Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Entrevista


Diplomacia suiza: Irán dispuesto a abordar tema de DD HH




 Otros idiomas: 2  Idiomas: 2
El acuerdo nuclear con Irán se produjo tras 12 años de negociaciones. En la foto, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, a su llegada a Ginebra el 15.03.15 para entrevistarse con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif. (AFP)

El acuerdo nuclear con Irán se produjo tras 12 años de negociaciones. En la foto, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, a su llegada a Ginebra el 15.03.15 para entrevistarse con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif.

(AFP)

Irán envió “una señal muy clara" de su disposición a conversar sobre la libertad de expresión y la pena de muerte en la República Islámica, señaló Yves Rossier, secretario de Estado del Ministerio helvético de Exteriores (DFAE), de vuelta de Teherán.

La discreta labor de la diplomacia de Suiza, país que representa los intereses de Washington ante Teherán, podría incrementarse tras el renovado compromiso iraní con la comunidad internacional, considera el funcionario.   

Rossier estuvo cuatro días en Teherán donde mantuvo conversaciones con autoridades locales. Según el DFAE, la visita sentó las bases para “las próximos pasos en los diálogos establecidos sobre derechos humanos y justicia”.

swissinfo.ch: ¿A qué se refiere específicamente cuando habla de los “próximos pasos” convenidos en el diálogo sobre derechos humanos y justicia?

Yves Rossier: Hay una clara urgencia en Irán de volver a la comunidad internacional y eso concierne una amplia gama de temas que van desde la economía hasta los derechos humanos.

Suiza lidera discusiones sobre derechos humanos con otros países bajo dos condiciones. En primer lugar, tiene que ser en el contexto de una mejora global de los derechos humanos. En segundo, debemos poder hablar sobre temas que no son fundamentales.

En el pasado, tuvimos un diálogo semejante con Irán respecto a los derechos humanos y la justicia, pero fue suspendido por la falta de avances. Esta vez nos dieron una señal muy clara de que quieren empezar de nuevo y acordamos los temas: libertad de expresión y pena de muerte. No es nada más que una señal, pero es una señal positiva. Sin duda, vale la pena probar.

swissinfo.ch: ¿Cuándo tendrán lugar las próximas conversaciones?

Y.R.: No establecimos un calendario pero pronto empezaremos a trabajar. La primera reunión será a nivel de expertos para definir las diversas condiciones. Habrá una especie de informe del Estado, y entonces se iniciará el diálogo. Habrá una o dos reuniones por año, acompañadas por la cooperación multilateral en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra.

swissinfo.ch: ¿Hizo Irán algún planteamiento sobre las políticas de Suiza que le preocupan, como la prohibición de construir nuevos minaretes?

Y.R.: No, en absoluto. Nos reunimos con Mohammad Javad Larijani, titular de la oficina de derechos humanos de Irán, quien desempeña un papel muy importante en el sistema judicial. Nos pusimos de acuerdo para comenzar las discusiones, por lo que es bastante probable que más tarde se planteen otros temas. Pero por ahora no hay nada al respecto.

swissinfo.ch: Didier Burkhalter, ministro de Exteriores, anunció la revisión de las sanciones económicas contra Irán y el establecimiento de los próximos pasos tras el regreso de usted de Teherán. ¿Ello implica el levantamiento parcial o total de las sanciones, que incluyen el bloqueo de cuentas bancarias en Suiza, un embargo sobre el comercio de armas, gas, petroquímicas y diamantes?

Y.R.: Ese es un debate que corresponde al Gobierno suizo. Hay dos fases: la primera, entre el momento actual y la aplicación del acuerdo, lo que debería producirse luego de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) emita su informe, previsto para la primera quincena de diciembre.

Si todo está bien, habrá una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU a finales de 2016. Hasta entonces será definitiva la suspensión, ahora provisional, de las sanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos. La segunda etapa vendrá tras el levantamiento de las sanciones y el retorno al proceso normal.

Suiza ha seguido una política independiente al respecto. Hicimos una diferencia entre les sanciones que apuntan a la economía iraní en general, que no adoptamos, y aquellas encaminadas directamente al programa nuclear iraní, que sí adoptamos.

swissinfo.ch: ¿Y qué es probable que suceda ahora?

Y.R.: Suiza está en una posición muy especial desde dos o tres años antes de que EE UU e Irán dialogaran. Ahora han hablado mucho, y en mi opinión, eso otorga un tremendo brillo al trabajo diplomático. Suiza está bien preparada para seguir engrasando el motor de la solución de la crisis y para preparar el período ulterior.

Lo que me resulta mucho más importante es ¿cómo reforzar el papel actual de Suiza, esta situación de confianza que hemos logrado establecer con las dos partes? ¿Cómo podemos ayudar a facilitar y acompañar todo este proceso?

Y, lo anterior, en relación con la totalidad del asunto y no solamente al hecho de que levantamos las sanciones ahora, mañana o en un mes o seis meses. Es mucho más sobre el período posterior al levantamiento de las sanciones.

swissinfo.ch: ¿Cómo cree usted que Suiza puede ayudar de manera específica?

Y.R.: Bajo las sanciones, Irán ha desarrollado una economía que funciona, pero funciona menos bien y de manera más costosa. Hay una enorme brecha en la experiencia. Irán tiene mucha gente bien preparada pero que carece de experiencia, ya que las operaciones con muchos socios, en particular con los países occidentales, fueron impedidas por las sanciones. El 60% de los estudiantes en las universidades iraníes son mujeres, especialmente en las ciencias naturales y la ingeniería. Esto le da una pista de lo que está por venir.

Hemos preguntado cómo podemos ayudar. Implementamos algunos mecanismos durante el acuerdo provisional, como aquel para la repatriación del dinero iraní para emplearlo en operaciones humanitarias, la compra de medicamentos, etc.

Hay un mecanismo vigente con el acuerdo de las dos partes. Nunca haríamos nada sin su acuerdo y solicitud. Por encima de todo, tenemos la disponibilidad de ambos países y les corresponde decirnos qué podemos hacer. Tenemos algunas pistas y trabajamos en ello, pero no puedo ser más específico por ahora.

swissinfo.ch: Como parte de su política de buenos oficios, Suiza representa los intereses de EE UU ante Irán desde 1980. ¿Hubo alguna discusión sobre la eventual conclusión de ese rol, especialmente si EE UU reestablece relaciones con la República Islámica?

Y.R.: No, en absoluto. Este mandato podría ayudar cuando se produzca la reanudación de relaciones diplomáticas entre Irán y EE UU. No es algo que esté en la agenda en este momento. Sería un asunto de un enorme peso simbólico. No ha sido mencionado por ninguna de las dos partes. En el corto y mediano plazo, espero que nuestro papel se incremente más que disminuya.

La aplicación del acuerdo nuclear es lo más urgente en este momento y lo segundo, el período posterior al levantamiento de las sanciones con el enorme trabajo que habrá que hacer, no solamente en lo económico sino también en lo político y en términos de la seguridad regional. Hay suficientes temas para monopolizar nuestra atención más allá de la cuestión teórica de la reanudación de las relaciones diplomáticas.

Acuerdo nuclear

A principios de este mes la República Islámica, por una parte y Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia, por otra, lograron un acuerdo en materia nuclear.

El nuevo acuerdo busca frenar el programa nuclear de Irán a cambio de levantar las sanciones impuestas por la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea, que han obstaculizado gravemente el desarrollo económico del Estado.

El acuerdo con Irán concluye 12 años de negociaciones, muchas de las cuales fueron celebradas en las ciudades suizas de Ginebra y Lausana. Suiza tiene un interés especial en la República Islámica, ante la cual, desde hace 35 años, representa los intereses de EE UU. 


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

×