Reuters internacional

El logo de la Agencia Alemana de Empleo en una oficina en Kehl, Alemania, el 13 de noviembre de 2014. El empleo en la zona euro está creciendo más rápido de lo esperado y la tendencia podría continuar, pero con un costa para la productividad y posiblemente para el crecimiento económico a largo plazo, según una investigación del Banco Central Europeo divulgada el miércoles. REUTERS/Vincent Kessler/

(reuters_tickers)

FRÁNCFORT (Reuters) - El empleo en la zona euro está creciendo más rápido de lo esperado y la tendencia podría continuar, pero con un costa para la productividad y posiblemente para el crecimiento económico a largo plazo, según una investigación del Banco Central Europeo divulgada el miércoles.

El empleo en proporción al crecimiento del PIB está incrementándose tan rápido, o incluso más, que antes de la crisis de deuda de 2007, sobre todo en países como Alemania y España, donde la reforma del mercado laboral ha aumentado la flexibilidad, mostró el estudio.

    Con la tasa de desempleo de la zona euro aún en torno a un 10 por ciento y el desempleo juvenil por encima del 20 por ciento, a las autoridades les preocupa que una gran parte de una generación pueda quedar fuera del mercado laboral en forma permanente, un costoso legado de la crisis que pesa sobre las arcas fiscales y que podría tardar décadas en resolverse.

El estudio del BCE indica ahora que los países están logrando que la gente vuelva a trabajar más rápido de lo esperado, en parte debido a la creciente popularidad de los trabajos a tiempo parcial y la rápida expansión de los sectores basados en servicios, que tienden a contratar a más gente y a operar con personal más flexible.

"Sin duda, el crecimiento más fuerte del empleo ha proporcionado respaldo a los ingresos familiares, pero también ha debilitado aún más la expansión de la productividad agregada, que ya era notablemente más débil -incluso a nivel sectorial- que en el período anterior a la crisis a ambos lados del Atlántico", dijo el BCE.

"Estas tendencias comunes en crecimiento de la productividad pueden implicar riesgos para las perspectivas de expansión a largo plazo", agregó.

El problema es que la mayor parte de los nuevos empleos son en el sector de servicios, donde el crecimiento de la productividad ya es modesto, lo que supone un lastre para la productividad general.

    El promedio de horas trabajadas se ha estancado, así que hay más gente con un empleo pero trabaja menos que antes de los años previos a la crisis, una señal de subempleo.

(Reporte de Balazs Koranyi. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

reuters_tickers

 Reuters internacional