Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Elisabeth Eidenbenz


La 'madre' suiza de bebés españoles nacidos en el exilio


Por Antonio Suárez Varela


Elisabeth Eidenbenz, la enfermera suiza que entre 1939 y 1944 que salvó a 600 niños en su Maternidad de Elna. (RDB)

Elisabeth Eidenbenz, la enfermera suiza que entre 1939 y 1944 que salvó a 600 niños en su Maternidad de Elna.

(RDB)

La fundadora de la Maternidad de Elna, falleció el pasado lunes (23.05.), a los 97 años de edad, en Zúrich. Elisabeth Eidenbenz, enfermera y maestra suiza, salvó la vida a 597 hijos de refugiados de la Guerra Civil Española y a judíos que huían del nazismo.

Su labor fue rescatada del olvido hace una década por la alcaldía de Elna, al sur de Francia. Israel, Francia, España y Cataluña la han distinguido por su labor humanitaria. En Suiza, sin embargo, es prácticamente desconocida.

De 1939 a 1944, en plena Guerra Mundial, Elisabeth Eidenbenz (1913-2011) estableció, en un castillo abandonado, un centro de acogida para bebés y mujeres embarazadas procedentes de los campos de concentración de las playas de Argeles y otros lugares próximos en el sur de Francia.

Esta joven enfermera de apenas 24 años, originaria de Wilda (cantón Zúrich), y su equipo lograron salvar de la muerte casi segura a cerca de 600 niños. En la Maternidad de Elna nacieron unos 400 bebés y se acogieron a cerca de mil internos. Eran en su mayoría republicanos españoles, apátridas, judíos, comunistas y víctimas de la guerra.

Su labor humanitaria la convirtió en heroína para muchas familias exiliadas y fue reconocida con prestigiosas distinciones en Israel, Francia, España y Cataluña, que la condecoró con la Creu de Sant Jordi en 2006.

Un ejemplo de altruismo cívico

Eidenbenz llegó a España en 1937, en plena Guerra Civil, con una delegación suiza de ayuda humanitaria. Tras la derrota republicana, medio millón de españoles huyeron de las represalias cruzando los Pirineos. Una vez en Francia, fueron conducidos a los denominados campos de concentración en el sur del país.

Eran campos sin apenas instalaciones sanitarias, construidos en plena playa, donde no había dónde refugiarse. Las personas vivían a la intemperie, hacinadas, sin comida y sin higiene. Las condiciones de salubridad eran terribles y la mortalidad infantil rondaba el 95%.

Al percatarse del grave peligro que corrían las embarazadas y los bebés, Elisabeth Eidenbenz decidió crear un centro de acogida, la denominada Maternité, en una antigua propiedad de los Bardou, una familia industrial del Rosellón. Durante cinco años, la joven directora transformó este palacete abandonado, según sus palabras, en un “oasis de vida en un océano de destrucción”.

Con la ocupación nazi y el establecimiento del Régimen de Vichy empezaron a llegar refugiados políticos. Eidenbenz, decidida a no cumplir la política de neutralidad impuesta por la Cruz Roja Suiza (CRS), desobedeció las directrices de la organización humanitaria y permitió la admisión de judíos, gitanos y otros perseguidos por los nazis.

Las madres daban nombres falsos para encubrir el origen judío de los niños, poniéndoles a menudo nombres españoles para no levantar la sospecha de los gendarmes franceses o de los oficiales de la Gestapo alemana.

Cuando los gendarmes se acercaban al centro para controlar la identidad de los refugiados, Elisabeth Eidenbenz exclamaba: “¡Esto es territorio suizo!” Defendió como pudo a las madres y a los niños acogidos, hasta que en 1944 el centro fue desalojado definitivamente por la Gestapo.

Un episodio caído en el olvido

Durante décadas esta acción humanitaria permaneció en el olvido. En 2005, cuando la Alcaldía de Elna compró el inmueble para crear un lugar de conmemoración, recuperó actualidad y salieron a la luz documentales, monografías y novelas. Entre ellos, la película Las madres de Elna (2009), del director Manuel Huerga, basada en una obra de la autora catalana Assumpa Montellà (ver cuadro).

También la televisión suiza dedicó en 2005 a esta madre coraje una producción titulada Ein Herz für Kinder: Schweizer Retterin im 2. Weltkrieg (Compasión por los niños: una salvadora suiza en la Segunda Guerra Mundial), dirigida por Annemarie Friedli.

