Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Embajadora Suiza Túnez avanza en libertades y democracia

Para Rita Adam, embajadora de Suiza en Túnez

Para Rita Adam, embajadora de Suiza en Túnez, la posibilidad de haber asistido en Túnez a la transición democrática es una gran experiencia.  

(swissinfo.ch)

Desde la independencia en 1956, el pueblo de Túnez acude por primera vez a las urnas este domingo para elegir libremente a sus autoridades municipales. En ese contexto, la embajadora de Suiza, Rita Adam, evalúa para swissinfo.ch la cooperación bilateral durante los siete años de transición democrática.

swissinfo.ch: ¿Cuál es su valoración de la cooperación tunecino-suiza después de siete años de transición democrática?

En el diálogo con las autoridades tunecinas de la época, se definieron tres vías prioritarias de cooperación: la primera, que podría calificarse de política, se refiere al proceso democrático y a los derechos humanos; la segunda, a la economía, con especial atención a las reformas económicas y a la empleabilidad; y la tercera, al fenómeno migratorio, es decir, a las migraciones en todos sus aspectos, incluida la protección de las personas vulnerables.

En materia de migración, Berna y Túnez concluyeron un acuerdo de asociación en 2012. En ese marco, ambas partes debaten todas las cuestiones relacionadas con la migración, incluido su papel en el desarrollo socioeconómico.

Terminamos una fase inicial de cuatro años. Hicimos un balance en 2016, cuando finalizó el programa de cooperación lanzado en 2011. Sobre la base de sus logros, decidimos convertirlo en un compromiso a mediano plazo. Inicialmente, ese compromiso tenía una duración limitada.

Para poner en marcha la segunda fase, una nueva estrategia de cooperación para los años 2017-2020, y para marcar los primeros cinco años de la Asociación para la Migración, la ministra suiza de Justicia, Simonetta Sommaruga, visitó Túnez en octubre de 2017.

Hoy en día, en mi opinión, la cooperación suiza está bien establecida en Túnez, donde es un socio fiable y respetado.

swissinfo.ch: Según usted, ¿la transición tunecina, que ha encontrado dificultades polifacéticas, de seguridad, políticas, sociales... va hoy por buen camino?

R.A.: Desde mi punto de vista como observadora externa, desde 2011 Túnez ha realizado importantes avances en los ámbitos de las libertades y la democracia, con mención especial en acontecimientos destacados: la adopción de la nueva Constitución de 2014 y la celebración de elecciones, primero en 2011 para la Asamblea Constituyente y luego, en 2014, para las presidenciales y legislativas. Quisiera añadir a esto la gestión de los retos en materia de seguridad por parte de las autoridades tunecinas, que ha mejorado claramente en los últimos tres años.

A menudo siento que hay impaciencia entre muchos tunecinos que dicen que lo que se ha hecho no es suficiente. Dados los retos socioeconómicos y las reivindicaciones de dignidad formuladas durante la Revolución, puedo entender esa impaciencia. Debemos admitir que las transformaciones no son fáciles y a menudo llevan mucho tiempo. Así que creo que es importante manejar las expectativas y comunicar objetivos realistas. Al mismo tiempo, cuento con todos los actores tunecinos implicados, ya sean de la vida política, de la sociedad civil o del sector privado, para mantener el impulso del cambio. Pienso, en particular, en la plena aplicación de la Constitución de 2014, pero también en las reformas económicas, que son cada vez más urgentes.

swissinfo.ch: Concretamente, ¿cuál ha sido la contribución de Suiza a este proceso de democratización?

R.A.: Sé que, debido a la proximidad de las elecciones municipales, usted se interesa especialmente en este aspecto de la cooperación.

Lo hemos integrado en un ámbito que abarca los procesos democráticos y los derechos humanos, que hemos apoyado sistemáticamente desde 2011, en particular durante los escrutinios de 2011 y 2014, y que continúa hoy en día mediante el apoyo a la celebración de elecciones.

Estas urnas, que Suiza proporcionó para recoger las papeletas, se han mencionado a menudo. Ciertamente, fue una contribución visible, pero creo que la más importante es el trabajo que ha sido realizado a nivel institucional, en asociación con actores tunecinos.

swissinfo.ch: ¿Qué instituciones tunecinas se han beneficiado más de la destreza suiza?

R.A.: En el ámbito de las elecciones, hemos establecido asociaciones para fomentar la capacidad de organismos independientes como la Instancia Superior Independiente de las Elecciones (ISIE) y la Alta Autoridad Independiente para la Comunicación Audiovisual (HAICA), que desempeñan un papel fundamental en el ámbito electoral. Hemos logrado esta colaboración con dos socios principales: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES), con quienes seguiremos trabajando.

swissinfo.ch: En el plano oficial, observamos una intensificación de las visitas e intercambios entre los dos gobiernos. ¿Se trata de un resurgimiento del interés por la única experiencia de democratización en el sur del Mediterráneo?

R.A.: Creo que sí. Tras una primera visita en 2011 de la presidenta Micheline Calmy-Rey, el final de la primera fase de la transición en 2014 -con la adopción de la Constitución y el establecimiento de instituciones elegidas democráticamente-, abrió la puerta para aumentar de manera significativa la frecuencia de las visitas bilaterales de alto nivel. Eso refleja la profundización de las relaciones bilaterales y el aumento de la cooperación entre nuestros dos países desde la Revolución.

swissinfo.ch: Pero siempre hay un toque personal...

R.A.: Eso espero. El de embajadora de Suiza en Túnez es un mandato muy hermoso y me quedaré con un magnífico recuerdo. Creo que para cualquier diplomático el hecho de poder observar una experiencia de transición es algo apasionante. Permítaseme también rendir homenaje a mis predecesores y, en particular, a Pierre Combernous, que dirigió la ejecución del programa de cooperación muy rápidamente a partir de 2011.

swissinfo.ch: La inmigración es un tema espinoso, ¿ha habido algún progreso en el tratamiento de este tema a pesar de las diferencias que puedan existir entre las dos partes?

R.A.: En lo que respecta a las cuestiones de migración, la cooperación entre nuestros dos países va bien. Le recuerdo que en 2012, la ministra Sommaruga puso en marcha una Asociación para la Migración.

En términos concretos, eso significa que se ha creado un marco institucionalizado para el diálogo, que reúne a especialistas una vez al año. Ese marco ayuda mucho a entenderse mejor, a comprender mejor los asuntos en juego y a escuchar las preocupaciones de los demás. En el marco de esta cooperación en materia de migración se han concertado dos acuerdos de migración y se han iniciado diferentes formas de cooperación. Estamos muy satisfechos con esta asociación. Sin embargo, está claro que siempre puede haber puntos de divergencia y problemas que resolver, pero esto tiene lugar en un ambiente franco y constructivo.

swissinfo.ch: ¿Qué representa Túnez en su carrera diplomática?

R.A.: Es sin duda un puesto inolvidable por tres razones: en primer lugar, por esta oportunidad histórica de asistir a una experiencia de transición; en segundo, porque es mi primer puesto como jefa de misión y, por último, simplemente porque Túnez es un país magnífico. Todavía no quiero pensar en el momento en el que tenga que irme. Afortunadamente no estaré muy lejos.

swissinfo.ch: ¿Estará en un país vecino?

R.A.: En Italia.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes