Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El modelo español La clave del éxito: organización y confianza

Por


El trasplantado se somete a una intervención quirúrgica que dura varias horas.

El trasplantado se somete a una intervención quirúrgica que dura varias horas.

(Keystone)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos internacionales propagan la adopción del denominado ‘modelo español’. Su éxito reside en la organización, afirma Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

Desde hace muchos años, España es líder mundial en donación y trasplantes de órganos. Hoy, la tasa se sitúa en 35 donantes por millón de habitantes, muy por encima de la media en la Unión Europea (19 donantes). Entrevista telefónica con el director de la ONT, Rafael Matesanz.

swissinfo.ch: La OMS aprobó en 2010 una estrategia basada en el modelo español para conseguir la autosuficiencia. ¿Cómo explica la eficacia del modelo?

Rafael Matesanz: Para que haya donantes es preciso que la población esté sensibilizada. Pero esto no basta. Se necesitan profesionales bien formados en los hospitales que coordinan los trasplantes y una organización capaz de solucionar los problemas que surgen en el día a día de los hospitales.

El modelo español se introdujo en 1989. En solo tres años España era el primer país del mundo y lo sigue siendo 21 años después. Son cifras espectaculares. Es por ello que la OMS lo recomienda para mejorar la donación de órganos.

swissinfo.ch: ¿Qué destacaría del modelo español?

R. M.: El no dejar nada a la improvisación. Si algo nos ha enseñado es que cualquier mejora en la donación siempre es secundaria a un avance en la organización. Parece muy simple, pero la verdad es que a muchos les cuesta reconocerlo, porque consideran que la donación de órganos depende del grado de generosidad de la población. Y esto no es así.

El porcentaje de la población favorable o contraria a la donación no tiene ninguna relación con el número efectivo de donantes. La población puede estar predispuesta a donar órganos, pero si no hay un sistema que funcione, aquello no se materializa. La palabra clave del modelo español es organización.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los países que más han avanzado en los últimos años?

R. M.: La mayoría han retomado de forma parcial el modelo español. Los que más han avanzado han sido Portugal, con un crecimiento importante en los últimos años, Croacia, que dispone de un sistema prácticamente idéntico al español con alrededor de 30 donantes por millón de habitantes, y algunas regiones del norte de Italia, como la Toscana, con tasas de donaciones similares o incluso superiores a las españolas. También se han obtenido avances en Francia y Bélgica.

No obstante, Latinoamérica es una de las regiones del mundo que más está creciendo. Existen países que han alcanzado niveles incluso superiores a algunos países europeos. Argentina, por ejemplo, con 16 donantes por millón, que es una cifra superior a la de Gran Bretaña o Alemania. La ventaja del modelo español es que funciona prácticamente en todo el mundo.

swissinfo.ch: España aplica el sistema del consentimiento presunto, a diferencia del consentimiento expreso, que utilizan por ejemplo Suiza y Alemania: La voluntad de donar debe constar expresamente en un carnet. ¿Cree oportuno que se adecúen los marcos legales?

R. M.: No existe un solo caso en el mundo en el que hayan aumentado los donantes por el mero hecho de cambiar la ley. Teóricamente, la ley dice que todo ciudadano es donante si no ha expresado en vida lo contrario. Pero en la práctica, siempre se consulta con la familia del fallecido. Entre el 15 y el 20% de las familias en España rechazan los trasplantes. Por tanto, la donación no es automática.

Mi consejo es que si hay general acuerdo en el país para modificar la ley, entonces cámbienla. No va a ser una medida mágica para aumentar las donaciones, pues muchos pueden percibir la prescripción de la donación como una especie de imposición. Y a veces se consigue justo el resultado contrario.

Las altas tasas de donaciones no se deben solo a esa ley. También hace falta un adecuado modelo de organización, sin el cual, por mucho que se cambie la ley, las donaciones no suben.

(OTN)

swissinfo.ch: Al fallecer un potencial donante, las autoridades sanitarias españolas tendrían el derecho de extraerle los órganos sin que el fallecido haya firmado el credencial correspondiente e incluso sin el consentimiento de sus familiares. Pero en la práctica se respeta la opinión de la familia.

R. M.: Siempre preguntamos a la familia: ¿Le consta cuál era la voluntad del fallecido con respecto a la donación de órganos? Siempre se respeta la voluntad del fallecido. En España, jamás se han obtenido órganos en contra de la voluntad de la familia. Creo que un solo escándalo de esta categoría daría al traste con todo el programa de trasplantes que se basa principalmente en la confianza. 

swissinfo.ch: ¿Es consciente la opinión pública española de la eficacia del modelo español?

R. M.: El día en que se aprobó en el Parlamento Europeo de Estrasburgo la directiva europea de trasplantes, la prensa española titulaba “un extraño orgullo patrio”. Los españoles se sienten muy orgullosos de su sistema. Y ello se debe principalmente al hecho de que no hubo escándalos, que todos confían en que se hagan bien las cosas, que el sistema es muy eficaz y que es igual para todos. La indiscriminación positiva y negativa es algo que tanto los ciudadanos como los profesionales y los pacientes valoran mucho.

ONT

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) es el organismo central que coordina el sistema de donaciones y trasplantes en España.