La periodista desconocía por completo la historia de esta mujer hasta que en 2004, durante sus vacaciones en Collioure, cerca de Elna, una vecina judía se la contó. Tras su regreso a Zúrich, decidió rendirle homenaje con un reportaje.

Friedli destaca la humildad que caracterizaba a Elisabeth Eidenbenz y su gratitud al ver que el tema empezaba a interesar en Suiza. “Sentía una gran satisfacción por haber podido vivir todas esas experiencias”, explica a swissinfo.ch.

Y recuerda que la nonagenaria Elisabeth le contó su historia en un tono algo áspero, a pesar de la emotividad que despertaban en ella los recuerdos. Hablaba perfectamente español y se sintió colmada de felicidad al reencontrarse con “sus niños” (como ella los llamaba), con ocasión de la entrega de la medalla de la Legión de Honor en Viena en 2007.

El deber de asistencia

Annemarie Friedli rememora sus encuentros con Eidenbenz con mucho cariño y se declara fascinada por la fuerza de voluntad de la “Señorita Isabel”, que siendo muy joven, se arriesgó a emprender una aventura humanitaria de tal envergadura. Sin embargo, “restaba importancia a su papel y decía que solo había hecho lo que debía”.

En enero pasado la periodista apadrinó una exposición dedicada a la enfermera en el Alterszentrum Kluspark de Zúrich que, según lamenta Friedli, no encontró ningún eco en la prensa helvética.

De la misma manera que Friedli deplora que la muerte de Eidenbenz haya pasado inadvertida para los medios suizos: “Me parece increíble que no se haya publicado ninguna nota necrológica; ni siquiera en el Neue Zürcher Zeitung”.

Y atribuye este hecho al exagerado pudor del que los suizos hacen gala a la hora de rememorar figuras y episodios históricos del pasado reciente, incluso cuando, como en este caso, se trata de un ejemplo de calado, un suceso alentador y positivo.

En su opinión, este desinterés se debe al tedio general que provocaron los intensos debates en los años 90 sobre el papel que desempeñó Suiza durante la Segunda Guerra Mundial.

“Lamentablemente, esta señora es solamente uno de los muchos personajes de la historia reciente de Suiza que la sociedad ha ignorado o que simplemente han caído en el olvido”, concluye.

Maternidad de Elna

Hoy es un museo dedicado a la divulgación de la historia del lugar y sobre todo a la memoria de Elisabeth Eidenbenz.

Gracias a ella, entre 1939 y 1944 nacieron unos 400 bebés de madres llegadas de los campos de refugiados y fueron acogidas un millar de mujeres y niños que encontraron aquí un islote de paz, consuelo y respeto.  

Fue la institución de ayuda suiza más importante en Francia y un lugar pionero para la ayuda humanitaria suiza en territorio ocupado.

Hasta 1942 estuvo ligado a la Asociación de Ayuda Suiza a los Niños en Guerra y dependía de la Cruz Roja Suiza. El principal apoyo provenía de las iglesias, de diversos movimientos pacifistas y de colectas entre la población.

Documentales y publicaciones

La maternidad de Elna. Cuna de los exiliados  (Ediciones Ara Llibres, 2005), libro de la historiadora catalana Assumpa Montellà.

Ein Herz für Kinder: Schweizer Retterin im 2. Weltkrieg, 2005, documental de la periodista Annemarie Friedli, emitido por la televisión pública suiza.

Éxodo, del campo de Argeles a la maternidad de Elna (Viena Memoria, 2006), libro de Remedios Oliva-Berenguer.

Les Enfants d'Elisabeth (Ed. Presses de la Cité, 2007), novela de Hélène Legrais que conjuga la ficción con la historia.

Femmes en exil, mères des camps. Élisabeth Eidenbenz et la Maternité suisse d'Elne (1939-1944), de Tristan Castanier i Palau (Canet, Ediciones Trabucaïre, 2008).

Elisabeth Eidenbenz: distinciones

2002: la medalla de los Justos entre las Naciones del Yad Vashem, una institución del Estado israelí creada para honrar a las víctimas y los héroes del Holocausto.

2006: la medalla de laOrden Civil de la Solidaridad Social, (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España) entregada por la Reina Doña Sofía.

2006: Creu de Sant Jordi, distinción anual más destacada de Cataluña

2007: Legión de Honorde la República Francesa.

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×