñanza de una segunda lengua extranjera en la escuela secundaria, los estudiantes “tendrán solamente tres años para aprender francés, que es una lengua nacional. Aunque es posible aumentar el número de horas de instrucción, cabe preguntarse si este tiempo es suficiente para adquirir los conocimientos del idioma al que se aspira”, subraya Andrea Haenni Hoti, al recordar que a aquellos que no tienen suficientes conocimientos de francés, se les cierran las puertas en el mundo profesional.

El francés primero que el inglés

Con base en estudios realizados en otros países europeos, y en especial sobre la enseñanza de idiomas en Luxemburgo, Lars Schmelter considera el aprendizaje de dos lenguas extranjeras en la escuela primaria “absolutamente factible, sin riesgo alguno de sobrecarga” para la mayoría de los alumnos. No solamente eso. También especifica el orden en el que sería adecuado programarlo.

Las investigaciones realizadas en Alemania han mostrado que si los niños aprenden primero el francés que el inglés, la motivación para empezar una segunda lengua extranjera es mayor que en el orden inverso.

“Esto es debido a que morfológicamente, el inglés es mucho más simple, requiere menos conjugaciones, lo que hace más fácil aprenderlo en los primeros años. Así que si se comienza después con el francés, se tiene la impresión de no avanzar, de no ser capaz de lograr el mismo nivel del inglés. Si se hace al revés, no se tiene esa sensación. También hay más probabilidad de que aquellos que aprenden primero francés y luego inglés, estudien luego una tercera lengua extranjera facultativa, en comparación con aquellos que primero aprenden inglés y luego francés”.

No hay paz para las lenguas

Estos resultados parecen llevar agua al molino de los suizos de habla francesa y los cantones bilingües que lamentan que el francés ya no sea la primera lengua extranjera que se enseñe en todos los cantones de habla alemana. Sin embargo, no parece probable que den marcha atrás aquellos que dieron prioridad al inglés.

Mientras tanto, los opositores a la supresión de una segunda lengua extranjera en primaria se defienden con el depósito de actas en el Parlamento Federal. El Gobierno suizo se ha comprometido a actuar si los cantones adoptan soluciones “que pudieran perjudicar a la segunda lengua nacional” -el mantenimiento solamente del inglés en la escuela primaria, por ejemplo,-  y poner “en riesgo la cohesión nacional y la comprensión necesaria entre las comunidades lingüísticas del país”.

En todo caso, es una certeza que aquellos que los medios de comunicación llaman “la guerra de las lenguas” continuará en los próximos meses.

Lenguas latinas en la mira  

En los Grisones - único cantón trilingüe en Suiza -, una iniciativa popular solicita enseñar solamente inglés como lengua extranjera en la escuela primaria en los territorios de habla alemana. Con ello, las otras dos lenguas del cantón, el italiano y el romanche, quedarían en segundo plano. La iniciativa será sometida a votación popular en 2015.

En otros cantones hay convocatorias para que el francés sea la sola lengua extranjera en la escuela primaria. En el cantón de Lucerna, está por concluirse la recolección de firmas para una iniciativa ciudadana, mientras que otra fue lanzada en mayo en Nidwalden. Pasos similares podrían seguir otros cantones, cuyos Parlamentos han emprendido algunas medidas en ese sentido.

Antes de tomar una decisión al respecto, los gobiernos cantonales estudiarán el balance de la enseñanza de dos lenguas extranjeras en la escuela primaria, el cual se conocerá en el 2015.

Solamente en tres de los 17 cantones de habla alemana - los dos de Basilea y Solothurn – el francés precede al inglés. En todos los cantones de habla francesa, sin embargo, el alemán es el primer idioma extranjero en las aulas. En los cantones bilingües, el inglés es la segunda lengua extranjera. En el Tesino, italófono, hay tres idiomas extranjeros obligatorias: el primero es el francés, seguido del alemán y del inglés.


Traducido del italiano por Marcela Aguila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×