Colabora con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el desarrollo de una estrategia global en la materia.

Por delegación de la OMS, la ONT ha elaborado un registro mundial de trasplantes, con el que se mide toda la actividad de donaciones y trasplantes de órganos, tejidos y células en todo el mundo.

Además, participa en la lucha contra el turismo de trasplantes y el tráfico de órganos. En este sentido, actúa junto con la OMS para endurecer la legislación y aumentar los controles.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: En Suiza, la fundación Swisstransplant se opone al sistema de donación automática, mientras que el Gobierno estudia la introducción del sistema de consentimiento presunto…

R. M.: Lo mejor es respetar la opción mayoritaria de la población. La declaración de Swisstransplant pone de manifiesto que la población no está muy de acuerdo con esta ley. Lo mismo ocurrió en Gran Bretaña. Estas polémicas no favorecen para nada la donación de órganos.

Creo que en Suiza hay un experimento muy significativo: Ginebra ha adoptado un sistema de coordinadores muy similar al español. La tasa de donaciones es sensiblemente superior al resto de Suiza y a Zúrich, que tiene la tasa más baja. Es un país con muchas discrepancias, que se deben más a diferencias organizativas que a diferencias culturales. El tema crucial para aumentar las donaciones donación es ahondar en el tema de la organización y establecer un sistema de coordinación en todo el país.

swissinfo.ch: En Alemania, la cifra de donantes ha disminuido debido a un escándalo de manipulación de datos de pacientes receptores de órganos.

R. M.: Efectivamente, Alemania va a cerrar el 2012 con un 15% menos de donantes. Se han derivado órganos a favor de determinados enfermos, probablemente porque ha habido pagos de por medio. No se ha actuado con equidad y esto es muy grave. Para que un modelo funcione, es fundamental que haya confianza. Afortunadamente, en España tenemos un sistema que funciona con transparencia y en el que confía la gente. Si se rompiera esta confianza, las donaciones caerían en picado.

swissinfo.ch: Cada año mueren en Suiza unas cien personas porque la donación no llega a tiempo. El año pasado había 1.116 personas en lista de espera. ¿Cuántas hay en España?

R. M.: Hay 5.500 pacientes, de los cuales 4.500 son de riñón y el resto de hígado, corazón, pulmón, etc. Esta cifra disminuyó en los años 90 y se ha mantenido más o menos estable. La mortalidad de los pacientes en lista de espera se sitúa entre el 5 y el 6%. Estamos muy cerca de conseguir la autosuficiencia. Cubrimos muy bien nuestras necesidades y los tiempos de espera de los pacientes son muy reducidos.

swissinfo.ch: En comparación, las cifras suizas son relativamente altas…

R. M.: Sin duda son altas, pero el concepto de la lista de espera no es muy significativo. Si un cirujano sabe que puede trasplantar 50 órganos no va a meter a 300 personas en la lista de espera, porque entonces se le morirían 250. Las listas de espera no reflejan bien las necesidades de determinadas terapias. Si tuviésemos el doble de órganos, probablemente la lista no disminuiría, se incluirían más. Ese es el gran drama de los trasplantes. Las necesidades superan con mucho las posibilidades.

swissinfo.ch: ¿Qué medidas recomienda en el caso suizo?

R. M.: El problema reside principalmente en la atomización del sistema sanitario. No es un problema exclusivamente suizo. Cuando se intenta introducir un programa nacional en países como Suiza, Suecia o Alemania con sistemas sanitarios muy descentralizados, no es tan fácil organizarlo. Para que funcione, todo el país tiene que ir en la misma dirección. En el caso suizo se debería trasladar el sistema de trasplantes de Ginebra y otras partes de la Suiza francófona -donde está funcionando bien- a otras regiones donde no funciona tan bien. Así se ha hecho en España.

El modelo español

España es líder mundial en materia de donación y trasplantes de órganos. La cuota de donantes por millón de habitantes se sitúa actualmente en la cifra récord de 35. En algunas Comunidades Autónomas, como Castilla-León, se eleva incluso a 50.

El denominado modelo español se introdujo en 1989 con el objetivo de reducir el problema de la escasez de órganos para trasplantes. Consiste en un conjunto de medidas y principios que se encuadran en un marco básico adecuado a las distintas necesidades legales, económicas, éticas, médicas y políticas.

Los pilares fundamentales del sistema español son:

- una red de coordinadores de trasplantes que actúa como interfaz entre los distintos niveles estatales;

- un Consejo interterritorial formado por responsables;

- coordinadores hospitalarios con formación médica que trabajan a tiempo parcial y que disponen de experiencia como intensivistas;

- una auditoría continua de muerte encefálica en las unidades de vigilancia intensiva;

- una formación continuada adaptada para los coordinadores y el personal sanitario;

- una legislación adecuada con una definición de la muerte encefálica, de las condiciones de extracción de órganos y de la ausencia de motivación económica;

- una agencia de servicios centralizada encargada de la distribución de los órganos, de la organización de los transportes, del manejo de las listas de espera y de las estadísticas.

Gracias a este sistema, España ha pasado de 14 donantes por millón de habitantes en 1989 a 33-35, nivel en el que se mantiene desde hace años.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×