Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Entrevista con Beji Caid Essebi


“Túnez ha recorrido una buena parte del camino”


Por Slaheddine Jourchi


 Otros idiomas: 2  Idiomas: 2
El presidente tunecino, Beji Caid Essebsi (izq), aterrizó el jueves 18.02 en el aeropuerto de Zúrich, donde fue recibido por el presidente de la Confederación, Johann Schneider-Ammann (a su der.), con honores militares. (Reuters)

El presidente tunecino, Beji Caid Essebsi (izq), aterrizó el jueves 18.02 en el aeropuerto de Zúrich, donde fue recibido por el presidente de la Confederación, Johann Schneider-Ammann (a su der.), con honores militares.

(Reuters)

El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, cumple este viernes la segunda jornada de una visita de dos días a Suiza. En entrevista concedida a swissinfo.ch en ese marco, el mandatario afirma que la estrecha cooperación entre los dos países será de gran ayuda para completar la transición democrática en la era post-Ben Ali.

Beji Caid Essebsi arribó al aeropuerto de Zúrich por la mañana del jueves 18 de febrero, y fue recibido por el presidente de la Confederación, Johann Schneider-Ammann, con honores militares. En la agenda de las conversaciones bilaterales se encuentran la transición democrática en Túnez desde 2011 y las relaciones económicas bilaterales, así como la espinosa cuestión de los bienes del expresidente Ben Ali y su entorno, todavía congelados en Suiza.

swissinfo.ch: Usted es el primer presidente de Túnez elegido democráticamente por sufragio universal, que realiza una visita de Estado a Suiza. ¿Qué significa esto para usted y para las relaciones de su país con una vieja democracia como la de Suiza?

“La sede de la Embajada de Suiza está en el corazón del palacio presidencial, lo que es una fuerte evidencia de las relaciones entre nuestros dos Estados”

Beji Caid Essebsi: Suiza ocupa un lugar especial en el mundo por su apego a la neutralidad, en el sentido positivo. Nuestras relaciones siempre han sido y siguen siendo positivas. Suiza también fue uno de los primeros Estados en reconocer la independencia de nuestro país. La sede de la Embajada de Suiza está en el corazón del palacio presidencial, lo que es una fuerte evidencia de las relaciones entre nuestros dos Estados. Es la única embajada situada en el espacio destinado a la Presidencia de la República.

La cooperación significativa entre nuestros dos países es muy apreciada por Túnez, precisamente debido a la neutralidad del Estado suizo, que no impone condiciones a los demás. Por nuestra parte, estamos decididos a desarrollar esta cooperación. Estamos convencidos de que la cooperación con Suiza nos será de gran ayuda en la realización de nuestra transición a la democracia.

Túnez inició su transición democrática, pero la democracia tunecina no se ha enraizado de manera definitiva. De hecho, la democracia no se impone, sino que se practica. A pesar de las dificultades e incluso si el proceso de democratización no es simple, podemos decir que hemos recorrido una buena parte del camino.

“Túnez ha comenzado su transición democrática, pero la democracia de Túnez no se ha enraizado de manera definitiva”

swissinfo.ch: El mundo recibió con beneplácito la adopción, por parte de Túnez, de una Constitución consensuada. Sin embargo, la lentitud en la creación de nuevas instituciones, como la Corte Constitucional, y el retraso en el establecimiento de una fecha para la celebración de las elecciones municipales y regionales engendra cierta preocupación. ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la naciente democracia en su país?

B.C.E.: Es cierto, es necesario recordar los retos que enfrenta Túnez. En primer lugar, el del terrorismo, tanto por su dimensión como su complejidad. Hemos logrado éxitos relativos en nuestra lucha contra el terrorismo, pero el problema es que ese fenómeno ha adquirido una dimensión internacional. Y va a ser difícil para un pequeño país como Túnez superar por sí solo el dilema que plantea.

Por otra parte, Túnez se enfrenta a un reto social y económico. Debemos recordar que las causas de la revolución tunecina son esencialmente de orden social. Para ponerles remedio, es esencial mejorar las condiciones de vida de nuestros conciudadanos. Por último, tenemos un Parlamento democrático y pluralista sin precedentes en la historia política de Túnez y, por primera vez, un Gobierno de coalición, lo que explica la lentitud en la toma de decisiones.

Túnez es muy consciente de las reformas estructurales que debe realizar a nivel constitucional y económico. Estas se completaron al nivel gubernamental y ahora esperamos la aprobación del Parlamento, lo que requiere algún tiempo.

swissinfo.ch: Suiza fue uno de los primeros países en implementar un programa de asistencia para el desarrollo con Túnez tras la caída del régimen de Ben Ali. En los últimos cinco años, cerca de 12 000 puestos de trabajo fueron creados especialmente con la ayuda de Suiza. Sin embargo, el expediente de los fondos de Ben Ali y sus allegados, congelados en Suiza desde enero de 2011 (alrededor de 60 millones de francos), sigue estancado. ¿Qué impide su avance?

“Suiza ha hecho esfuerzos para ayudar a Túnez a recuperar los fondos de Ben Ali”

B.C.E.: En realidad, no solamente esos fondos bloqueados en Suiza no han sido recuperados, sino los de todos los demás países. Lo que debe ser enfatizado en ese contexto es que Suiza ha hecho esfuerzos para ayudar a Túnez. Durante esta visita, vamos a firmar un acuerdo sobre la manera de cooperar para hacer frente a la cuestión de los fondos congelados en Suiza.

Sabemos que el Estado suizo se ha enfrentado a dificultades para ayudar a resolver este problema, debido a la particularidad jurídica de los bancos suizos. Por otra parte, el Estado que solicita recuperar sus fondos espoliados es invitado a proporcionar las pruebas que confirmen sus afirmaciones. En este caso, la ley sobre la confiscación elaborada por Túnez resultó insuficiente, ya que requiere sentencias firmes que confirmen la transferencia al Estado de los haberes y bienes confiscados a los individuos procesados. Para ello es necesario llevar estos casos ante los tribunales, lo que lleva mucho tiempo.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×