El Gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN, listos para negociar la paz


 AFP internacional

El soldado colombiano secuestrado por el ELN Fredy Moreno (centro) da la mano a un miembro de la Cruz Roja al lado de integrantes de la guerrilla, antes de su liberación, en Arauca, Colombia, el 6 de febrero de 2017 Colombia's ELN rebels freed soldier Fredy Moreno Mahecha in a rural area of Arauca department, in a new goodwill gesture on the eve of peace talks to end a 53-year conflict, the Red Cross said.

(afp_tickers)

Colombia y el ELN, la última guerrilla de ese país, lanzarán este martes en Ecuador unos diálogos para superar un conflicto armado de más de medio siglo, con miras a lograr la "paz completa" tras el pacto con las FARC.

Después de tres años de contactos secretos y varios meses de demora, delegados del Gobierno colombiano y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) instalarán la mesa de negociaciones a las 17h locales (22h GMT) en la Hacienda Cashapamba, una propiedad de los jesuitas a unos 30 km de Quito.

"La fase pública de conversaciones (...) nos permitirá alcanzar la paz completa", afirmó días atrás el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, último premio Nobel de la Paz por sellar un histórico acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el más antiguo y principal grupo insurgente del país.

En una ceremonia de una hora y media, los jefes negociadores del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, y de la guerrilla, Pablo Beltrán, abrirán el proceso de paz ante los representantes de los países garantes (Ecuador, Brasil, Chile, Cuba, Noruega y Venezuela), 150 invitados y unos 60 medios de comunicación nacionales e internacionales.

Fuentes del Ministerio de Exteriores ecuatoriano indican que las dos delegaciones empezarán los debates el miércoles y convocarán a la prensa cuando lo crean conveniente para informar sobre los puntos que vayan acordando. En Ecuador se celebrarán la primera y la última ronda de negociaciones. El resto será en los otros países garantes.

Alzado en armas desde 1964 e inspirado en la revolución cubana y en la teología de la liberación, el ELN es la única guerrilla activa en Colombia, con unos 1.500 combatientes, según cifras oficiales.

Colombia, que implanta el pacto firmado con las FARC en noviembre, busca poner fin a una cruenta conflagración interna que ha involucrado además de guerrillas, a paramilitares y agentes del Estado, dejando 260.000 muertos, 60.000 desparecidos y 6,9 millones de desplazados.

- Un "buen ambiente" -

La mesa con el ELN se debería haber inaugurado en octubre, pero Santos exigió antes la liberación de un excongresista, en poder de los rebeldes desde abril, y éstos reclamaron a cambio que dos compañeros presos fueran indultados y otros dos fueran nombrados facilitadores de paz.

Con la entrega de Odín Sánchez, el indulto a Nixon Cobos y Leivis Valero, y la designación de Tulio Astudillo y Wigberto Chamorro, se allanó el camino hacia los diálogos.

La liberación el lunes, por parte de la guerrilla, del militar Fredy Moreno Mahecha, capturado el 24 de enero en el departamento de Arauca (fronterizo con Venezuela), refuerza la confianza en este proceso.

"Es un hecho que genera un buen ambiente", declaró a la AFP el senador de izquierdas Iván Cepeda, facilitador de los diálogos con las FARC, que llegó a Quito el lunes.

Sin esto, "la mesa hubiera empezado ya con cuestionamientos serios", explicó por su parte Kyle Johnson, del International Crisis Group.

- Transformación social -

El proceso de paz con el ELN, oficialmente con unos 1.500 combatientes, "se anuncia difícil", diferente al que se desarrolló durante cuatro años en Cuba con las FARC, indicó el politólogo Frédéric Massé.

"EL ELN tiene reivindicaciones un poco más fundamentalistas que las FARC (...), quiere cambios mucho más profundos", dijo a la AFP este profesor de la Universidad Externado de Bogotá. "No se presenta como un representante del pueblo, sino como un mediador. Para el ELN, es la sociedad la que debe negociar", agregó.

La "participación de la sociedad civil en la construcción de la paz" es precisamente uno de los seis puntos de la agenda, que también incluye los de "democracia para la paz", "transformaciones para la paz", "víctimas", "fin del conflicto armado" e "implementación".

"Uno de los puntos más difíciles va a ser el de transformaciones para la paz, no porque el ELN esté pidiendo una cosa maximalista, sino porque un sector del Gobierno sigue pensando que la paz es igual al desarme de los guerrilleros sin hacer ningún tipo de transformaciones sociales", explicó Víctor de Currea, autor de varios libros sobre el ELN.

"No se va a buscar una negociación apresurada por la campaña electoral (presidencial) que va a haber en 2018 en Colombia", advirtió.

AFP

 AFP internacional