Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades



La central nuclear bernesa de Mühleberg opera desde 1972.

La central nuclear bernesa de Mühleberg opera desde 1972.

(Keystone)

La central de Mühleberg será definitivamente desconectada de la red en 2019. Las inversiones que habrían sido necesarias para continuar la explotación de la energía nuclear fueron consideradas demasiado onerosas por las Fuerzas Motrices de Berna (BKW), entidad que opera la planta más polémica del país.

En los últimos meses, la sociedad analizó diferentes escenarios sobre el futuro de la energía nuclear. Finalmente, determinó que los costos a largo plazo habrían sido más elevados, sin garantía de amortización durante el período restante de la operación.

BKW consideró también la aparición a medio plazo de nuevos elementos de carácter técnico, económico y político no cuantificables y todavía poco claros. La empresa decidió entonces utilizar la central hasta 2019, fecha en la que será definitivamente desconectada de la red.

Inversiones significativas

Durante los próximos seis años, el grupo energético implementará diversos proyectos de reequipamiento en Mühleberg. En total, las inversiones en operación y mantenimiento de la planta ascenderán a cerca de 200 millones de francos, 15 millones de los cuales serán destinados a medidas extraordinarias de reequipamiento.

Estas últimas estarán relacionadas principalmente con la optimización del sistema de alimentación de agua para el enfriamiento y el dispositivo de enfriamiento de la piscina de desactivación de los combustible utilizados.

Con la implementación de esas medidas, BKW dice cumplir con los requisitos  legales en materia de seguridad e ir más allá del margen de seguridad exigido  por la Inspección Federal de Seguridad Nuclear (ENSI).

Los proyectos de reequipamiento, presentados a la autoridad de control, serán examinados con base en la decisión de detener los trabajos de la central de Mühleberg en 2019.

Una central en tela de juicio

Puesta en servicio en 1972,  Mühleberg es la central nuclear más polémica en el país. Desde la catástrofe nuclear de Fukushima, aumentaron las presiones para pedir su cierre en forma expedita. La central, que es la unidad más pequeña de generación de energía nuclear en Suiza, acusa fatiga, como lo recuerda en un artículo reciente el periódico Tribune de Genève.

Diversos disfuncionamientos fueron detectados en los últimos años: grietas en la capa del reactor, exposición muy elevada a los riesgos sísmicos e inundaciones e insuficiencia en los medios de enfriamiento.

Una iniciativa cantonal que pedía el cese inmediato de la planta fue presentada en febrero de 2012. Los ciudadanos de Berna podrían pronunciarse sobre esta iniciativa en el curso de 2014. El año pasado, la región austriaca de Vorarlberg presentó una denuncia por negligencia ante la Confederación para exigir el cierre de Mühleberg.

La central de Mühleberg está situada en el corazón de una región densamente poblada en la meseta suiza, a menos de 20 kilómetros de la ciudad de Berna. Es una de las cinco centrales nucleares suizas, que deberán detener sus operaciones a medio plazo. Suiza decidió abandonar la energía nuclear de aquí a 2034, luego del accidente nuclear en Fukushima. 

swissinfo.ch y agencias

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×