Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Senado suizo cita a bancos sospechosos en EEUU

Sede del Credit Suisse en Nueva York.

(Reuters)

Credit Suisse, Julius Bär y el Banco Cantonal de Basilea comparecen en un sesión extraordinaria ante la cámara alta sobre las prácticas que han seguido en EEUU antes y después del escándalo fiscal del UBS.

Washington se impacienta. Quiere que Suiza acepte entregar información grupal ante sospechas de evasión. El Parlamento suizo posee la última palabra y decide andar con tiendo. Diciembre es el mes límite para tomar una decisión.

La Comisión de Política Exterior de la cámara alta de Suiza, que preside el demócrata cristiano Eugen David, llamó a cuentas este martes (18.10) a representantes de los tres bancos suizos que más sospechas despiertan en Estados Unidos.

Washington estima que promovieron o encubrieron el delito de la evasión entre sus clientes estadounidense incluso después de estallar el escándalo fiscal del UBS en el verano de 2008.

Representantes del Credit Suisse, Julius Bär y el Banco Cantonal de Basilea comparecieron para explicar detalladamente las operaciones y prácticas que han seguido con sus clientes de EEUU durante los últimos años.

El Parlamento suizo tiene prisa por reunir elementos que sustenten la posición definitiva que tomará con respecto a la política de colaboración administrativa entre EEUU y Suiza, ya que esto determinará cuánto cederá Berna en materia de secreto bancario en el futuro.

Algunos no entendieron

Tras la reunión privada entre senadores y banqueros, Eugen David reconoció que la plaza financiera suiza ha fallado.

“Tengo la sensación de que algunos bancos suizos no entendieron en 2008 que EEUU iniciaba una política de endurecimiento de reglas con respecto a la gestión de fortunas norteamericanas en nuestros bancos. Algunas instituciones reaccionaron con una gran lentitud y no pusieron en marcha los controles necesarios para frenar la evasión”.

El caso UBS debió ser una señal clara de alerta para la plaza financiera suiza, pero no lo fue.

Pese a ello, añadió, el Parlamento tiene la obligación de exigir precisión con respecto al alcance de los compromisos de intercambio de información que adquirirá Berna frente a Washington.

La disputa sobre la mesa

A partir de 2009, cuando Suiza fue incluida en la lista gris de paraísos fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los dos gobiernos iniciaron la negociación de un nuevo Convenio para Evitar la Doble Imposición (CDI) transparente; esto es, que considera como delito la evasión y no solo el fraude fiscal.

Pero el documento no puede entrar en vigor mientras los dos Parlamentos no lo avalen. Y en este punto se encuentra.

Washington quiere aplicar el llamado “modelo de comportamiento”, un apartado que vulneraría aún más a la plaza financiera suiza, que considera que ya ha cedido mucho terreno en materia de secreto bancario durante los últimos tres años.

La Comisión buscará sentar reglas claras y los límites que Suiza impondrá a EEUU a la hora de aceptar y otorgar colaboración administrativa a Washington de cara a demandas grupales de información confidencial.

Esencialmente, Washington busca acceder a información grupal cuando sospeche de contribuyentes evasores.

La reunión secreta

La presión que ejerce Washington sobre Berna crece por día. Las dudas del Legislativo helvético, también. Por ello, en lugar de aprobar el CDI en septiembre, el Senado suizo decidió darse un semestre más antes de tomar una decisión definitiva.

Una determinación que no apreció el gobierno de Barack Obama.

Credit Suisse conoce desde el verano pasado que es sujeto formal de investigación por parte de la justicia estadounidense, que considera que encabezó una multimillonaria red de evasión entre sus clientes de EEUU al estilo UBS.

Asimismo, el pasado 12 de octubre dos banqueros de Julius Bär fueron acusados en EEUU de auspiciar acciones de evasión entre contribuyentes norteamericanos con pérdidas potenciales para el fisco de este país de 600 millones de dólares. Y el Banco Cantonal de Basilea –entre otros- también está en la mira.

