Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Epidemia fuera de control


"Intentamos desmitificar la fiebre del Ébola"




Ebola (Reuters)

El Ébola, es una de las enfermedades más virulentas del planeta, exige la toma de importantes medidas de precaución por parte del personal médico. 


(Reuters)

El virus del Ébola provoca miedos irracionales en África Occidental, en donde las cosas están fuera de control, afirma Antoine Gauge, de Médicos sin Fronteras de Ginebra. El desafío que impone esta enfermedad actualmente es una propagación a gran escala. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que estamos ante la epidemia de Ébola “más grave” desde que este virus se descubrió en la década de los 70.

De acuerdo con esa entidad, este miércoles (06.07) llegaba a 932 el número de personas fallecidas por el brote de ébola en el África occidental, incluidas 45 muertes confirmadas solamente entre los días 2 y 4 de agosto. En este periodo, se registraron 108 nuevos casos. Por países, Guinea sigue siendo la zona más afectada, con 363 muertes. Liberia y Sierra Leona han registrado 282 y 286 muertes, respectivamente, mientras que en Nigeria la OMS ha confirmado un único fallecido.

El Banco Mundial (BM) anunció la víspera un fondo de 200 millones de dólares en asistencia de emergencia para los países de África Occidental que intentan contener el brote de ébola.

Guinea, Liberia y Sierra Leona registraron 759 casos de esta fiebre hemorrágica y un total de 467 muertes durante el primer semestre del 2014, según datos vigentes al 1 de julio.

Lo más alarmante es que de las muertes referidas, 129 –equivalentes a un tercio de los decesos del semestre- tuvieron lugar durante la última semana de junio. Una señal clara de que la epidemia recobró bríos tras una pausa que había registrado en abril, afirma la OMS, entidad que ya encendió “focos rojos” desde Ginebra con respecto a este tema.

Dado que se trata de un virus para el cual no existe cura por el momento y cuyo desenlace es fatal en la mayoría de los casos, la ONG Medicos sin fronteras (MSF) llama a la movilización de todos los actores gubernamentales y humanitarios para atender juntos el problema.

"La gente circula y atraviesa fronteras sin declarar forzosamente los casos sospechosos"

swissinfo.ch ¿Cómo se explica un crecimiento tan importante del virus del Ébola en Guinea, Sierra Leona y Liberia?

Antoine Gauge: En primer lugar, se trata de un virus que era desconocido en esta región. Por lo tanto, las autoridades sanitarias, los cuerpos médicos y la población en general apenas están aprendiendo sobre la enfermedad. Y si la situación está fuera de control en el presente, se debe a los temores que está generando este virus.

En segundo lugar, los contagios están vinculados a la gran movilidad característica de estas poblaciones. La gente circula, atraviesa fronteras sin declarar forzosamente los casos sospechosos. A esto deben sumarse los riesgos de los funerales, en los  que las familias no siempre toman las precauciones debidas. Siempre que existe un caso confirmado o una sospecha de contagio la desinfección minuciosa del cuerpo es fundamental.

Cuando alguien muere, las familias necesitan ver el cuerpo para comenzar su duelo. Nosotros nos esforzamos por responder lo más rápidamente posible a esta demanda, a pesar a las medidas de higiene que deben respetarse. Pero esta espera a veces provoca tensión en las comunidades.

swissinfo.ch: ¿Debe temerse en África Occidental una propagación a gran escala del virus?

A.G.: Es algo que no puede excluirse. Existe ese riesgo.

Un virus sin vacuna

El nombre del virus del Ébola (mal que provoca “fiebres hemorrágicas”) proviene del río homólogo ubicado al norte de la República Democrática del Congo (antes Zaire), sitio en el que fue identificado por primera vez en 1976. Desde entonces, la tasa de mortalidad de esta enfermedad va del  25 al 90% en los seres humanos, lo que la convierte en una de los malos más virulentos del mundo.

Este virus de la familia de los Filoviridae (filovirus), se transmite por contacto directo con la sangre, fluidos biológicos o tejidos de personas o animales que están infectados. Los rituales funerarios, que con frecuencia implican un contacto de la familia y los amigos con el cuerpo del difunto, juegan un rol importante en la transmisión de la enfermedad.

Hasta ahora no existe ninguna vacuna contra la fiebre del Ébola, mal que provoca hemorragias frecuentemente espectaculares, vómitos y diarreas.

swissinfo.ch ¿Existen los medios necesarios para luchar contra esta epidemia?

A.G.: Nuestras fuentes humanas son limitadas. Hay muchos hogares en los que el mal ya se ha manifestado, pero no podemos hacer frente a todas las demandas. Hemos decidido atender con todo rigor a los hogares en los que ya tenemos presencia; esto nos permite reducir los riesgos de contaminación de nuestro personal sanitario.  E intentamos movilizar a otros actores, como la Organización Mundial del a Salud (OMS) o la Cruz Roja, pero queda claro que por ahora no existe una respuesta capaz de enfrentar la epidemia.

swissinfo.ch: A finales de abril el presidente de Guinea, Alpha Condé, afirmó en la ciudad de Ginebra, ante la OMS, que la situación se hallaba “bien controlada”. ¿Es la inercia característica de los gobiernos locales la que complica el trabajo de MSF?

A.G.: Como es sabido, MSF no realiza comentarios de orden político. Y yo no hablaría de inercias sino más bien de estrategias inadaptadas. Los gobiernos y los otros actores humanitarios no tienen aún suficiente consciencia sobre la magnitud de la epidemia.

swissinfo.ch: ¿Por qué es tan compleja la lucha contra el Ébola?

A.G. El Ébola es una enfermedad que exige medios de protección muy estrictos. Nosotros nos ocupamos de los pacientes contaminados, a los que debemos atender en lugares aislados. Es muy importante también frenar la cadena de contagios, lo que implica estar cerca de todas las personas que han tenido contacto con los enfermos. La meta es detectar con rapidez los primeros síntomas. Un trabajo que exige un gran rigor.

Tenemos en marcha también una enorme campaña de sensibilización y promoción de la salud. Los temores manifestados por la población son normales cuando existe una epidemia, pero dado que esta enfermedad sigue siendo poco conocida, hay aún numerosos tipos de bloqueos, es difícil acceder a la gente que está en contacto con los enfermos.

Adicionalmente, algunas poblaciones prefieren depositar su confianza en curanderos y en la medicina tradicional. Dado que circula la creencia de que son los “blancos” quienes trajeron el virus del Ébola, nuestro trabajo se complica aún más.

Una experta suiza en Guinea

Una experta del Centro Suizo para la Protección Nuclear, Biológica y Química participa desde hace algunas semanas en la misión de un laboratorio móvil que opera en Guéckédou, Guinea. La especialista helvética analiza las muestras de numerosos enfermos potenciales para verificar si hay presencia, o no, del virus del Ébola en sus cuerpos.

Haber desplazado el laboratorio para trabajar cerca de los pacientes ha permitido ganar tiempo precioso para la obtención de resultados, expresó a través de un comunicado la Oficina Federal de Protección de la Población. Por solicitud de la OMS, este laboratorio móvil europeo interviene para hacer frente a la epidemia del Ébola de Guinea, Sierra Leona y Liberia.

swisisnfo.ch: ¿Controlar los movimientos de la población es la solución para frenar la epidemia?

A.G.: No. Esto solo reforzaría los temores que ya existen con respecto a esta enfermedad. Debemos más bien esforzarnos por desmitificar este mal para poder acceder rápidamente a las personas contaminadas y a sus allegados. Mientras más rápido sea atendido un caso sospechoso, más oportunidades tendrá la persona de sanar.

swissinfo.ch: En el cine, el Ébola es la encarnación del virus pandémico capaz de provocar un desastre humanitario de escala planetaria. ¿Es así de peligroso realmente?

A.G.: Este tipo de películas han contribuido a crear una falsa imagen del virus del Ébola. Ciertamente, es una enfermedad cuya tasa de mortalidad es muy alta, ya que se sitúa entre el 25 y el 90% según la cepa del virus de la que se trate. Y es verdad también que todavía no existe ningún tratamiento o vacuna probada para enfrentarla. Pero a diferencia de lo que sucede con otros virus, el contagio solo es posible cuando existe un contacto cercano con los fluidos de un enfermo.

swissinfo.ch: Hasta hace poco todos los casos de Ébola registrados se hallaban en el África Central. ¿Cómo se surgió este virus en Guinea?

A.G. Desconocemos si el virus ya estaba presente en Guinea o si fue importado por alguien. Debe realizarse profunda investigación a este respecto para determinar su origen.

África Occidental adopta una estrategia común

Los países de la región del África Occidental y la OMS adoptaron (31.07) una estrategia conjunta para combatir la epidemia del Ébola. Tras una reunión de dos días celebrada en Accra (Ghana), los ministros de Salud de 11 países acordaron reforzar las medidas de supervisión y detección del virus y se comprometieron a estrechar su colaboración transfronteriza, ampliar el diálogo con las comunidades locales y a cooperar con la OMS y otros organismos internacionales.

Su comunicado final no precisa ni la amplitud del apoyo financiero que recibirá esta iniciativa ni la forma en la que se aplicarán las medidas, pero los ministros participantes consideran que fue un foro útil para el intercambio de ideas.

Por ahora, no se prevé ningún cierre de fronteras para frenar la propagación de la enfermedad, pero serán puestas en marcha campañas de prevención en las zonas fronterizas de los tres países afectados, afirmó Bernice Dahn, viceministra de Salud de Liberia.

Esta región se encuentra densamente poblada, existe una gran movilidad y los servicios sanitarios son insuficientes.

Es “imposible saber a ciencia cierta” hasta donde irá la epidemia, pero creo que debemos enfrentarnos a ella durante varios meses”, declaró Keiji Fukuda, subdirector General de Seguridad Sanitaria de la OMS, quien confía en que la tasa de contagios se reduzca en pocas semanas.

Marie-Christine Ferir, de la MSF, considera que la epidemia “podría continuar durante algunas semanas, o tal vez algunos meses en algunos lugares”.

El virus del Ébola, altamente contagioso, provoca fiebres hemorrágicas seguidas de vómitos y diarreas. Actualmente, no existe una vacuna o tratamiento probado, pero las probabilidades de supervivencia crecen si los enfermos reciben paracetamol para contener la fiebre, si son rehidratados y si reciben antibióticos para tratar las infecciones secundarias que presentan.  (ats/reuters/afp)


Traducido del francés por Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×