Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Elecciones europeas "Una Europa en medio de un vado"

Votantes entrando en un colegio electoral

Contra todo pronóstico, la ganadora de estas elecciones europeas es la alta participación. En la foto, votantes entrando en un colegio electoral en Dresde, Alemania.


(Keystone / Robert Michael)

En las elecciones al Parlamento Europeo no se ha producido un triunfo de la derecha nacionalista, a pesar del éxito de la Liga en Italia y de otros partidos nacionalistas. Pero han hecho que los equilibrios políticos en la Unión Europea sean más inestables. Y para Suiza, las relaciones bilaterales con la UE podrían ser más complicadas. Revista de prensa.

En Suiza, al igual que en el resto de Europa, las elecciones europeas se aguardaban con una mezcla de miedo y esperanza. Suiza no es miembro de la Unión Europea (UE), pero mantiene relaciones muy estrechas con los Veintiocho. El complejo expediente del acuerdo marco con la UE lleva muchos meses en la agenda política. 

Además, alrededor de millón de los ciudadanos comunitarios que viven en Suiza y de los suizos que residen en un país de la UE estaban llamados a las urnas para elegir el nuevo Parlamento Europeo.

La prensa suiza ha seguido de cerca los debates electorales y el escrutinio de los votos ayer. Gran parte de los editoriales de los diarios suizos (nos referimos a los editoriales publicados en versión digital) coincide en grandes líneas en que una cosa: el terremoto político que evocaban muchos no se produjo, pero se vislumbra un futuro incierto.

“Sí, los euroescépticos de la derecha nacionalista han triunfado en algunos países, especialmente en Francia, Italia y Alemania", escribe el Neue Zürcher ZeitungEnlace externo(NZZ). "En otros, sin embargo, han llegado a sus límites, por ejemplo en Hungría, los Países Bajos y Suecia; y los enemigos de la UE en Gran Bretaña, probablemente no desempeñarán un papel importante, a pesar de sus éxitos. El maleficio de la superalianza euroescéptica, que evocó el líder de la Liga Matteo Salvini, se ha roto.

"Los grupos antieuropeístas, aparte de las victorias concretas en algunos de los 28 países de la Unión, […] siguen siendo marginales en el Parlamento Europeo: los liberales y los ecologistas ganan mucho más terreno que ellos”, señala el Corriere del TicinoEnlace externo. Y el Tages AnzeigerEnlace externo relativiza el avance de la derecha en algunos países: "No hay motivos para declarar el alto el fuego, pero tampoco para sucumbir al pánico”.

Periodo de incógnitas

No obstante, la prensa suiza destaca que el resultado de las elecciones no resuelve los dilemas entre los que se debate la UE, sino que abre un periodo lleno de incógnitas, con un Parlamento Europeo más fragmentado en el que el Partido Popular Europeo y los socialistas ya no tienen la mayoría absoluta.

"Durante la campaña electoral, los políticos de los partidos históricos se limitaron a manifestar su ardiente apoyo a Europa y a condenar el populismo. Pero lo que pretenden hacer exactamente en los próximos cinco años como eurodiputados y qué desarrollo institucional van a defender es una cuestión que ha quedado en segundo plano", escribe el NZZ.

"El trabajo del Parlamento Europeo ya no será fácil, porque por primera vez la ‘gran coalición' de conservadores y socialdemócratas, que hasta ahora habían formado una especie de cártel en Bruselas, ya no tiene mayoría absoluta", señala WatsonEnlace externo, aunque el diario digital cree que la nueva constelación también puede tener un desarrollo positivo. "Los conservadores y socialdemócratas tendrán que colaborar más con los liberales y los Verdes. Y esto solo puede ser de utilidad para Europa”.

Fragmentación y participación

"La UE está en medio del vado", escribe el Corriere del Ticino. "Probablemente no es lo suficientemente fuerte para salir de los problemas en los que la han sumido las crisis [finanzas, deuda, migración], ni tampoco suficientemente débil para implosionar bajo la presión de la protesta de partidos contestatarios o soberanistas”.

Para el Tages Anzeiger la nueva composición del Parlamento Europeo refleja la heterogeneidad y la fragmentación de las sociedades de los países miembros de la UE: "Encontrar mayorías será más difícil, pero el Parlamento podría volverse más político. Y esta no es la peor noticia de esta noche electoral: en el futuro, habrá más peleas, en Bruselas y en Estrasburgo”.

Por otra parte, los diarios helvéticos valoran como una señal positiva la participación en los comicios que se sitúa por encima del 50% y que ha aumentado por primera vez en cuarenta años. "Puede que sea prematuro sacar conclusiones definitivas, pero quizás Europa haya terminado con la tendencia al descontento de las últimas décadas. Se puede amar u odiar, pero la UE ya no deja indiferente. Y esto es, sin duda, un motivo de satisfacción", escribe el diario ginebrino Le TempsEnlace externo.

¿Qué significan estas elecciones para Suiza?

"Para Suiza estos resultados son más bien una mala noticia en la lucha por el acuerdo marco con Bruselas”, sostiene Watson. En efecto, si el presidente saliente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha convertido el expediente helvético en un asunto personal, es todo menos seguro que lo será también para su sucesor o sucesora al frente de la Comisión.

“Suiza corre el riesgo de retroceder en la lista de prioridades europeas. Y de no encontrar un oído tan comprensivo a sus demandas particulares”.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes