Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Transición democrática


En Túnez, la radio de Estado se transforma en servicio público


Por Par Benjamin Keller, Túnez y Yenduba


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Refka Abidi, de la corresponsalía de Radio Kef en Yenduba, recoge testimonios en la calle. (Benjamin Keller)

Refka Abidi, de la corresponsalía de Radio Kef en Yenduba, recoge testimonios en la calle.

(Benjamin Keller)

Suiza participa en la modernización de la radio estatal de la joven democracia árabe, en asociación con la Fundación Hirondelle. En las regiones más marginalizadas del país se han creado veinte corresponsalías locales. Reportaje.

“Antes de la revolución de 2011, la radio tunecina era un instrumento de propaganda. Recibíamos la actualidad presidencial lista para difundir. Cambiar las malas costumbres requiere tiempo”. Ali Menef Jelassi, de 40 años, dirige desde agosto de 2014 Radio Kef, una de las cinco cadenas regionales de la radio pública tunecina y sabe de lo que habla. Llegó a la emisora en 1998 como periodista. Y para “cambiar las malas costumbres”, el joven director cuenta con respaldo helvético.

En el marco del apoyo al proceso de transición democrática en Túnez, que lanzó poco después de la caída del régimen de Zine el Abidine Ben Ali, el 14 de enero de 2011, Suiza financia un programa cuyo objetivo es “contribuir a la transformación de la radio estatal en un verdadero ente de servicio público”, afirma Suhaib Khayati, responsable del programa en la sección de cooperación internacional de la embajada de Suiza en Túnez.

Fundación Hirondelle

La ONG fundada en 1995 tiene sede en Lausana (Suiza) y está especializada en crear y apoyar medios “generalistas, independientes y ciudadanos, en zonas de guerra, situaciones de crisis endémica o postconflicto”. Actualmente tiene presencia en seis países (República Democrática del Congo, República Centroafricana, Malí, Túnez, Guinea, Costa de Marfil) y realiza también proyectos transnacionales.

La Fundación Hirondelle, una ONG suiza especializada en la creación de medios independientes en zonas de crisis, colabora con la radio tunecina. “Nuestra misión aquí es en calidad de acompañantes, lo que difiere un poco de nuestras actividades habituales”, explica Marc Vuillermoz, experto en medios de la fundación en Túnez, donde cuenta con otros cuatro colaboradores. Este francés de 57 años trabajó durante 23 años en Radio France, de los cuales 18 como director de programas en canales regionales.

Radios regionales

El proyecto se inauguró en julio de 2011. Su primera labor consistió en formar a periodistas para asegurar una cobertura imparcial, pluralista y equilibrada de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, el 23 de octubre de 2011. Desde entonces, los esfuerzos se han centrado, sobre todo, en modernizar las radios en las regiones del interior del país, históricamente desatendidas respecto a la zona costera. Suiza ha convertido el apoyo a esas comarcas desfavorecidas en una de las prioridades de su estrategia de desarrollo y cooperación en el país magrebí.

Radio Gafsa (suroeste), Radio Tatauine (sudeste) y Radio Kef (noroeste) han sido reorganizadas, de común acuerdo con las redacciones. Se han realizado encuestas para identificar las expectativas de los oyentes y se ha modificado la parrilla de programas. El ritmo, la presencia en la Red, la gestión, la identidad sonora y la forma de trabajar de los periodistas también han cambiado. “Hemos insistido en la importancia de salir al terreno, una costumbre que se había perdido”, indica Marc Vuillermoz.

Paralelamente, se han creado diez corresponsalías locales para cubrir las zonas más sensibles. Cada una dispone de dos periodistas, la mayoría jóvenes recién graduados y con apenas experiencia profesional, que realizaron varios meses de prácticas gracias a los expertos de la Fundación Hirondelle.

swissinfo.ch acompañó a Marc Vuillermoz a la oficina local de Yenduba, una pequeña ciudad situada a dos horas y media en coche al oeste de Túnez y capital del gobernorado (provincia) homónimo. Se inauguró en enero de 2014 y depende de Radio Kef. Refka Abidi, de 30 años, e Hichem Sghiri, de 27, nos reciben con una gran sonrisa.

