Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Epidemia en América Latina


“El punto débil del zika es el mosquito”




 Otros idiomas: 5  Idiomas: 5
El mosquito Aedes aegypti, originario de África, puede transmitir los agentes virales del dengue, el zika, él chikunguña y la fiebre amarilla. (Keystone)

El mosquito Aedes aegypti, originario de África, puede transmitir los agentes virales del dengue, el zika, él chikunguña y la fiebre amarilla.

(Keystone)

El virus del Zika no es solamente un problema en Brasil o América Latina, sino una emergencia de salud que afecta al planeta entero, ha declarado la OMS. ¿Qué significa para Suiza y cuáles son las prioridades para combatir la epidemia? Se lo preguntamos a Marcel Tanner, epidemiólogo y exdirector del Instituto Tropical y de Salud Pública de Basilea.

Después del virus del Ébola, la poliomielitis y la gripe porcina, ahora la “nueva emergencia internacional de salud pública” se llama zika. Así lo ha declarado la Organización Mundial de la Salud (OMS), preocupada por la “fuerte sospecha” de que existe una presunta relación –aunque no está científicamente demostrada– entre el virus y las malformaciones congénitas (microcefalias) en recién nacidos.

swissinfo.ch: El virus del Zika es una emergencia internacional de salud. ¿Qué significa esto para Suiza?

Marcel Tanner: Significa que también Suiza debe prestar atención al problema. Esto implica una vigilancia a escala nacional y una reflexión sobre cómo podemos participar en los esfuerzos internacionales para contener la epidemia. Es importante recalcarlo: No es un problema que afecte solamente a Brasil.

Zika en 28 países

Identificado por primera vez en 1947 en la selva homónima de Uganda, el zika se transmite a través del mosquito del género Aedes, el mismo que vehicula los virus del dengue y del chikunguña. Las personas infectadas suelen presentar síntomas leves, similares a los de una gripe corriente. No existe una vacuna ni tratamientos específicos.

Después de una primera epidemia en la isla de Yap en Micronesia (2007) y una segunda en la Polinesia francesa (2013), un nuevo foco apareció en mayo de 2015 en el noreste de Brasil. En 28 países y territorios se han registrados casos de contagio y, según las estimaciones de la OMS, el número de infectados oscila entre 500 000 y 1,5 millones de personas. Su número podría elevarse a 3 o 4 millones de aquí a finales de año.

El pasado 2 de febrero, la OMS creó una unidad de respuesta global para coordinar las acciones contra la epidemia de la fiebre del Zika.

Las autoridades de Estados Unidos han detectado el primer caso de zika por transmisión sexual en Dallas. Se trata de una persona que mantuvo relaciones con un infectado en otro país.

Hay que informar adecuadamente a los viajeros. Deben saber que por el momento no existen vacunas ni medicamentos. El virus se trasmite por la picadura de un mosquito y la única solución hoy es prevenir el contagio y protegerse con repelentes y mosquiteros. Los hospitales suizos que se ven confrontados con enfermedades febriles, especialmente en personas que han regresado de América latina, deben contemplar, entre otras opciones, también el virus del Zika. Pero cuidado: No desatemos una histeria. En el 80% de los casos, la infección por Zika es asintomática.

swissinfo.ch: La presencia del mosquito Tigre, uno de los potenciales vectores de transmisión, se ha detectado también en el cantón del Tesino, al sur de los Alpes. ¿Hay razón para preocuparse?

M.T.: Una de las misiones del Instituto Tropical y de Salud Pública Suizo es vigilar las poblaciones de mosquitos tigre en este país. Tan pronto se detecta una expansión o cualquier cambio se lo notifica a las autoridades. La Oficina Federal de Salud Pública interviene entonces con medidas de lucha contra los mosquitos, por ejemplo, eliminado los lugares favorables a estos insectos.

En los mosquitos tigre que hemos analizado no hemos encontrado el virus del Zika. Sin embargo, si los mosquitos entraran en contacto con una persona infectada llegada de Brasil, en teoría podrían transmitir el virus a otras personas. Pero creo que es un escenario improbable, especialmente en la estación invernal en la que estamos.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los interrogantes que requieren cuanto antes una respuesta?

M.T.: El aspecto que ha alarmado a la comunidad internacional es la comorbilidad [la coexistencia de varias enfermedades en un mismo individuo], con la aparición de microcefalias en los recién nacidos cuyas madres están infectadas. Nunca había ocurrido en esta forma. Se habla de cerca de 4 000 casos.

No es al 100% seguro que exista una correlación entre el zika y las malformaciones. Podrían deberse también a otros factores, por ejemplo, de índole genética. Ahora es imperativo analizar si existe una relación casual y realizar los estudios pertinentes. Se necesitarán tal vez algunos meses. Con vistas a los Juegos Olímpicos de Brasil se tendrán que desarrollar también pruebas específicas capaces de diagnosticar rápidamente el virus. Estoy seguro de que en el pasado muchos casos de dengue, un virus de la misma familia, en realidad, eran atribuibles al zika.

swissinfo.ch: ¿Existen ejemplos de virus relativamente inofensivos que causaron patologías graves?

M.T.: Claro, basta pensar en los diferentes virus de la gripe. Sabemos que algunos son virulentos. También están los coronavirus: algunos pueden ser innocuos, otros pueden provocar enfermedades graves como el SARS [síndrome agudo respiratorio severo]. La aparición de patologías graves puede deberse a una mutación del virus, pero también a las características genéticas de la persona infectada. También las condiciones de esta –me refiero, por ejemplo, a la alimentación– pueden influir.

swissinfo.ch: Algunos expertos en salud pública sostienen que la epidemia de la fiebre del Zika es más grave que la del ébola. De hecho, se trata de una infección silenciosa que afecta a un grupo de individuos extremadamente vulnerable, las mujeres embarazadas. ¿Está de acuerdo?

M.T.: No. En el caso del ébola, todos los fluidos corporales son infecciosos. Lo hemos comprobado en África occidental: la capacidad de difusión del ébola es enorme si no se reacciona. En el caso del virus del Zika, en cambio, una persona infectada no puede contagiar a otras. Se necesita un vector, el mosquito. Este es precisamente su punto débil y sabemos cómo combatirlo.

Relación con las microcefalias

La aparición del virus del Zika en Brasil coincide con un aumento de bebés que nacen con malformaciones. De los 147 casos de microcefalia congénita diagnosticados en 2014 se ha pasado a cerca de 4 200 registrados desde octubre pasado hasta hoy.

La OMS, con sede en Ginebra, tiene una “fuerte sospecha” de que existe una relación directa con el virus, aunque carece de pruebas científicas que así lo demuestren.

Contrariamente al VIH o el ébola, el zika “no es una infección mortal”, ha destacado Anthony Costello, experto en microcefalias de la OMS. Aun así, “tiene potencialmente efectos devastadores para las familias” en las que hay niños con malformaciones.

swissinfo.ch: ¿Cómo?

M.T.: Concentrándonos en la lucha contra los mosquitos. Brasil lo ha hecho contra el dengue, con éxito. Para el virus del Zika se requieren los mismos esfuerzos, también por parte de los 220 000 soldados que ha movilizado el Gobierno brasileño. Se necesitan buenos sistemas de control. Pero no es suficiente con observar, hay que intervenir también. Una vez localizado un caso, hay que trasladarse al lugar del posible contagio y combatir los mosquitos. En cualquier lugar del mundo viven o pueden sobrevivir los mosquitos, tenemos que estar en guardia.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los otros virus que podrían convertirse en una amenaza internacional?

M.T.: Aunque se han derrotado las epidemias, no debemos olvidar los focos de SARS Y MERS [síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio]. Tenemos conocimiento de cerca de 1 300 enfermedades infecciosas, de las cuales 800 relacionadas con los animales. No nos podemos permitir bajar la guardia. Esto significa: programas nacionales de salud pública, vigilancia constante de la situación, información adecuada a la población, intercambio de información y estrecha colaboración entre medicina humana y veterinaria.

Considero que, en general, los investigadores deben prestar más atención a las denominadas enfermedades raras, emergentes y reemergentes. Las microcefalias en Brasil son terribles. Pero no son tan significativas si consideramos los otros problemas sanitarios. La malaria, la tuberculosis y el VIH, por citar solamente algunos, causan muchas más muertes y dolor.

* La entrevista se realizó antes de conocerse la noticia de un caso de zika por transmisión sexual en Estados Unidos


Traducción del italiano: Belén Couceiro, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×