El presidente chino abre el Foro de Davos a la sombra de Trump


 AFP internacional

El presidente chino, Xi Jinping, en Berna el 16 de enero de 2017, la víspera de la inauguración del Foro de Davos

(afp_tickers)

El presidente chino, Xi Jinping, presentará este martes en Davos su visión económica frente a unas élites mundiales sacudidas por la creciente hostilidad de la opinión pública ante la globalización, lo que contribuyó a llevar a Donald Trump a la Casa Blanca.

Xi Jinping será el primer presidente chino en hablar en Davos.

"A la luz de (...) los nuevos desafíos internacionales, el presidente Xi va a exponer la visión de China sobre la globalización", explicó Li Baodong, viceministro chino de Exteriores.

Será el discurso inaugural de Davos, en donde están reunidos hasta el viernes unos 3.000 dirigentes económicos y políticos de todo el mundo.

Estará ausente sin embargo el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que el viernes asumirá la presidencia y que construyó su éxito electoral fustigando el librecambismo.

Un miembro del equipo de transición del presidente electo, Anthony Scaramucci, tomará la palabra dos horas después del presidente Xi.

Desde hace casi 50 años, Davos reúne a dirigentes de empresas, jefes de Gobierno, políticos, artistas, una élite globalmente afín al libre intercambio bajo todas sus formas.

En la estación de esquí de los Alpes suizos debaten las orientaciones del mundo y hablan discretamente de negocios.

- 'Escuchar a la gente' -

Pero esta nueva edición tiene un sabor particular dada la hostilidad creciente de una parte importante de la población occidental a la globalización, en particular una clase media en vías de pauperización.

En Estados Unidos votaron a Trump, en el Reino Unido a favor del Brexit y en Francia o Alemania amenazan con sacudir el tablero político.

Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (WEF), es consciente de la fractura. Colocó esta edición bajo el signo de la responsabilidad de los líderes, estimando que debían buscar la razón por la que la gente está enojada e insatisfecha.

El WEF -para quien la exclusión social y las desigualdades son los principales peligros para 2017- publicó el lunes un estudio que muestra que el ingreso medio anual retrocedió en los países desarrollados en los últimos cinco años.

"Debemos escuchar lo que dice la gente. Las ventajas de la globalización son más claras en los países emergentes que en los países desarrollados", comentó a AFP Sergio Ermotti, patrón del gigante de la banca suiza UBS.

Lo que es "paradójico" es que junto a ello las anticipaciones macroeconómicas son más bien favorables, indicó a AFP Nariman Behravesh, economista jefe de la consultora de IHS Markit. Sin embargo, "la tecnología y la globalización está dejando a la vera del camino a gran cantidad de gente".

"Como cada año, con la complicidad de los grandes medios, estas élites van a intentar dar una imagen positiva de su 'liderazgo' sobre la globalización. Están obligadas a tener en cuenta la revuelta creciente de los pueblos que perturba el orden neoliberal", denunció la organización no gubernamental Attac.

- Desigualdad creciente -

Como cada año antes del foro, la ONG Oxfam publicó su tradicional estudio sobre las desigualdades, que explica este año que los ocho hombres más ricos poseen tanto como la mitad más pobre del planeta.

Según un estudio de la consultora de relaciones públicas Edelman, la confianza en los gobiernos, empresas, medios y organizaciones no gubernamentales cayó en 28 países estudiados. Es una "implosión de la confianza", según el jefe Richard Edelman.

"Después de 30 años de beneficios récord, el mundo de los negocios tenía la posibilidad de ofrecer prosperidad a todos, pero falló y paga ahora el precio político", según la federación sindical internacional UNI Global Unioni, cuyo jefe, Philip Jennings, acostumbra a asistir a Davos.

AFP

 AFP internacional