AFP internacional

Los funcionarios de limpieza de Niza juntan los carritos de bebé abandonados durante el ataque que dejó 84 muertos entre la multitud que celebraba la fiesta nacional francesa el 14 de julio de 2016

(afp_tickers)

El autor de la matanza de Niza, el tunecino Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, de 31 años, era un hombre raro y violento con su exmujer, cuentan algunos vecinos, que "nunca lo han visto en la mezquita".

Nacido el 31 de enero de 1985 en Msaken, en las afueras de Susa, en Túnez, se casó con una francotunecina residente en Niza y era padre de tres niños, uno de ellos todavía bebé.

La pareja se vestía a la usanza occidental, según los testimonios recabados por la AFP.

El hombre "nunca había sido fichado ni dio el más mínimo indicio de radicalización", precisó el viernes el fiscal de París, François Molins.

El portal de internet del principal diario francófono de Túnez, La Presse, indicó que había dejado el país para ir a Francia en 2005 y que el año siguiente regularizó su situación.

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel no frecuentaba la pequeña mezquita del barrio de la periferia de Niza, donde vivió con su mujer mientras estuvieron juntos, según varios vecinos.

Varios miembros de la Asociación Cultural de Niza Norte afirman que bebía cerveza.

"Yo nunca lo vi en la mezquita", declaró un guardia en un restaurante contiguo a la sala de rezos. A su lado, tres musulmanes practicantes asienten.

- Muy violento con su mujer -

En cambio, si era "conocido de la policía y la justicia por su historial de amenazas, violencia, robo y degradaciones cometidos entre 2010 y 2016", indicó la fiscalía.

El 24 de marzo había sido condenado por el tribunal correccional de Niza a seis meses de prisión en suspenso por actos de "violencia voluntaria con arma" cometidos en enero, en un altercado vinculado con un accidente de tráfico, indicó el ministro de Justicia Jean-Jacques Urvoas.

- Defecó por todos lados y apuñaló un osito -

Un habitante de su antigua residencia en el edificio "Le Bretagne", donde el autor de la matanza vivió junto a su mujer, lo describió como un hombre desequilibrado.

Sin embargo, el hombre había dejado la residencia hace unos 18 meses.

"Yo no creo para nada que haya un problema de radicalización, más bien pienso que hay un tema psiquiátrico", comentó su antiguo vecino.

"Tenía crisis. Cuando se separó de su mujer defecó por todos lados. Rompió a puñaladas el osito de su hija y todos los colchones", contó.

El testigo dijo que tras este incidente, su mujer le pidió el divorcio.

"Un día, vino a ver a los vecinos para que constatáramos que su mujer no había lavado los platos", recuerda el hombre.

Más discreto, el portero del edificio, que conocía a la pareja, contó que el hombre practicaba la musculación y los deportes de combate. Era "muy violento con su mujer", una francotunecina que describió como tímida y amable.

La mujer fue arrestada este viernes y permanece detenida.

Había dado a luz a su último hijo tras la separación, indicaron varios residentes.

Los empleados de la farmacia del barrio están sorprendidos. Describieron al matrimonio como "una pareja joven y moderna" y al acusado como alguien "tranquilo".

Según un comerciante, trabajaba como repartidor.

Este viernes hubo un allanamiento en su último domicilio conocido, ubicado en un pequeño edificio de cuatro pisos en un barrio popular del este de Niza, donde vivía solo tras su separación.

La puerta estaba rota y permanecía abierta de par en par mientras que los investigadores de la policía científica buscaban pistas, constató la AFP.

Una decena de vecinos interrogados lo describieron como un hombre "solitario" y "callado". Sebastien lo veía a veces estacionar su pequeño camión cuando volvía a casa para comer. A menudo vestía con pantalón corto.

Su vecina de rellano, Alexia, dice que sólo habló con él una vez. Él nunca saludaba, añade una familia numerosa del piso de arriba.

afp_tickers

 AFP internacional