Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ESCENARIO DE UN ACCIDENTE NUCLEAR Dos días en un refugio antiaéreo con 27 vecinos y un perro

Blick in einen Schutzraum mit dicker Betontüre und Notausgang

Vista de un refugio antiaéreo, con su tradicional puerta de hormigón.

(swissinfo.ch)

Cerca de Berna, comenzó el desmantelamiento de la central nuclear de Mühleberg. Hasta que los elementos peligrosos no sean desplazados, no se descarta la posibilidad de un accidente nuclear. Un escenario que nunca se ha producido en Suiza.​​​​​​​

Como habitante en una pequeña y antigua casa en la periferia occidental de Berna, pertenezco a ese sector de la población que se vería directamente afectado por una grave avería en la central nuclear de Mühleberg. Las autoridades están hablando de las zonas 1 y 2, que se encuentran en un radio de 20 kilómetros de una planta nuclear. Como todo el mundo en Suiza, hay un lugar para mí en un refugio antiaéreo, en caso de emergencia.

Mi refugio está a unos 50 metros de casa. Si hubiera una gran fuga de radiactividad, tendría que compartirlo con otras 27 personas. En los últimos años, hemos preferido no pensar demasiado en este escenario. Otros habitantes del entorno tienen sus refugios en el edificio donde viven y hoy los utilizan como bodegas ordinarias. Allí guardan ropa, muebles, libros, y todo lo que no necesitan diariamente. Esto es legal y comprensible: nadie quiere complicarse la vida con desastres muy poco probables. Pero ahora que el peligro está a punto de desaparecer, es más fácil preguntarse cómo habrían resultado las cosas en una situación crítica.

Las autoridades están al día en la información necesaria para los pobladores. Sus planes de emergencia están a mano y los refugios, disponibles y libres de obstáculos, a diferencia de algunos sótanos privados que, en caso de un grave accidente nuclear, tendrían que ser vaciados y convertidos en refugios equipados con literas e inodoros secos.


Este es mi personal “Escenario atómico”, con base en los planes de protección existentes:

Fin del recuadro

Suena la alarma general a mitad de la noche. Tenemos que encender la radio o activar en nuestro teléfono móvil la aplicación Alertswiss de la Oficina Federal de Protección.

La Central Nacional de Alarmas mide la radioactividad cada diez minutos en 76 lugares del país. Si una señal de alarma suena fuera de las pruebas de sirena anunciadas con premeditación cada año, la población podría estar en peligro. En este caso, se invita a todos a escuchar la radio, seguir las instrucciones de las autoridades e informar a sus vecinos.

Fin del recuadro

En todas las estaciones de radio, las autoridades invitan a la población de las zonas 1 y 2 a prepararse para una estancia en el sótano o en un refugio. Como yo, mis vecinos más cercanos no tienen sótanos. Los lugares que se nos han asignado están en el refugio de la casa vecina, que alberga otros departamentos.

Es importante que la población no se desplace y se refugie en el sótano en el sitio asignado.

Fin del recuadro

Hay que preparar las provisiones: 9 litros de agua, alimentos, medicinas, una radio de pilas, artículos de higiene, linternas con pilas de repuesto y ... tabletas de yodo, recuerdan en la radio.

Cada diez años, las autoridades distribuyen tabletas de yodo (yoduro de potasio 65 AApot) a la población que vive en un radio de 50 km de distancia de una de las cinco centrales nucleares de Suiza.

Fin del recuadro

Tal como lo solicitaron las autoridades, mantengo la calma, siguiendo las instrucciones iniciales y esperando más información.

Una lista de verificación junto a mis disposiciones en caso de emergencia nuclear indica, además, que debo tomar también entre mis documentos, mi testamento. Una recomendación realista, me digo a mí mismo tres horas después, cuando las sirenas suenan de nuevo. El fallo de la central nuclear podría poner en peligro a la población de los alrededores. En la radio, la Central de Alarma Nacional se comunica:

"No salga más. Si todavía está fuera, refúgiese inmediatamente en la casa más cercana. Cierre todas las puertas y ventanas. Encienda todos los sistemas de ventilación y aire acondicionado. Ingiera las pastillas de yodo como se indica en el prospecto..."