La redacción se halla en el centro de la ciudad. En uno de los cuartos se ha instalado un estudio de grabación, con un ordenador y el material necesario – que les proporcionó la Fundación Hirondelle – para el montaje y el envío de información. Los dos colegas trabajan seis días a la semana, en estrecha coordinación con Radio Kef, en la ciudad del mismo nombre, situada a unos 50 kilómetros. Intervienen diariamente en los informativos, pero también en programas temáticos. Y están cada vez más solicitados por una u otra de las cuatro cadenas nacionales de la radio tunecina. Ganan 936 dinares al mes (alrededor de 460 francos suizos), el doble del salario medio en Túnez.

“La gente tiene necesidad de expresarse”

A última hora de la mañana, Refka e Hichem salen a la calle para recoger testimonios de los habitantes sobre las huelgas en el país. No necesitan ir muy lejos. A pocos metros de la oficina, entrevistan a un grupo de hombres reunidos a la sombra en una callejuela. Se aglomera la gente. Los transeúntes se detienen. Todo el mundo quiere hablar y manifestar sus quejas, que no se limitan al problema de las huelgas. Un anciano muestra las facturas que lo ahogan.

“La gente está afligida”, explica Refka. “Se queja de la corrupción, de la falta de seguridad social, del acceso al agua. Algunos dicen que vivían mejor en los tiempos de Ben Ali”.

Túnez, que cuenta con un gobierno estable desde las elecciones legislativas y presidenciales celebradas a finales de 2014, tiene que hacer frente a un sinfín de desafíos. Al igual que los otros gobernorados del noroeste, Yenduba sufre una situación especialmente difícil: en esta región agrícola y montañosa, el índice de desempleo supera el 25%, frente al 15% de media nacional. Casi un tercio de la población es analfabeta. Es un terreno fértil para el extremismo. Las detenciones y los enfrentamientos entre individuos armados y las fuerzas de seguridad no son raros.

Marc Vuillermoz no puede ocultar su satisfacción mientras observa a sus protegidos en acción: “Estoy impresionado. Se nota que la gente necesita hablar. Hay una verdadera necesidad de periodismo de proximidad”. Al regresar a la oficina, se reúne con Refka e Hichem. “Vosotros sois portavoces”. Los corresponsales le escuchan embelesados. ¿Cuál es el nuevo eslogan de Radio Kef? “La voz del noroeste”.

Aumenta la audiencia

La energía desplegada parece dar frutos: Radio Kef, Radio Tatauine y Radio Gafsa son líderes de audiencia en sus respectivas regiones, delante de las emisoras privadas, según el instituto de sondeo Sigma Conseil.

“Soplan nuevos vientos”, se alegra Ali Menef Jelassi, director de Radio Kef. “Las corresponsalías locales han cambiado realmente las cosas. Antes, cuando se producía un acontecimiento en Yenduba, por ejemplo, solíamos recoger testimonios por teléfono. La presencia de estos dos corresponsales enriquece, además, la cobertura de la región en las emisoras nacionales, pues disponen de periodistas en el terreno que conocen los problemas locales”.

Por ahora, los salarios de los veinte jóvenes que ha formado la Fundación Hirondelle corren a cargo del programa. El objetivo es que la radio tunecina los contrate. Actualmente se negocia la extensión del proyecto hasta 2017. Ali Menef Jelassi confía en que el cambio sea duradero: “Cuando se vaya la Fundación Hirondelle, tendremos que proseguir con la restructuración del servicio público. Hay que reforzar también las leyes para evitar que volvamos a la propaganda”.

Suiza, único país donante

Se han entablado conversaciones para prolongar hasta 2017 el proyecto de apoyo a la radio pública tunecina. Uno de los objetivos es completar la modernización de las radios regionales y aplicar en Radio Sfax y Radio Monastir, en la costa oriental, la experiencia adquirida en Radio Gafsa, Radio Tatauine y Radio Kef.

Los otros ejes de acción previstos son la designación de corresponsales parlamentarios y su formación para la cobertura de los trabajos de la Asamblea de Representantes del Pueblo, pero también el perfeccionamiento del sitio web de la radio y el mejoramiento de la calidad de sonido. Suiza ha destinado 2,5 millones de francos a este proyecto desde julio de 2011 y podría proporcionar 1,5 millones más. El país alpino, que fue el principal donante ya durante la primera fase, es el único que aporta fondos actualmente.

El programa helvético de apoyo a la transición tunecina se concentra, sobre todo, en las regiones marginalizadas. El presupuesto anual ha pasado de 10 a 25 millones entre 2011 y 2014. Hay cerca de 70 proyectos en curso.


Traducción del francés: Belén Couceiro

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×