El Parlamento suizo sabe que debe zanjar el asunto lo más pronto posible. Razón por la que convocó a una reunión extraordinaria esta semana en la que quería escuchar la versión de los hechos de un gran banco (Credit Suisse), a un banco cantonal (el de Basilea) y a un banco privado (Julius Bär).

Consultada por swissinfo.ch, la Comisión de Política Exterior de la cámara alta confirmó que tienen previstas nuevas reuniones en noviembre.

El gobierno suizo ha reconocido que los bancos helvéticos fallaron. En septiembre, durante una cita con el Parlamento, la ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, afirmó que “la responsabilidad de esta compleja negociación con EEUU se debe en gran medida al comportamiento que algunos bancos suizos han tenido después del caso UBS”.

Suiza cedería nuevamente

Si bien el panorama es incierto, el diario Tages-Anzeiger afirmó durante la primera semana de octubre que Suiza está dispuesta a ceder una vez más.

Desveló la existencia de una “reunión secreta” realizada entre la Oficina de Asuntos Financieros Internacionales del Ministerio de Finanzas suizo y un grupo de 11 bancos helvéticos sospechosos de proteger a evasores.

Consultada al respecto por swissinfo.ch, la Oficina de Asuntos Financieros Internacionales declinó ofrecer detalles sobre ese tema.

Según el diario de Zúrich, el gobierno helvético ha pedido ya a estos bancos preparar documentación de sus clientes estadounidenses para entregarla a Washington, y asegura que un primer paquete de información será enviado a finales de octubre, y un segundo paquete viajará en noviembre.

Nuevamente, según la publicación, el gobierno suizo intentará evitar con ello que Credit Suisse sea sometido a un juicio formal que tendría un costo económico y político muy alto.

El Parlamento observa y analiza, y dispone de 40 días para tomar decisiones.

eeuu se niega a ceder

La decisión del Senado suizo de tomar con calma el análisis y la aceptación de los compromisos de colaboración administrativa que Suiza asumirá con EEUU se percibe del otro lado del Atlántico como un paso atrás en la voluntad helvética de atajar la evasión de impuestos a través de sus bancos.
 
Las autoridades de EEUU han anticipado que en noviembre podrían emprender acciones legales contra una decena de bancos suizos sospechosos de promover la evasión.

Desde 1996, ambos países tenían vigente un Convenio para Evitar la Doble Imposición (CDI) que solo contemplaba asistencia administrativa entre gobiernos en casos de fraude fiscal.

En 2009, iniciaron la negociación de un nuevo CDI que considere también los casos de evasión fiscal. El documento está terminado, pero no avalado por los Parlamentos debido a que hay desacuerdos en los alcances del mismo.

Fin del recuadro

banqueros piden acuerdo global

La Asociación Suiza de Banqueros (ASB) busca evitar que otros bancos se enfrenten a una situación igual a la del UBS, que obligue a los bancos bajo sospecha en EEUU a entregar a este gobierno información masiva sobre sus clientes

Exhorta a la obtención de un tratado universal vinculante que se aplique a la relación entre Suiza y todos los países, y no solo entre Washington y Berna.

EEUU tiene que entender, afirma la ASB, que Suiza debe garantizar seguridad jurídica a sus clientes. No es correcto que se niegue a respetar las reglas de otro país.

Para la ASB la mejor fórmula es alcanzar tratados como los que ha firmado Suiza con Gran Bretaña y Alemania en 2011. Estos comprometen a los bancos suizos a retener y pagar impuestos a Londres y Berlín por las cuentas de sus clientes de estos países, pero sin revelar el nombre de los contribuyentes.

Fin del recuadro

contexto

EEUU estima que Suiza debe entregarle información grupal sobre presuntos evasores cuando cumplan un “modelo de comportamiento” observado antes.

Cuando el Internal Revenue Services (IRS) presuma que está frente a un caso semejante a uno ya abordado y resuelto a favor de las autoridades de EEU vía la entrega de coordenadas bancarias confidenciales.

Washington busca tomar como punto de referencia la concesión que Suiza hizo en el caso UBS y que llevó al banco a entregar datos de 4.450 cuentas de estadounidenses.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes