Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Escasez de personal El cuidado de pacientes inspira un concurso

La asistencia sanitaria es la tercera formación profesional que más solicitan los jóvenes suizos.

La asistencia sanitaria es la tercera formación profesional que más solicitan los jóvenes suizos.

(swissinfo.ch)

¿Quién será la mejor cuidadora sociosanitaria de Suiza? Dada la escasez de residencias para ancianos y falta de personal en los hospitales, un concurso minuciosamente organizado se perfila como una alternativa eficaz para atraer jóvenes hacia esta profesión.

El rostro de Rahel Pomaro está perlado de sudor por los reflectores que la alumbran mientras prepara el desayuno de su ‘paciente’. Del otro lado de un cristal, su familia y algunos de sus amigos observan ansiosos su desempeño. Para animarla, ondean banderas y pañuelos caseros estampados con la imagen de la joven. La concursante mira su reloj, quiere asegurarse de que podrá cumplir con toda la lista de tareas que le han encomendado en el tiempo límite que tiene para ello.

Pomaro participa en el segundo Concurso Nacional de Auxiliares Sociosanitarios de Suiza. Su profesión incluye el cuidado de pacientes en residencias de ancianos, hospitales y también la asistencia a domicilio. En Suiza, al menos por el momento, se trata de una profesión en la que predominan las mujeres. La totalidad de los finalistas de este año pertenecen al sexo femenino. La ganadora competirá en un campeonato internacional parecido que se celebrará en Abu Dabi en 2017.

"Esta mañana, las dos primeras concursantes apenas pudieron terminar con su misión", dice Marlise Willareth. La cuidadora profesional es miembro del jurado y una de las responsables de definir las reglas que rigieron la competición.

"Cada candidato debe atender a dos pacientes, conocer sus casos y trazar un plan de atención para cada uno de ellos. Y solo dispone de dos horas para realizar todas las tareas, lo que exige priorizar acciones y ejecutarlas sin rebasar el tiempo”, explica Willareth.

Uno de los pacientes –que en realidad son actores profesionales contratados para este evento–, se acaba de atascar en su andador y necesita ayuda, exactamente en el momento en que el segundo paciente le pide un vaso de agua. La joven consigue manejar con gran habilidad ambas necesidades, y conserva siempre una sonrisa.

Alta demanda

El concurso se celebra en el marco de una feria regional de empleo en el cantón de San Gall. En el entorno, pueden observarse algunos adolescentes que, con folletos en las manos, miran con atención el desempeño de las participantes.

Después de las carreras de comercio y de tecnologías de la información, la asistencia sociosanitaria es la tercera profesión más demandada por los jóvenes suizos cuando eligen un aprendizaje. Sin embargo, el más reciente informe sobre oferta y demanda de personal del sector salud en Suiza revela que los egresados de las escuelas de asistencia sanitaria apenas serán capaces de cubrir el 56% de la demanda que habrá en el mercado en 2025 debido al veloz envejecimiento de la población.

"Hay interés [por parte de los jóvenes], pero no siempre es fácil reclutar gente para este tipo de formación porque se necesita que los candidatos tengan ciertas cualidades específicas”, explica Willareth.

El hecho de que los horarios de trabajo sean irregulares y el sueldo promedie los 4 000 francos suizos (4 071 dólares) hace que por ahora se trate de un “trabajo de mujeres” que carece del debido prestigio profesional, reconoce Willareth.

Pese a los bemoles antes descritos, la visión de Urs Sieber, jefe de OdASantéEnlace externo, asociación que representa a este gremio, es optimista. El número de interesados en formarse como asistentes sociosanitarios demuestra que es una profesión atractiva, afirma.

Para Sieber, el reto consiste más bien en generar suficientes oportunidades de formación y hallar a los candidatos idóneos para esta función.

"Todos los años, la demanda de aprendizajes supera la oferta cuidados sociosanitarios", dice Sieber, “y podríamos responder sin problemas a estas solicitudes si hubiera suficientes candidatos cualificados”. Para él, si la imagen de la profesión fuera mala, no se observaría tanto interés en los candidatos potenciales.

¿Cómo evaluar?

De regreso a la competición, Pomaro ha salido del cuarto para ir a buscar algo. “¿Recuerdas cómo dijo que se llamaba? No lo escuché bien”, pregunta un paciente a otro. “No”, replica su compañero de cuarto, “lo dijo muy bajo”. Los jueces toman apuntes.

La cortesía con la que se desempeñan y la capacidad que tienen de interactuar con sus pacientes también son elementos clave de su trabajo y al principio había dudas sobre si las “aptitudes interpersonales” podrían ser juzgadas.

Willareth asegura que mucha gente dice que esta es una profesión en la que se trata con pacientes, pero es imposible evaluar la habilidad que una persona tiene para ello. “Es perfectamente posible. Es una cuestión de cómo se establecen las relaciones, de cómo el cuidador se organiza y cómo reacciona ante sus pacientes. Y es lo que lo hace tan apasionante”.

Una ovación se escucha entre el público cuando Pomaro y su rival, Livia Benesch, concluyen la competición. No sin dificultades, pero las dos lograron concluir sus tareas en las dos horas que les fueron asignadas.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×