Cuando se liberan sustancias radioactivas, se hace una distinción entre diferentes fases. La fase de alerta temprana se refiere al período que transcurre entre la identificación del suceso y la liberación de las sustancias radiactivas de la central nuclear de forma peligrosa. Esto puede dura

Fin del recuadro

Me pongo una chaqueta con capucha, guantes y trato de cubrir mi cara con un paño. Tal vez no sirva de nada, pero así reacciono. Luego salgo de mi apartamento con la maleta llena de víveres y me dirijo lo más rápido posible a la entrada del edificio de tres pisos, situado a 50 metros, donde encuentro el refugio subterráneo que me han asignado.

Una docena de mujeres, hombres y niños ya están aquí con su equipaje, totalmente angustiados. El sótano sigue lleno de objetos privados pertenecientes a los inquilinos y no se han retirado los tabiques de madera a izquierda y derecha del estrecho pasillo. Nadie parece saber dónde está la persona a cargo que debe desalojar este espacio y condicionarlo para nuestra estancia allí. Uno de los inquilinos finalmente lo contacta por teléfono. 

Se encuentra en el municipio denominado ‘Boll’, a unos diez kilómetros de distancia. Responde que no sabe dónde se encuentran las literas, los colchones, los baños secos y la radio de emergencia, exigidas por ley para condicionar

Los propietarios de las viviendas son responsables de la preparación de los refugios y están obligados a mantenerlos.

Estas áreas deben estar equipadas con camas y baños de emergencia.

Fin del recuadro

Hay mucha confusión. Algunas personas llaman por teléfono a sus parientes o intentan localizarlos. Una anciana no quiso abandonar a sus mascotas: un perro, dos gatos, dos canarios y una rata. El perro salchicha no deja de ladrar e incluso cubre el aullido de un bebé.

No puedo soportar la idea de tener que pasar dos días enteros en este espacio cerrado con 27 personas, incluyendo un bebé y otros tres niños, sin contar las mascotas.

El servicio de protección civil recomienda que las mascotas sean colocadas en el anexo del refugio.

Fin del recuadro

Constantemente llega más gente, a veces con grandes maletas y bolsos, como si se fueran de vacaciones. Los 9 litros de agua potable recomendados son los menos disponibles.

Algunas personas han embotellado agua del grifo después de la alarma de la sirena con la esperanza de que no esté contaminada.

Básicamente se puede beber agua del grifo.

Fin del recuadro

Algunos tratan de organizarse con sus vecinos preferidos y de diferenciarse de los demás. "¿Quién está a cargo aquí?", pregunta un hombre alto de unos cuarenta años.

Como su pregunta sigue sin respuesta, ahora da instrucciones a sus vecinos: "Por favor, mantenga la calma para que podamos entender las instrucciones de las autoridades en la radio". El perro salchicha y el niño pequeño desobedecen.

"Sugiero que los hombres en el frente, las familias en el medio y las mujeres en la parte de atrás", dice el autoproclamado jefe del refugio, mientras que detrás de él cuatro jóvenes que no viven aquí, piden entrar. Hay una acalorada discusión sobre si se les debe conceder la admisión.

No hay requisitos legales o recomendaciones para esto.

Fin del recuadro

Afortunadamente, el "jefe interino del refugio" da instrucciones razonables, que suelen seguirse sin vacilación. La mayoría de las personas que buscan protección siguen subordinando sus necesidades individuales al bien común.


Tan pronto como la población, los animales y el medio ambiente se vean directamente amenazados por el aumento de radiactividad, la Central Nacional de Alarmas ordena medidas inmediatas. Tiene un servicio de guardia las 24 horas del día.

Aparte de un número relativamente pequeño de edificios principalmente antiguos, la mayoría de los edificios residenciales de Suiza tienen un refugio privado.

Además de los 360 000 refugios privados, existen refugios públicos en comunas y distritos urbanos, que son comisionados y asignados por las autoridades, si es necesario. Se construyeron para alojar a "personas varadas" en una situación de emergencia que no podían llegar a tiempo a su refugio privado o que no serían asignadas a ningún lugar, como los viajeros de negocios o los turistas.

Fuente: Oficina Federal de Protección Civil

Fin del recuadro


Traducción del alemán: Patricia Islas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes