Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

ELN: “pronta negociación”


La paz en Colombia, más cerca que nunca


Por Sergio Ferrari, swissinfo.ch


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Nicolás Rodríguez, alias 'Gabino', al frente del ELN, afirma que pronto su agrupación, la segunda guerrilla de Colombia, iniciará las negociaciones con el Gobierno. (AFP)

Nicolás Rodríguez, alias 'Gabino', al frente del ELN, afirma que pronto su agrupación, la segunda guerrilla de Colombia, iniciará las negociaciones con el Gobierno.

(AFP)

Al histórico anuncio del Gobierno de Colombia y las FARC de haber alcanzado un acuerdo de justicia transicional y establecer un plazo de 6 meses para dar fin a más de 50 años de conflicto, se suma la declaración del número uno del ELN, Nicolás Rodríguez ‘Gabino’, que asegura un pronto inicio del diálogo con Bogotá, “con la visión de que el proceso de paz en Colombia es uno solo”.

El 23 de marzo de 2016 es la fecha límite que el propio Gobierno de Colombia y las FARC han establecido para firmar el acuerdo que ponga fin a más de 50 años de conflicto y que ha costado la vida a más 220 000 personas, sobre todo civiles, 177 307, según el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

El presidente colombiano Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, principal responsable de la guerrilla de la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), – acompañados por el presidente cubano Raúl Castro – anunciaron en La Habana, el 23 de septiembre, haber alcanzado un acuerdo sobre justicia transicional, el asunto más espinoso hasta ahora en el diálogo hacia la pacificación.

Este convenio establece la creación de una Jurisdicción Especial para la Paz en Colombia, que, según lo previsto, contará con Salas de Justicia y con un Tribunal para la Paz, integrados por magistrados colombianos y una participación minoritaria de extranjeros “que cumplan con los más altos requisitos”.

“Compatible con las normas internacionales”

 “Un paso significativo hacia el fin del conflicto armado”, afirma la fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda. “Noto con optimismo que el acuerdo excluye la concesión de amnistías por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad y está diseñado, entre otras cosas, para poner fin a la impunidad por los crímenes más graves”, indica en un comunicado.

“El acuerdo sobre el punto de justicia y víctimas del proceso de paz es muy positivo, además de ser compatible con las normas internacionales”, confirma a swissinfo.ch, Mô Bleeker, miembro del Comité Asesor Internacional del CNMH y quien acompaña estrechamente el proceso de paz en Colombia en tanto enviada especial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suiza para el tratamiento del pasado y la prevención de atrocidades.

Tras las FARC, el ELN

No obstante, para obtener un acuerdo de paz completo en Colombia hace falta también la participación de la segunda guerrilla, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que mantiene contactos exploratorios de paz con el Gobierno. 

“La paz entre el Gobierno y la otra guerrilla, el ELN, sigue siendo un tema pendiente de importancia capital para la pacificación global de ese país sudamericano”, expresa, desde Ginebra, el experto Jean-Pierre Gontard, ex mediador helvético en el conflicto.

Desde Bogotá, el ministro del Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, en entrevista telefónica con Reuters, admite la necesidad de una negociación con esa guerrilla para lograr una paz plena e invita al ELN a “sumarse a este esfuerzo colectivo de paz de todos los colombianos”.

El proceso de paz, “uno solo”

Por su parte, el primer comandante Nicolás Rodríguez, alias ‘Gabino’, quien desde hace más de tres lustros ocupa la dirección del ELN, afirma en entrevista digital con swissinfo.ch, que la fase pública de las conversaciones con el Gobierno de Colombia “parece inminente”.

Según el número uno del ELN, este diálogo “podría realizarse en un país vecino”, aunque no específica el sitio concreto. Considera que este paso dará continuidad a “tres años de diálogo exploratorio confidencial que han servido para configurar una agenda de negociación”, de carácter es confidencial.

El desafío central de la construcción de la paz en Colombia está atravesada, históricamente, por visiones diferentes, señala Rodríguez, vía e-mail:

“El régimen lo ha entendido como el silenciamiento de los fusiles, como mecanismo para neutralizar opositores, pero sin cambios en el país”. Para el ELN “la paz es el medio para que haya justicia y equidad social con democracia y soberanía. Queremos por la vía política y el diálogo alcanzar acuerdos para seguir la lucha que asegure el poder para el pueblo”, afirma.

El diálogo del Gobierno, tanto con las FARC, como con el ELN, “tal como estamos de acuerdo con los compañeros de las FARC, debe buscar puntos confluyentes. Y, en lo posible, en la perspectiva de tener un solo proceso”, añade.

Ante la pregunta de si algunos de los puntos ya negociados en La Habana podrían ser aceptados también por el ELN, el comandante Gabino no lo descarta. Lo principal, subraya, es que “las dos mesas se complementen dentro de la visión de que el proceso de paz en Colombia es uno solo”.

La búsqueda común de la paz

La hipótesis guerrillera de que la construcción de la paz es un proceso global y complementario entre el ELN, las FARC y el Gobierno “tiene raíces históricas”, enfatiza el experto en resolución de conflictos, Jean-Pierre Gontard.

El exmediador suizo en el conflicto en Colombia recuerda que desde hace muchos años los dos grupos han protagonizado esos espacios de negociación en paralelo. “En 2001, representantes de la dirección de las FARC y el ELN se encontraban por separado en Suiza para preparar la negociación para la paz, en respuesta a la invitación de Berna. El ELN solicitó entonces encontrarse con la otra guerrilla. Fue así como Ramiro Vargas, del Comité Central del ELN, se reunió con Raúl Reyes, del Secretariado de las FARC, en mi oficina en Ginebra. Todo esto con el acuerdo de las autoridades colombianas que deseaban también avanzar en la pista de un acuerdo único”.

“Nunca se había llegado tan lejos”

El inicio de las conversaciones entre el Gobierno y el ELN puede aportar dos elementos importantes, considera Stephan Suhner, de la ONG Grupo de Trabajo Suiza Colombia (ASK):

“Históricamente, el ELN se ha interesado particularmente por los recursos naturales y energéticos como la minería y el petróleo, una de las llamadas locomotoras del desarrollo del Gobierno y causa de fuertes conflictos y movilizaciones sociales. El segundo elemento es que el ELN ha hecho propuestas interesantes para la participación activa de la sociedad, de la población colombiana entera en las negociaciones y, sobre todo, en las transformaciones necesarias para alcanzar una paz real”.

En opinión de Suhner, nunca se había llegado tan lejos en la búsqueda de la paz. “Los avances recientes en La Habana (Gobierno-FARC) y el posible inicio de conversaciones públicas del ELN con el Gobierno fortalecen las fuerzas que apuestan por la paz negociada”.

“Saludamos siempre, tanto en Colombia como en otras partes del mundo, que todas las partes en conflicto puedan también entrar en un diálogo, en un proceso de negociación, porque ese es el camino hacia la paz”, sostiene, por su parte, Mô Bleeker, del Ministerio Suizo de Relaciones Exteriores.

×